Entrevista con BERRI TXARRAK

berritxarrak2

Hablamos con BERRI TXARRAK para que nos cuenten más sobre su último album HARIA…

berritxarrak2

Hablamos con BERRI TXARRAK para que nos cuenten más sobre su último album HARIA…

Desde vuestra formación allá por el año 94 no habéis parado. Siete discos bajo el brazo, un documental, giras internacionales, colaboraciones especiales en vuestras grabaciones, festivales por tierras niponas… ¿Qué os queda por hacer? ¿O qué os gustaría hacer que no hayáis hecho ya?

Después de tantos años siempre necesitas nuevos retos para que siga la ilusión. Si sólo te movieses por aquí podrías estancarte. Acomodarse en el rock es un poco peligroso, hay que ser “culo inquieto” y probar cosas nuevas, esto Berri lo tiene muy claro, nos gusta probar, arriesgar y ver que pasa. Tenemos la suerte de que a la gente le gusta también eso, es como la gasolina de un coche, la ilusión de hacer cosas nuevas te mantiene ahí. Estamos viviendo un momento muy dulce. Acabamos de sacar el disco y se ha creado bastante expectativa. Aún no hemos empezado a girar y ya estamos deseosos de hacerlo, esperemos que todo vaya bien, ¡“vete a saber!”.

Si en su momento ya fue un lujo para vosotros trabajar con Steve Albini (Nirvana, Pixies, PJ Harvey…), ésta vez volvéis a contar con un productor impresionante como es Ross Robinson (Slipknot, The Cure…). El reto de contar con un productor puede ser un riesgo o puede hacer que des un paso hacia adelante. ¿Hasta que punto se ha involucrado él en vuestras canciones? ¿Habéis quedado realmente contentos con el resultado?.

A ver, desde el momento en que Ross invierte casi 2 meses en cada disco que graba el tío elige muy bien lo que va a grabar y a nosotros nos eligió porque lo que escuchó en myspace le gustó, así que él ya sabía lo que hacíamos cuando fuimos allí. Es la primera vez que trabajamos con un productor. La verdad es que le pilló el punto enseguida y respetó mucho las canciones porque veía que funcionaban bien. Supo sacar nuestro lado más salvaje. No es un productor que lo quiera todo bien afinado, todo bien en su sitio, todo cuadrado, si no todo lo contrario, lo que le importaba era la energía que transmitías al tocar o cantar en cada momento.

A veces le decíamos “aquí hay una cagada” y el contestaba “eso es lo que más me gusta de la canción”. Sabemos que hay partes donde la voz no está afinada al cien por cien, pero eso no es lo que a él le importaba porque justo esa toma era en la que más energía habías puesto al cantar ¡Así que se quedaba! Hemos aprendido mucho a valorarnos a nosotros mismos como músicos ya que somos autodidactas, no somos unos músicos con una técnica increíble y sabemos nuestras limitaciones, pero te das cuenta de que a él no le importa para nada que hagas un solo de guitarra perfecto o que la claqueta la lleves al milímetro, lo que realmente le importa es que tu, como músico, le des esa energía y esa creatividad a tus canciones como no se la puede dar otra persona. Ross entendió que Berri es un grupo con mucho corazón, mucha pasión y mucha energía, no muy técnico, no una máquina de tocar si no una máquina de darle pasión y de transmitir, así que él toda la energía la encaminaba a eso.

¿Cuánto tiempo habéis tardado entre la grabación, mezcla y masterización? ¿Ha sido una grabación “abierta” a la improvisación?

Siempre llevamos los discos bastante trabajados, osea, hay que ir al estudio bien preparado. La mejor forma de improvisar en el estudio no es ir y ver que pasa allí si no que hay que llevar los temas atados y luego, en base a eso, improvisar. Este es uno de los méritos de Ross que nos dijo que no quería tocar los temas porque le gustaban tal cual, pero si, nos propuso “soltarnos la melena” a nivel de arreglos y de sonidos; improvisar al nivel de que nos decía “toca algo agudo aquí” y tu tenías que pensar rápidamente que tocar ahí. Así grabamos muchas capas de guitarra y muchos arreglos que han surgido allí y en base a ese arreglo metías otro y otro…

Con la voz pasaba igual, me hacía cantar cada noche. Si grababa un día una canción el tío me hacía cantarla por la noche, si al día siguiente cantaba otra ya tenía dos que tenía que cantarlas por la noche y así sucesivamente. Le gustaba conseguir el punto ese de como se te va poniendo la voz cuando estás de gira, la voz un poco cascada pero con “chicha”. La metodología de Ross molaba mucho, era totalmente novedoso para nosotros. La batería por ejemplo, la grabamos entre todos, me explico, sólo se grababa la batería pero hizo que todo el grupo estuviese ahí junto a el mientras nos animaba a que lo diésemos todo para que se sintiese arropado por el grupo. No dejó que utilizara la claqueta porque quería que tuviese el feeling del directo. La verdad es que es de los discos que hemos grabado más a gusto. El hecho de no grabar tu sólo te hacía sentir más arropado y podías dar mucho más de ti.

En cuanto al tiempo, hemos tardado 50 días y nos vinimos sin haber terminado del todo. Ese fue el requisito que nos pidió, nos dijo que necesitaba 50 días para producir un disco pero claro, aquí tienes que tener en cuenta de que no grabas todo el día si no que él, por ejemplo, se va por la mañana a montar en bici, luego viene, se ducha…, en fin, que el va compaginando su vida diaria con la grabación.
Hemos grabado y mezclado en Venice (California) pero hemos masterizado en New York con un tío que él nos recomendó.

berritxarrak

¿Que le parecía a Ross Robinson estar grabando con un grupo que canta en euskera?

El nos dijo que le encantaba que un grupo de rock actual, cantase en una lengua que no se sabe de donde viene, de la más antigua de Europa, que la hablan más de 1 millón de personas…, decía que era un valor añadido.

Desde la primera escucha de los temas se nota enseguida el cambio que habéis hecho con respecto a vuestros anteriores trabajos… Muchas capas de guitarra, mucho pedal, un disco muy contundente pero que se entremezcla muy bien con melodías muy cercanas al pop. ¿Es esto lo que realmente pretendíais?

Ha sido algo que ha surgido y que nos hemos dado cuenta de que es un buen camino por el que tirar. Siempre hemos tenido esa mezcla de caña y melodía pero igual en éste disco se deja ver aún más.

Urbizu ya colaboró en el último CD de Matt Sharp (Weezer y The Rentals) y ahora sois vosotros los que habéis contado con él para vuestro disco. ¿Hay alguna colaboración más?

No, ha sido una colaboración espontánea e improvisada que surgió allí. Ha grabado algunos coros pero nada más.

¿Por qué habéis elegido HARIA (EL HILO, en castellano) como título para éste nuevo disco?

La verdad es que estábamos allí sin título para el disco y cuando surgió la foto de la portada nos hizo pensar en el hilo conductor de muchas cosas en tu vida, lo que habías pasado, lo que eres ahora… Todo lo que ha ocurrido en la banda, los cambios etc…, al final hay un hilo conductor que todo lo une.

La portada, en mi opinión, está muy conseguida. Tengo entendido que es una fotografía que hizo el batería Galder en el paseo de Venice. ¿Que queréis expresar con ella?

Pues sí, estaba trabajando en ésta foto, vimos que nos sugerían bastantes cosas porque se ve una persona, que no se sabe si es una chica o un chico, haciendo una especie de equilibrio de la vida agarrándose a unos hilos que realmente no se sabe de dónde vienen, igual que en la vida, y hay un halo de luz que viene por debajo que representa un punto de optimismo.


berritxarrak-haria

¿Que temática tienen las letras de éste disco?

En éste disco hay mucho sobre ese instinto natural para dar con el hilo para tirar adelante. Hay varias canciones que directa o indirectamente hablan de esto, de caerse, levantarse, caminar y avanzar. Por ejemplo la primera canción “…..” dice que justo el mudar de piel es lo que hace que una serpiente sea una serpiente, es la frase con la que se abre el disco, es algo así: “estamos aquí de nuevo, hemos mudado la piel pero precisamente soy eso, una serpiente y te voy a morder, bienvenidos a éste disco…”

El CD saldrá a la venta en formato digipack especial (5 cuerpos), LP (edición green vinyl) y formato digital, a través de Kaiowas Records. ¿La idea ha sido vuestra o es cosa de la compañía?

Queríamos hacer algo un poco diferente así que ha sido cosa de los dos, surgió ésto y nos pareció genial.

Payola se coló en el 7º puesto de la lista oficial de ventas en España, a parte de llevaros a actuar en cientos de conciertos, entre ellos en el Festival South By Southwest de Austin (Texas, USA). Creéis que “Haria” podrá superar lo conseguido con “Payola”?

La diferencia entre éste disco y los demás es que desde el primer momento estamos notando la expectación que se está creando pero habrá que esperar a ver que tal son los resultados.

Este nuevo disco se compone de 12 temas muy variados entre si. Te puedes encontrar un tema rápido como “Guda” o una canción con una personalidad totalmente diferente como es “Lehortzen”. A la hora de elegir los temas de HARIA, ¿todo lo que componéis vale? ¿O por el contrario os habéis preocupado porque todas las canciones tengan un “sentido musical”?

A pesar de los contrastes entre unas canciones y otras, en conjunto funcionaban así que al final hemos intentado que ese “hilo conductor” lo uniera todo. Este disco se puede defender con una simple guitarra acústica.

El cineasta Ibon Antuñano está editando en éstos momentos un nuevo video clip de la banda que se estrenará en vuestro canal oficial de youtube. Para cuándo lo tendréis listo y que nos vamos a encontrar en el?

Hemos elegido Albo-Kalteak, el segundo tema del disco. Lo grabamos en Bilbao hace unas semanas ya y pronto podréis verlo en nuestro canal de youtube. Estamos muy contentos con el resultado, esperamos que la gente lo disfrute.

No queremos despedirnos de vosotros sin que nos contéis que planes tiene Berri Txarrak para el año 2012…

Lo principal es girar. Empezaremos en Bilbao y haremos todo el estado.

Muchísimas gracias, ha sido un verdadero placer hablar con vosotros.
Desde Rock In Spain os deseamos toda la suerte del mundo con éste nuevo album y esperamos volver a veros encima de un escenario muy pronto.

Muchas gracias a todos los lectores de Rock In Spain, un saludo!

Redacción: Elisa C.Martin
Fotografía: Rous Miras