Entrevista con Diva Satánica de Bloodhunter

Entrevista con Diva Satánica de Bloodhunter. La última vez que hablamos con Bloodhunter eran una joven banda que se estaba haciendo un hueco en el difícil mundo de la música, pero con el paso de los años y debido a su trabajo y buen hacer, la banda ha ido dando los pasos adecuados para grabar discos como «Knowledge Was The Price«, el mejor hasta la fecha. Su vocalista Diva Satánica también se ha ido haciendo cada vez más popular, siendo reclamada para colaborar con distintos proyectos, su fichaje por Nervosa… para hablar un poco de todo esto, pero sobre todo centrados en el nuevo disco, llamamos a la vocalista y aquí os dejamos el resultado de la charla.

 

 

 

 

 

 

Diva Satánica: En Bloodhunter nos exigimos un montón, cada vez ponemos el listón más alto no solo yo sino también mis compañeros, no hay más que ver el nivel que tienen!

P: Buenas tardes Diva Satánica, soy Edu de Rock In Spain. Como ha pasado con tantos grupos, ¿Es ‘Knowledge Was The Price’ fruto del trabajo realizado durante el parón musical que supuso la pandemia?
¡Hola Edu! Pues… sí y no. En realidad este disco estaba compuesto desde hacía mucho tiempo, pero además de la pandemia tuvimos otros problemas como fue llegar al estudio que estaba en otra comunidad autónoma y no podíamos por las restricciones de movilidad durante ese periodo, o el cambio de batería que hubo y que hizo que para poder aprenderse bien los temas e ir al estudio la cosa se retrasara un poco más.
Adicional a todo esto, presentamos el trabajo a distintas discográficas y finalmente Maldito Records nos hizo una muy buena oferta, pero hubo que manejar los tiempos que ellos tenían disponibles para lanzarlo.
Se ha ido alargando un poco pero yo creo que la espera ha merecido la pena, las cosas de manera reposada salen mejor que con prisas. 

P: A nivel general, me ha parecido un disco más completo que su predecesor, muy dinámico y que toca varios estilos del género pero manteniendo el sello que os acompaña desde vuestros inicios. ¿Pensáis que podéis llegar a un público más amplio con él?
Yo creo que sí, a base de trabajo y esfuerzo cada vez se llega a más gente, pero igual de importante es saber identificar las cosas que te impiden avanzar o que se podrían haber hecho mejor. Eso es algo que en Bloodhunter siempre hemos tenido muy claro desde el principio, analizar todo aquello que se puede cambiar o hacer diferente para que cada álbum sea una oportunidad de cambio y de mejora.

P: Ahora que el disco lleva unas semanas en el mercado, ¿Qué tal está siendo el feedback de vuestros seguidores?
Estamos súper encantados. Somos conscientes que trabajamos un género que no es mainstream, y cuesta un poquito más llegar a niveles grandes respecto a otros estilos, pero la verdad es que ha dado ya muchas vueltas al mundo y desde países que nunca habíamos recibido reseñas nos están llegando ahora, y la verdad es que muy bien. No hemos recibido ninguna que nos haya decepcionado, todo lo contrario, la gente aprecia mucho el esfuerzo que hemos hecho por seguir evolucionando.

P: ¿Pasáis nervios los días antes del lanzamiento?
Bueno, siempre (risas). Cuando uno va a “parir un hijo” siempre tiene cierto respeto para ver si se aprecia todo el esfuerzo y cariño puesto para intentar mejorar y seguir creciendo. Muchas veces hay bandas que intentan optar por otros caminos o mejorar unas cosas y no siempre se recibe bien, por lo que siempre está ese pudor por ver qué les parece. Yo no soy completamente objetiva porque es algo que he creado yo, pero de momento las críticas tanto de prensa como de los fans están siendo muy positivas.

P: A nivel musical, ¿Cómo dirías qué es “Knowledge Was The Price”?
Yo te diría que en este álbum hay un poco de todo como decíamos al inicio. Hay temas como “Nothing Beyond The Realms Of Death” que es más un medio tiempo, con una parte central que rompe, y esos temas que la gente no se espera son los más innovadores. Luego tienes temas que incorporan ritmos que no estaban antes, ni siquiera en los inicios y eso tiene que ver con la entrada de Adrián a la batería y de Guille a la guitarra, que es el primer disco que graba con nosotros pese a que lleva tocando varios años en directo. Te puedes encontrar desde patrón de bulerías en “Spreading your disease” ritmos un poco más latinos en “Knowledge Was The Price”… hay mucha variedad y eso enriquece este álbum.

P: Otra de las canciones que habéis escogido como single es “The Forsaken Idol”, entre otras cosas por la aparición de Rosalía Sairem. ¿Teníais pensado meter una segunda voz femenina?
Fue un poquito sobre la marcha, la verdad es que no buscábamos una voz femenina y melódica al inicio, pero una vez íbamos componiendo vimos que nos pedía ese contraste con mi voz y también por la historia del tema. La canción habla del ángel caído, el concepto de la perspectiva de alguien que ha sido idolatrado y pierde su status… Y al final pensamos introducir una voz limpia –que es algo que nunca habíamos hecho hasta ahora- y nos dimos cuenta que para qué buscar a alguien de más lejos si aquí en España tenemos algunos artistas increíbles como Rosalía. Ella con Therion lleva años trabajando a nivel internacional y nos parecía una buena manera de reivindicar los artistazos que tenemos aquí.

P:¿Componéis las letras directamente en inglés, o primero hacéis un boceto en castellano y luego ya las escribís de manera completa en inglés?
Yo siempre las he escrito en inglés. No porque sea nativa ni muchísimo menos (risas), ya que cuento con la ayuda de nuestro bajista Dani que es casi nativo y profesor de inglés para que supervise si cometo alguna errata como es normal, pero quizá sea porque la mayor parte de la música que escucho es en inglés, y eso hace que me resulte más sencillo escribir directamente así. Escucho música en español y otros idiomas, pero como la mayoría de influencias son en inglés así me pongo a escribir.
Por lo general escucho el tema y si me viene alguna idea en concreto empiezo a escribir la letra, y sino en este álbum también hemos intentado hacerlo a la inversa, sobre un concepto escribir una letra y luego adaptar la música. 

P: ¿Cómo surgió versionar uno de los mejores temas de Children Of Bodom, “Bodom After Midnight”? Haces un trabajo magnífico emulando a Alexi.
¡Muchas gracias! Para nuestra generación, Children Of Bodom es una de las influencias más grandes, y una de las últimas bandas que más alto ha llegado. Para mí son de las últimas referencias que tenemos, y desgraciadamente el fallecimiento de Alexi nos cogió a todos por sorpresa, especialmente a nuestro guitarrista Dani. Él tuvo la oportunidad de participar -seleccionado por el propio Alexi- con un conjunto de 100 guitarristas para tocar con Alexi Laiho en Helsinki, y fue una cosa que se retransmitió por Internet con otros músicos importantes, y para él fue un honor que una de las personas que más admira lo eligiera para participar en ese evento tan multitudinario. Por eso, esta versión ha sido nuestra manera de rendirle tributo.

P: ¿Cómo has podido organizarte para compaginar Bloodhunter con Nervosa?
Pues, está siendo bastante complicado. Con la pandemia se han aplazado muchos conciertos, se modifican fechas… supone un poco de lío, pero tengo muchísima suerte ya que mis compañeros me han sabido entender, me han dado mi espacio y se lo agradezco muchísimo. Estamos deseando poder seguir encajando más fechas, poder trabajar con una perspectiva temporal más ajustada.
Hemos estado presentando el disco en algunas ciudades de España, hemos hecho algunos festivales y quizá de cara a otoño podamos seguir promocionando el nuevo disco. 

P: En el aspecto puramente técnico, ¿Qué es lo más difícil de cantar en un grupo como Bloodhunter?
Para mí, cada vez que tengo que grabar un disco para Bloodhunter es: ¡Dios mío, a ver si puedo! (risas). Nos exigimos un montón, cada vez ponemos el listón más alto no solo yo sino también mis compañeros, no hay más que ver el nivel que tienen. Tienes que esforzarte mucho, yo me considero bastante currante -aunque con mis limitaciones- y aun así al grabar las demos tenía mis dudas: No sé si va a salir, no sé si lo podré hacer… insistiendo y perseverando acabas consiguiéndolo, y también ellos tienen mucha paciencia conmigo, me permiten ir errando para mejorar cada día. Como tema más difícil te diría “Spreading Your Disease” o “Knowledge Was The Price”.
De todas maneras cada tema tiene lo suyo: unos tienen mucha letra y por mi registro es muy costoso trabajar con el diafragma tan seguido, otros tienen contrastes entre graves y agudos… en fin cada tema tiene su reto particular. 

P: ¿Qué es lo mejor de dedicarse al mundo de la música y qué parte es la más dura?
Lo mejor es que te sientes pleno, diría yo. No es algo que todo el mundo pueda hacer, es una lucha diaria. No es solo subirse al escenario y ya, detrás de cada disco o de cada canción hay muchísimas horas de trabajo en ámbitos muy distintos, no solo el compositivo. Tienes que trabajar las redes sociales, la logística para preparar un concierto, el artwork… pero es muy gratificante a pesar del esfuerzo. La gente no se hace a la idea de todo lo que hay detrás. Por ejemplo, acabas un concierto y se te acerca alguien pidiendo una entrevista, y yo personalmente estoy completamente agotada, y aunque me encantaría poder responder lo que fuera a veces no puedes porque es tal el nivel de cansancio acumulado que cuando terminas, yo al menos, necesito sentarme un rato y beber mucha agua hasta que puedo recuperar un mínimo.
La parte más dura, en esta industria como mujer es que se nos sobre exige un poco más, hay varas de medir distintas. Con los chicos no hay tanta obsesión por fijarse en el outfit del escenario o si te has cambiado el color del pelo, eso en lo físico. Y en lo musical, si cantas gutural te dicen que por qué no cantas también en melódico. Al final es una sobrexigencia que a mis compañeros chicos no se les exige. Yo no leo entrevistas preguntándole al cantante de Cannibal Corpse por qué ha elegido esa camiseta para el concierto. Al final te das cuenta que hay cositas donde todavía hay que trabajar más para demostrar que se puede estar a la altura.   

P: De momento en esta entrevista creo que no hemos hecho ninguna pregunta de ese estilo, no? (risas).
No, no (risas). Al final te das cuenta según el tipo de medio que sea el tipo de entrevista que es. Pero bueno, a nivel de comentarios personales de la gente cuando se acerca te das cuenta que esas cosas todavía están ahí, ¿Sabes?

P: La última vez que hablamos, comentabas acerca de la industria que la música “era una carrera de fondo y no todo el mundo está dispuesto a hacer sacrificios”. Vosotros obviamente seguís estando dispuestos, pero ¿Habéis visto caer a grupos justamente por esto mismo, por tirar la toalla?
Sí, por supuesto. A veces también nosotros nos hemos visto en ese brete, te preguntas ese esfuerzo donde te va a llevar, entran dudas…las prioridades son tan básicas que hay gente que prefiere irse de vacaciones en vez de encerrarse en un estudio a grabar, o tienen una entrada para ir a ver un concierto y lo prefieren a ir a tocar en una fecha que tienes disponible. No es una crítica, cada uno es libre de decidir qué quiere hacer con su tiempo, pero no todo es compatible y muchas veces tienes que tomar decisiones que son duras y elegir con quien te quedas o qué camino quieres seguir para desarrollar tu proyecto. Es complicado, porque a veces dices: ¿Y ahora, qué hago?

P: Claro, es más difícil tomar esas decisiones cuando la música no es tu trabajo principal.
Claro, por ejemplo a la hora de compatibilizarlo con el trabajo, no para todo el mundo es cómodo cambiarse días, o directamente igual no pueden. Es muy difícil, a veces tienes que tomar decisiones complejas que no afectan solo a ti mismo sino a tu entorno en general, pero bueno yo creo que cuando uno tiene las cosas claras, pasito a pasito con tus errores y el correspondiente aprendizaje vas continuando el camino.

P: Habéis tocado hace bien poquito en el Resurrection. ¿Estáis contentos en cómo fue?
Muy muy contentos. Tú sabes lo que es con la lluvia que estaba cayendo durante todo el día, que la gente se siguiera acercando para verte, gente que no te conocía, o que te había visto en otra edición o su ciudad y ves las fotos del final donde está absolutamente lleno y ahí es cuando dices: pues sí, el trabajo y el esfuerzo ha merecido la pena.

P: ¿Qué diferencias hay como músico entre tocar en una sala para tu público, y en un festival donde hay más variedad pero también más gente?
Pues mira, estamos ahora en un momento en que esto va a cambiar creo yo. Antes tenías una noche libre y decías: Me voy a tomar algo, y de repente aparecía alguien y te decía “toca tal banda aquí al lado” y decías, venga voy. Ahora te lo piensas un poco más, ya que a nivel económico están las cosas como están y desplazarse cada vez es más caro, entonces yo creo que la gente que ahora va a los conciertos es porque conoce al grupo, lo ha escuchado antes, le ha dedicado un tiempo a investigar sobre ese proyecto a sabiendas de lo que se van a encontrar. Ese público de sala es gente que ya te ha visto, que te conoce, se sabe alguna letra…
En cambio en los festivales es un público más heterogéneo, hay gente que nunca te ha visto, que tiene curiosidad… cada recinto tiene sus ventajas e inconvenientes, pero para mí los festivales tienen un ambiente muy especial. El hecho de estar al aire libre, tener más espacio para moverse, hace que la performance sea diferente que en una sala donde estás más limitado por el tema de luces, vestir el escenario… sin desmerecer a las salas por supuesto, ya que han sido brutales, y tiene su parte buena: son conciertos más íntimos, donde notas de verdad quienes son tus seguidores en ese lugar. Pero para mí un festival tiene un matiz muy especial. 

P: ¿Algún sueño relacionado con Bloodhunter que tengas en tu cabeza y no haya sucedido todavía?
Mira, llevamos ya mucho tiempo estudiando algunas ofertas que nos llegan para poder tocar fuera de España -ya que hemos estado presentando siempre en España y Portugal – pero la verdad es que nunca se han llegado a materializar. Justo antes de la pandemia teníamos ofertas para Latinoamérica, para Europa y esperamos que lo podamos retomar con este nuevo álbum y esperemos se pueda hacer realidad.
Es un proyecto que merece mucho la pena, le estamos dedicando muchas horas y yo creo que ha llegado el momento de poder exportarlo de la manera que se merece.

P: Por sonido, las letras en inglés que siempre ayuda y el tipo de producción, parece que sois una banda hecha a medida para poder dar ese salto fuera de España.
Sí, yo creo que en ese sentido cumplimos los parámetros, pero es muy difícil cuando eres una banda que procede de un país donde las ventas de discos son bajas, las discográficas no confían mucho… es complicado tener el alcance de otras bandas que están respaldadas por un sello más grande.
Con este álbum hemos pegado un subidón impresionante en cuanto a reproducciones en Spotify, y yo creo que se va a notar a la hora de tener más repercusión de cara a estas oportunidades. Estamos manos a la obra y espero que haya noticias en este sentido de cara al año que viene.

P: Para terminar, ¿Algún disco que hayas escuchado recientemente y quieras recomendar a nuestros lectores?
Soy súper fan, cada vez más, de una banda que se llama Venom Prison, que han sacado un disco hace dos meses que se llama ‘Erebos’, y es el ejemplo para mí de banda que va en ascendente continuamente, replanteándose por donde quiere continuar musicalmente, incorporando elementos nuevos y tiene una proyección bestial. Sin duda la veremos en activo por mucho tiempo.

P: Si ha quedado algo pendiente de comentar, este es tu momento.
Muchísimas gracias por vuestro interés, por la entrevista que ha estado fenomenal y seguiremos informando de todas las cositas que estamos preparando. ¡Esperamos tener más noticias pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.