Entrevista con Dan Díez de The Vigus Report

Entrevista con Dan Díez de The Vigus Report. The Vigus Report sorprendieron con su debut al tratarse de una banda de la cual no conocíamos nada sobre sus músicos, mezclando en sus temas sonidos clásicos y modernos que supusieron una grata sorpresa en el panorama nacional. Tras darse a conocer, supimos que el afamado productor y músico Dan Díez se encontraba tras los mandos de este proyecto, por lo que le llamamos para que nos contara tanto los orígenes del grupo, como los planes de futuro y su extensa trayectoria en la música.

Dan Díez: «Pase lo que pase, estamos convencidos de que tenemos un disco con temas buenos de verdad»


P: Buenas tardes Dan, soy Edu de Rock In Spain, te llamo desde Valencia.
¿Cómo estás?
Hola Edu, muy bien, esperando la llamada. 

P: Por fin ponemos cara a los músicos que componen The Vigus Report. Me acuerdo cuando Maldito Records nos dijo hace un año que escucháramos este proyecto, del que no sabríamos quiénes estaban detrás. ¿Cómo fueron esos primeros pasos?
Pues mira, todo esto empezó en tiempos de pandemia. Había mucho tiempo que pasabas en casa, con poco trabajo (en mi caso, claro), entonces hablando con con mi colega Connor Bux, un músico de aquí de toda la vida, pues dijimos por qué no hacemos alguna cosa así un poquito a mala hostia, cañero, acorde a los tiempos.
Se nos ocurrió la la movida esta de jugar un poco con la imaginación, de meter a la gente en una historia tipo película, tipo cómic, y nos pareció una idea de puta madre, la verdad (risas). Bueno, nos lo sigue pareciendo (más risas), entonces empezamos con eso. Y para darle un poquito más de misterio, decidimos hacerlo de esa manera, dejando unos temas en la oficina de Maldito a través de un colega que estaba por allá, quedando a la espera de si obtendríamos respuesta. (Puedes leer la historia completa aquí)

 P: O sea que la historia que contó Maldito Records en su Facebook, era cierta.
Sí, sí. Lo dejamos allí mismo, entonces, claro, la movida fue decir bueno, a ver qué pasa ahora. Porque lo normal es que no te conteste nadie. Y joder, la sorpresa fue que sí, que que nos llamaron al contacto que les habíamos dejado. Y claro, entonces la risa fue cuando comprobaron que era alguien de la casa (risas), ya que yo ya estaba con ellos con Tierra Santa. Fue muy divertido, y además así le dábamos más emoción. Y bueno, pues les gustó, les gustó mucho y desde entonces empezamos a mover un poco la historia.

P: ¿Qué canciones venían en ese cassette?
Si no recuerdo mal presentamos las cuatro primeras del disco: “Search The Sky”, “We’re Comin For You All”, “Murder On The Moon” y “I’m The Fire”. Al escucharlo nos dijeron: Joder, cómo nos la habéis colado, parecía algo nuevo de los Deep Purple, o cosas así (risas).

 P: Desde ese momento, ¿Sabíais que queríais mantener el anonimato de cara al exterior?
De momento la idea era pues eso, mantenerlo un poco, por darle un poco de intríngulis a la cosa. Sabíamos que mucho no íbamos a poder estirarlo, porque al final tienes que hablar con mucha gente para todo, para publicidad, para no sé qué…

 P: Nosotros os entrevistamos por escrito, y pese a las referencias a Tierra Santa en la entrevista, nunca sospeché nada.
Pues sí, la verdad es que fue muy divertido, pero bueno, nosotros sabíamos que llegaría un momento en el que habría que decirlo, porque además esto es España. Al final tienes que hablar con la gente para empezar a moverte, para tocar, para cualquier cosa. Y dijimos pues venga, vamos a decirlo. Y así por lo menos nos abrimos un poco las puertas nosotros también, porque es todo tan hermético que es difícil hasta llamar para conseguir un bolo. Entonces dijimos: vamos a hacerlo público y a tomar por culo (risas).

P: ¿Qué tal fue la experiencia en el concierto teloneando a Tierra Santa? ¿La gente se dio cuenta?
Esa noche hice doblete, y muy bien. El público yo creo que no se dio cuenta, habría que preguntarles, pero creo que no, porque además no hubo luego ningún comentario al respecto en ningún lado. Al ser el primer concierto la gente no sabía qué esperar, no sabía quiénes íbamos a aparecer por ahí. Y bueno, lo recordamos con mucho cariño porque fue muy bien.

 P: Marcasteis un listón muy alto con el primer disco…
Sí, nosotros estamos muy contentos con eso. De hecho, es la parte con la que más contentos estamos, porque por lo menos, pase lo que pase, estamos convencidos de que tenemos un disco con temas buenos de verdad, por lo menos en lo que a nosotros respecta. Yo, la satisfacción personal que tengo dentro es plena con este disco. Además, Connor hace también la música, no hace solo letras, hace sus melodías, hace partes de canción y es un poco todo a medias. Estamos muy contentos

P: El primer disco lo graban cinco músicos. ¿Siguen todos en la banda?
Mira, realmente las baterías las ha grabado David, que es el batería que estaba en Tierra Santa cuando yo entré hace 7 u 8 años. Los cuatro primeros temas los grabó en un estudio en Miami, y los otros cuatro temas en Nashville, porque está por allá viviendo. Entonces lo grabó y nos lo mandó. Y luego los dos singles que hemos hecho nuevos, ha coincidido que el hombre podía estar por España y los hemos hecho aquí. Luego Miguel, el teclista, también ha hecho todo porque nosotros repasábamos los temas y él empezaba a meter sus cosas, sus capas de sintetizadores, sus efectos, sus cosas. Miguel no está metido en lo que es el circuito rock en España, es un crack pero no sale de su zona de confort, así es que vamos a moverlo ahora (risas).
Por último Iggy, es un bajista de aquí de la zona, que ha tocado en muchos proyectos y se vino a tocar con Tierra Santa cuando fuimos a Colombia el año pasado porque Roberto todavía se estaba recuperando. Esta es la formación oficial junto a mí y Connor. 

P: A nivel de sonido, me ha gustado mucho la mezcla entre la crudeza, los sonidos modernos junto a unos coros muy elaborados. ¿Es lo que buscabais?
Sí, a ver, yo una de las cosas que me parecen muy importantes, es el tema de que, aunque haya caña, para mí tiene que haber melodía, tiene que haber armonía, si no corres el riesgo de que se quede un poco soso todo, salvo que seas un puto genio como James Hetfield (risas). Ojo que Metallica también tiene mucha melodía.
A mí me gusta la melodía y me gusta hacer coros, me gusta vestir las cosas. A ver, si lo pide la canción, por ejemplo, el último single apenas lleva porque no me lo pedía y no he metido. Pero si la canción lo permite no tengo problema de meter capas y capas y capas. Además, todos los coros del disco los grabo yo, si suenan 12 voces son las 12 mías dobladas.
Preferimos hacerlo así por diferenciar un poco el timbre, digamos, de lo que es la voz del comandante.

P: Y tu compañero Connor, ¿Viene del mundo del rock o del metal?
Pues mira, este hombre, Conor Bux, lleva aquí en España no sé, 14 años. Mucho tiempo. Y yo en el estudio le he producido como diez álbumes, siempre ha grabado conmigo y hace una cosa muy personal, pues viene del rock muy de antes, muy de Bob Dylan, de cosas así.
Le gusta la caña porque lo ha escuchado, o sea, no ha estado en una cueva, le gusta mucho Iron Maiden, pero realmente tocar caña o cantar caña nunca lo había hecho. No venía de este circuito, venía de otras cosas. Y para él fue también un cambio muy grande y un reto, porque él nunca había cantado metal. Entonces pues fue muy interesante por eso, porque él me pasaba ideas que hacía en su casa para las canciones y claro, siempre eran estrofas o trocitos instrumentales o melodías, y siempre a mí me sonaba muy setentero todo lo que él mandaba. Y eso me gustó porque dije hostia, si ahora cojo esto yo y le pego una vuelta hacia mi terreno sale esta mezcla que es The Vigus Report.

P: Tenías claro que el proyecto tenía que tener un sonido más metalero de cómo venían algunas canciones en origen.
Sobre todo para dirigirlo a los heavys, ya que que es el terreno donde nos movemos desde hace mucho tiempo. Entonces, ese era un poco el objetivo. A veces me dan ganas de hacer lo mismo, pero con el sonido retro de cojones, lo que pasa es que esta vez no me he atrevido (risas). Quería hacer algo más modernito y cañero.

P: Leyendo una entrevista tuya de 2017 comentabas que en el rock había muchas bandas, pero poca originalidad. ¿Es por eso el sacar un proyecto así?
A ver, yo sí creo que la imaginación es súper importante, es clave tío. Si hacemos un grupo y empezamos a tirar canciones cliché, pues es lo mismo que ya han hecho otros, exactamente igual, pero con otra cara. Yo procuro ofrecer algo, llevarme a mí mismo al límite, saber hasta dónde puedo llegar. Sé que es difícil inventar nada, porque está todo inventado, como quien dice. Quería hacer algo que siga sonando a mí, que me haga a mí feliz, y que pueda gustar a la gente. Y es súper importante la imaginación a la hora de componer, hacer un poco de cosas con interés, porque para hacerlo plano y hacerlo como siempre, sería hacer un disco, como hacer un chorizo, como una fábrica de chorizos. Uno, otro, otro, otro. Y eso no es música.

P: ¿Y crees que habéis sorprendido?
Sorprender es muy difícil. El otro día me puse el nuevo disco de Judas Priest en el coche, joder, y me gusta mucho porque son los Judas, pero si lo hace otra banda diría: otra vez lo mismo. A eso nos agarramos, porque está todo tan trillado que cuando sale algo que está muy bien hecho, ya te emocionas con eso. Me gusta incluso más que la anterior, que también era bueno.

P: Habéis sacado dos nuevos singles. “It’s Time Then Break” y “Third World War”. ¿Son el preámbulo de un futuro próximo disco?
La idea no es grabar un disco del tirón como tal, porque yo creo que cada vez tiene menos sentido. Me refiero, a mí me encantaría seguir haciéndolo así, pero realmente la gente ya no consume así la música, entonces es un poco tontería. La idea que tenemos es seguir haciendo temas, tema que esté listo, tema que se sube y el día que tengamos diez o doce hacer otro disco, pero con los temas que ya vayamos subiendo. Sí, porque es que si no un disco al final pasa sin pena ni gloria. O a lo mejor se escucha un tema, y al resto no les hacen ni puto caso. De esta forma como que vas subiendo cosas y bueno, generando noticias. No sé, es otra historia.

P: ¿Y vais a esperar a tener más temas para salir a tocar en directo?
La idea es programar ya cosas, para empezar a movernos un poquito este verano si hay suerte, pero eso tenemos que hablar y concretar, porque palabras hay muchas, pero todavía no te puedo decir nada claro. A ver si se puede hacer por lo menos tres o cuatro conciertos este verano, y si la cosa va bien, pues prorrogar un poquito las cosas de cara a otoño. Pero hay que ver cómo lo hacemos, para que tenga la mayor repercusión posible también. También tengo que buscar, digamos, la forma más inteligente de hacerlo, porque coger cualquier sala en cualquier punto de España e irnos hasta allá es fácil, pero ¿Cuánta gente nos va a ver? Hay que ser conscientes de que todavía esto no ha llegado a todo el mundo que tiene que llegar. Entonces, vamos a ir haciéndolo de la forma, digamos, menos torpe posible.

P: Me gustaría recuperar algunas bandas con las que has tocado, y la primera sería Red Wine. ¿Cómo recuerdas aquella época?
No fue mi primer grupo, pero sí el primero que se vino un poco a conocer. ¡Hace 20 o 25 años de eso! Estuvo muy bien, y hoy en día todavía alucino con la cantidad de gente que me dice que nos conoce o nos escuchaba. O que nos pide que nos juntemos para tocar en directo. A mí me mola mucho que la gente se acuerde de eso y tenga ganas de vernos, aunque es muy difícil de hacer a nivel personal por todos, compaginar agendas… Igual nos damos un capricho y cogemos y hacemos dos o tres shows, por decir algo, pero volver a retomarlo todo lo veo un poco pasado de tiempo la verdad.

P: Con Zenobia has estado tanto como músico y productor. ¿Qué fue antes?
Pues mira, realmente fue primero la parte de la mesa, ahí ya no me he movido. Luego vino la parte del grupo porque les hacía falta, había movimientos en la banda, gente que se marchaba, entonces, claro, yo a fuerza de grabarle los discos, las canciones me las sabía igual o mejor que ellos (risas). Fue como: A ver, no busquéis bajista, venga, que ya me meto yo, si es que me las sé todas (más risas).
Entré en ‘Armageddon’, y estuve un par de años o algo así, primero con el bajo y luego ya como guitarrista. 

P: En 2017, te llama Tierra Santa para incorporarte como guitarrista. ¿Echabas de menos volver a la carretera y la vorágine de estar en un grupo?
Pues mira, realmente no mucho, porque estoy feliz a los mandos de la nave. Me gusta mucho estar en el estudio. Lo que me gusta es componer canciones, hacer ideas, grabarlas, dejarlas por ahí en un cajón para cuando sea, todo eso me encanta. El hecho de coger la furgoneta y salir a tocar cada vez menos, pero bueno lo hago. Cuando veo que hace falta, que puede ser una cosa bonita, por los compañeros, por los viajes que vamos a hacer, y bueno porque al fin y al cabo también me gusta, coño (risas). O sea, no es una cosa que haga a la fuerza para que me entiendas, pero sí que es cierto que me mola más estar en el estudio.
Yo sabía que eso iba a ser un cambio de vida importante, porque claro, Tierra Santa es una banda ya bastante consagrada. Entonces, claro, yo sabía que me iba a tocar hacer cosas que no había hecho hasta la fecha, como viajar en avión a tope y ese tipo de cosas. Y el trajín que eso conlleva. Pero bueno, me vi con fuerzas y dije: vamos allá. Son experiencias intensas y mientras el cuerpo aguante, pues vamos a por ellas. 

P: ¿Percibes la relevancia que supone tocar en un grupo con la relevancia estos 25 años como Tierra Santa?
Sí, sí, es una pasada. Para mí es un privilegio de la hostia. Yo recuerdo cuando me llamó Ángel para, proponérmelo, entrar a la banda y dije: ¡Joder! Es que es un honor, porque pertenecer a una cosa así, a un barco que navega de esa manera, es un privilegio. Yo eso lo valoro, lo aprecio mucho y les estoy muy agradecido por dejarme entrar en aquel momento y seguir hasta ahora.

P: ¿Cuál crees que es el papel más importante de un productor?
Pues mira, yo creo que la parte más importante para mí es intentar que suenen a ellos mismos, intentar dejarlos ser ellos. Salvo que se cruce alguna línea un poco rara, claro (risas). Y luego empaquetarlo todo bien de sonido. No me refiero a que quede espectacular, cada vez me da más rabia escuchar discos que usan las mismas librerías para las baterías, ese tipo de cosas. Joder, son discos que suenan de puta madre, pero a la segunda escucha, no puedo con ellos. Entonces, ¿qué es lo que estoy intentando? Pues hacer las cosas de forma un poco cada vez menos artificial. En el mundo de hoy es bastante complicado, entonces lo que intento es quitar un poco de artificio, aunque no suene tan explosivo de primeras, y dejar que suene un poco más lo que es la banda, con sus virtudes y sus defectos, y buscar un equilibrio ahí. O sea, no busco conseguir el sonido de caja perfecto o el sonido de bombo más explosivo del planeta o ese tipo de cosas que al principio pues sí, digamos, me pasaban por la cabeza y estaba detrás de ellas. Ahora como que paso un poquito más de todo ese tipo de cosas, porque al final si tú coges un disco de clásico, de rock o de lo que sea y lo escuchas, ¿Dónde está todo ese artificio que estamos oyendo ahora? no está en ningún lado y son los discos que nos han marcado. Entonces yo procuro volver un poquito, no a eso, porque es imposible, porque entonces se grababa en cinta, ahora se graba de otra manera, pero sí que procuro quitarle un poco de artificio y llevar a las bandas un poco a ese terreno.

P: ¿Colaboras con las bandas para terminar las composiciones o arreglos de los temas?
Sí, sí. Muchas veces, ya sabes, consejos todos los que se me ocurren: ese solo dura demasiado, o vamos a revisar el estribillo… Sobre todo, hago mucha labor de coros, porque la gente viene al estudio y a lo mejor la melodía principal la tiene clara, entonces hay que dar una vuelta y buscar qué melodía es la que tiene un poquito de gancho y luego, sobre todo a la hora de los coros, pues venga, esto hay que adornarlo porque es el estribillo y hay que meter coritos. Aquí vamos a hacer armonías por encima, armonías por debajo y para eso tengo mucha facilidad, porque es que se me ocurren a tiempo real. Entonces se las voy cantando al cantante que esté dentro cantando por cascos y el tío los va pillando porque ahí construimos ya los códigos para estribillo. Ahí sí que procuro poner mucho de mi parte, ya en el resto, pues hombre, si me dijeran: mira tío, tenemos esta canción, dedícale una semana a producirla, haz lo que quieras con ella, pues haría más cosas, pero como no ocurre, ya que la gente viene y lo que hay es lo que quieren grabar y punto, pues entonces no me meto en tantas profundidades, la verdad (risas). Alguna vez me han dicho que soy un poco tiquismiquis, pero bueno, que me digan tiquismiquis en el trabajo me parece bien. (más risas).

P: ¿Te quedan recuerdos de los discos que has producido?
¿Sabes lo que pasa, Edu? Que cuando hago un disco le doy tantas, tantas, tantas vueltas, que cuando ya lo termino y digo está hecho, dejo de escucharlo y es más, lo quito hasta de la cabeza. No me acuerdo de nada. O sea, yo ahora hago memoria de qué discos hice hace dos años y no me acuerdo, tío, ya no me acuerdo. Debe ser algún mecanismo de defensa del cerebro (risas).

P: Siempre se ha dicho que el ‘Black Album’ de Metallica es uno de los discos mejor producidos de la historia. ¿Qué opinas de ese disco?
Que es un disco que sigue sonando actual, macho. Si lo sacaran ahora así seguiría siendo un pepinazo, no sé cómo hostias hicieron aquello, pero sí estoy de acuerdo. Son los discos que mejor suenan a mi gusto.
Luego a veces, me impresionan cosas y me gustan cosas que no son precisamente por buen sonido, sino por rollo. Yo recuerdo cuando escuché la primera vez a Ghost con el disco ‘Meliora’, me flipó mucho. Si tú te fijas en ese disco, las guitarras, tío, son casi crunch, llevan muy poquita distorsión, muy poquita. La batería tiene trozos, que suena tan orgánica y tan de verdad, que dices: ¿Pero esto qué es? ¿Un grupo setentero? Pero a la vez es heavy, es satánico. ¡Pero qué cojones! (risas). Y eso me flipó mucho, a nivel de sonido me sigue gustando mucho ese disco. 

P: Hablando de Ghost, su último disco ‘Impera’ tiene una producción más limpia, más metal, pero no sabría decir si suena mejor o peor que ‘Meliora’.
Al final es el rollito lo que marcan las cosas. Porque tú ahora coges discos de, yo que sé de los 70, o escuchas discos de Queen y de grupos así de aquella época, de cuando sacaban los discos y los oyes ahora y dices, no suenan bien. Y eran Queen. Ojo, no sonar bien me refiero comparado con lo que ahora se considera sonar bien, pero tenían unos temas de puta madre, estaba tocado de verdad, muy bien, y sí ahora el sonido está un poco desfasado, pero para mí es más interesante eso que escuchar ahora el típico disco de doble bombo y caja que parece que va a reventar toda la caja. Al final es un poco subjetivo lo del sonido.

P: En esos casos, aunque la batería se grabe tocada de verdad, luego se le meten tantos filtros que hay discos que suenan como si la batería fuera programada, ¿No?
Bueno, sí. Claro, hay de todo (risas). Hoy en día se utilizan baterías de verdad, pero luego llega la pista de bombo y la sustituyes entera, coges la pista de caja y lo mismo, solo quedan de verdad digamos, los platos y los toms. Entonces es una especie de híbrido que se usa mucho para metal, porque lo piden claro. Si ahora hiciéramos un disco de power metal y no usaras ningún sampler y lo grabaras como se hacía antes, el mismo grupo te diría que no suena. En cambio, te pillas el primer disco de Helloween, o el segundo, había doble bombo y no había trampa. Pero claro antes se hacía así, y a todos nos gustaba, y era de verdad. Cada vez esto lo descuidamos más, y por eso te comentaba antes que yo cada vez estoy intentando quitarme de esas cosas.

P: ¿Y algún disco que nos puedas recomendar que hayas escuchado recientemente?
Así recientemente, aparte del de Judas Priest estoy con el último de Koma ‘Una ligera mejoría antes de la muerte’, que me flipan.

P: Muchas gracias Dan por atender a Rockinspain, si crees que nos hemos dejado algo por repasar, este es el momento.
Yo creo que no, hemos hecho un repasito muy interesante de las cosas. Muchas gracias por por el apoyo y por todo Edu, por supuesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.