Entrevista a Alejandro Meléndez Campos «El Zurdo»

12049430_1626917817582978_1127004345239972481_n

Alejandro Meléndez «El Zurdo» contactó con nosotros casi por casualidad y gracias a un admirado músico común. Nos gustó su decisión, su disco y su forma de entender el rock. No tardamos en enviarle la entrevista que podéis leer a continuación.

-Ante todo gracias por responder a esta entrevista para Rock in Spain. Llevas años en esto de la música y has tocado con alguno de los mejores músicos del país. ¿De qué artista guardas un mejor recuerdo?

En general todos tienen un hilo conductor que me ha calado hondo y que lo llevo como mástil de bandera, trabajo, trabajo y trabajo,  todos me han sorprendido por su cercanía y humildad y tengo la suerte de sentir el respeto de todos ellos tanto por mis textos como por mi guitarra. Miguel Ríos fue el más emocionante, pues se encontraba mi padre entre el público que había sido compañero de piso en Granada en su época de juventud y fue tremendo conectar esas dos generaciones a través de la música. Ariel es un grande al que admiro pero tras conocerlo y trabajar con el me quitó el corazón y el sombrero. Pero en especial entablar una amistad tan bonita con El Twanguero, Jose Bruno y como no, Candy Caramelo es lo mejor que me ha pasado.

-Hace tres años te liaste la manta a la cabeza para editar este disco. ¿Tenías ya los temas compuestos o ha habido alguno que hayas compuesto especialmente para el disco?

Me presenté en Madrid con una carpeta con las letras y un pendrive con las maquetas, imagínate que en esa época dormía de media unas cuatro horas al día, llevaba mucho material y unas maquetas muy curradas, pero cuando empecé a trabajar con Candy Caramelo y vi la forma con que producía,  me inspiró para crear dos o tres temas más que desbancaron a los que de un principio iban a formar parte del set, más que un disco ha sido toda una escuela de cómo se hacen bien las cosas por parte de Caramelo. “ No traigas más temas que no acabamos nunca” me decía entre risas.

-¿Cómo fue saber que Candy Caramelo iba a apoyarte en esta aventura?

Ya nos conocíamos de los conciertos de Calamaro y El Twanguero y en la gira de Ariel, Leiva y Loquillo casi nos vimos en todos los conciertos. En Murcia estuvimos hasta el amanecer de risas y cervezas y ahí fue cuando nos pusimos una fecha para vernos y ver que podíamos hacer. Me planté en Madrid con cuatro duros y durmiendo en un hostal de mala muerte, cuando escuchamos los temas en su estudio yo sudaba como un pollo, todo era silencio, hasta que abrió la boca… aquí estamos hablando del resultado, un sueño cumplido en toda regla. Aparte, como te digo, la amistad y la complicidad que ha nacido de este proyecto va a dar para mucho.

-Observamos que apuestas claramente por un rock que, salvo algunas excepciones, quizás no sea el que se hace actualmente en España en lo que a letras se refiere. En algunos casos incluso entrevemos alguna que otra influencia de alguna banda mítica de los ochenta. ¿Crees que hay falta de buenas letras en el rock nacional? ¿Qué bandas de aquella época son tus favoritas?

Realmente con todo el respeto, el resto lo pone muy fácil para destacar, salvo grandes excepciones, no me llama la atención la mayoría de los textos, que están en su derecho de escribir lo que les de la gana,  no voy de  letrado con la pipa de fumar y la boina,  tengo una necesidad vital de contar mis películas y le tengo un respeto absoluto a cada coma que se pone en un folio en blanco, me encanta leer y te digo que por encima incluso de la guitarra lo que más me gusta es escribir. De los ochenta pues desde Gabinete, Desperados, Tequila, Sabina, La Orquesta Mondragón… la lista sería infinita, tuve la suerte de criarme con hermanos mucho más mayores que yo y me llevaban a todas partes con ellos, aparte de influencia del flamenco, el tango argentino y el bolero, como Bambino, Machín, Vinicius de Moraes, que escuchaba en la cocina de mi madre.

12963939_1685758995032193_7545789619941743829_n

-En la crítica que hemos hecho del disco dejamos bien claro que, afortunadamente, no eres un guitarrista, como tantos otros, que hace un disco para demostrar cómo domina su instrumento musical sino que optas por grabar un trabajo en el que grabas canciones que dicen algo, que llegan al oyente.  ¿Siempre ha sido este tu planteamiento?

Yo con la guitarra soy un freak, me encanta, pero una cosa es abusar de un instrumento y otra el ponerlo al servicio de las canciones. No dejo de estudiar y me ayuda mucho ir abriéndome camino en otros estilos y otras armonías para encajar los textos, aquí soy autor, no guitarrista, tengo la suerte de tener un control más o menos decente del instrumento y sin duda es una buena dupla, teniendo claro lo que estás haciendo y el fin final de todo que son hacer buenas canciones, sin necesidad de onanismos musicales que no vienen al cuento, creo que lo he tenido claro desde hace tiempo.

-Las letras tienen un peso específico en tus canciones aunque en algunos casos, como “Madrid Capital” o “Puro Placer”, sacas tu vena más rockera y apuestas por meterle más guitarra a estos temas.  ¿Crees que en el futuro optarás más por este tipo de temas quizás más cañeros y rockeros? Y ya que estamos, ¿Qué guitarristas fueron fundamentales para ti a la hora de comenzar a tocar la guitarra?

Al ser temas más rockeros tienes menos espacio para encajar los textos, pero siempre intento de no flaquear ni un párrafo aunque me cueste la vida,  hay que tener más capacidad de sintaxis y encima que rime y no sea de relleno, es muy complicado. El rock siempre está conmigo, este como primer disco como El Zurdo, he querido abrir el abanico de estilo, el segundo disco casi podría entrar a grabarlo, tengo temas con riffes, rocanroles y country a mil por hora, todo a su tiempo.  Soy muy atípico con los guitarristas, mis ídolos aparte de los mastodontes como Hendrix o Page, son de guitarra country, Danny Gatton, Roy Buchanan, Jim Campilongo, me parece que es la técnica más fina, más bonita y la que no tiene ni trampa ni cartón, ahí o tocas o no tocas, es solo la guitarra enchufada a el ampli, sin pedales ni efectos aparte de un eco o una reverb, eso es de verdad lo que me interesa.

-En el disco también hay canciones como “Actos de fe”  o “Lunes de ceniza” donde hay algunas pinceladas de rock californiano o directamente sureño. ¿De dónde proviene esta influencia tan rara en nuestro rock?

Como te digo, me encanta el country, sus progresiones y sus armonías, lo que mas escucho en casa es ese tipo de música, en Acto de fe tengo la suerte de contar con uno de los diez mejores guitarristas del mundo y encima es español Diego El Twanguero, no veras muchos como el de cerca, es increíble el gusto y el control sobre el instrumento. Lunes de ceniza es quizá el texto que más me gusta del disco y por donde andarán los tiros en los sucesivos, no hablar tanto de mi vida en primera persona y si con imágenes potentes, esta letra era muy oscura y no le quedaba otra que vestirla de un negro absoluto, la música es un mantra hipnótico que hace perfectamente su función para enfundar el texto.

13177415_1696372620637497_8627757319918421765_n

-Málaga, o al menos el concepto que tengo yo de la ciudad, sale a flote en “Si te digo la verdad” donde te paseas por el blues y por el jazz. Siempre le pregunto a todos los músicos malagueños lo mismo ¿Crees que la ciudad te ha influido en ese mestizaje sonoro que se ve en este canción? ¿Te influye la ciudad a la hora de componer y tocar?

A mi me ha influido mi madre, que es malagueña cien por cien del barrio del Perchel y encima medio gitana por parte de padre. Me encanta y soy un gran conocedor de los estilos latinos como el bolero o el tango argentino, me encanta el jazz y swing y esa mezcla hace que salgan estos temas,  el flamenco lo tengo muy presente y en familia me doy echo mis cantes, Pata Negra, Bambino, Machín, Beni De Cadiz  o Joey Defrancesco, entre otros muchos lo suelo escuchar a diario en casa, me encantan los estilos con “pellizco” y los artistas con personalidad. A Málaga la llevo siempre en la boca, aunque Madrid me ha acogido como uno más, son dos campos para crear increíbles, cuantas historias en cada rincón.

-“Cuido de ti”, “Madrid capital” y “Plan de huida” tienen el sello de un rock que parece tener un pie en cada lado del Atlántico. La influencia de Calamaro y Rot pensamos que es un hecho.  Nos gustaría conocer cómo surgieron estos temas y, de paso, cómo compones (primero la música, primero la letra…)

Me gusta mucho el rock argentino, aparte de Andrés y Ariel, me encanta Fito Páez, Charly García, Sumo, Los Redondos, etc… Tienen un poder de hacer pegajosa las canciones, que no se te quitan de la cabeza las melodías, ahí son los reyes, te puedes quedar con un estribillo de Calamaro en la mente unos cuantos días. «Cuido de ti», por ejemplo surgió de una sucesión de aforismos que tenía en mi libreta de recursos donde voy escribiendo las ideas que se me ocurren, pero no encontraba el hilo conductor de todos ellos, hasta que conocí a mi chica y ella fue la que le dio sentido a la canción como un decálogo de consejos a seguir, aunque a ella no le hace falta por que tiene una personalidad tremenda. «Plan de huida» es el resumen de una historia que salió por la culata cuando menos te lo esperas, una decepción que no esperaba y me senté y la escribí del tirón, luego el estribillo lo hicimos más pegadizo en la preproducción, me decía Candy “ piensa en un estadio coreando esto ¿ que harías?”. «Madrid Capital» surgió de un riff que tenía y luego fui desarrollando mientras escribía la canción, un pequeño homenaje a las noches madrileñas que tanto y tanto dan para escribir. Componiendo las veo venir, algunas veces sale la letra, otras salen la progresión de acordes con una melodía clara, pero lo importante es que casen bien y no suene nunca a corta y pega, sobre todo la máxima es que se pueda defender perfectamente con una voz y una acústica.

-El disco lleva un mes en la calle y te has arriesgado a autoproducirlo. ¿Qué acogida ha tenido? ¿Cómo ves las posibilidades de promoción para un músico como tú?

Si te soy sincero he tenido la oportunidad de compartir mesa y mantel con las discográficas más granadas del panorama pero no ofrecían promoción, ni ponían un céntimo a nada, creo que entregar todo ese trabajo para llevar una pegatina detrás del disco me parece una tontería. También te digo que mi libertad me ha costado sangre, sudor y lágrimas, he vendido guitarras, he sacado dinero de donde no había, pero después de tanto esfuerzo no le debo nada a nadie y si ahora surgiera alguna buena propuesta no tendría que entregar mi alma para conseguir promoción y una agencia, si es posible págate tu disco y luego búscate a alguien profesional que te busque conciertos que de eso se trata. Hoy en día la promoción para este tipo de música en una época donde las modas van a contra manga es complicado, hasta que te ven en directo, pienso que mi público lo hago cuando tienen la oportunidad de ver el conjunto, tanto la puesta en escena, como la forma de tocar y los textos en un contexto de escenario, un poco como Lola Flores pero en rock (risas)  me decía Candy “ guitarras hay miles, cantantes millones, pero a ser el Zurdo no te gana nadie” y en ello estamos.

-¿Cómo llevas la agenda de conciertos? ¿Es fácil tocar en directo montándotelo por tu cuenta?

Pues hay que andar con mucho tiento y paciencia. Montar los bolos más espaciados para poder hacer promoción de cada uno de ellos y asegurarte un mínimo de público que cubra por lo menos los gastos de la banda y la sala. Hicimos Málaga con sold out y ahora estoy preparando Madrid en la sala Costello Club el 11 de junio donde tendremos invitados ilustres que me acompañaran en el escenario. En verano estaremos en algún que otro festival, pero el resto de los cartuchos los gastaremos pasado el verano, Valencia, Granada, Córdoba y Murcia serán nuestros próximos destinos. Y no es nada fácil, en el mundo de los festivales a nivel personal no te hacen mucho caso a no ser que vengas de parte de fulanito o estés en uno de los sellos que cuelan a los grupos ahí, pero mi paciencia es grande y mi trabajo constante, así que no queda otra que seguir trabajando a pico y pala.

-Internet y Spotify han sido los dos enemigos a batir por parte de los músicos consagrados que venden millones de copias. ¿Piensas que son herramientas de promoción o enemigos?

Es un porcentaje más del trabajo diario, pero ni por asomo te puedes quedar ahí, el músico tiene que tocar, dejarse ver, ir a las radios, a las televisiones, es importante cuidar las redes y tener tu disco en plataformas de fácil acceso para la mayoría de gente, pero después de un concierto la gente quiere su disco firmado y firmar un pendrive o la pantalla de un móvil no es plausible por ahora. Hay que intentar siempre sacarle partido y ver como oportunidades lo que otros ven como un enemigo, pero tampoco es la parte más vital, prefiero gastar mi tiempo en ensayar un buen espectáculo y hacerme unos cuantos acústicos cara a cara con la gente.

-¿Qué disco te ha sorprendido recientemente? ¿Qué concierto?

El disco que ahora tengo quemando los altavoces es el nuevo de El Pájaro, mi primo sevillano que es un capo y el último de los Zigarros para ver por donde andan los tiros en el genero en castellano. EL Hombre orquesta de Candy Caramelo y Pachuco de Diego El Twanguero también los tengo en la mesita de noche. Internacional me encanta Pokey LaFarge, J.D. MacPherson y el último de Woody Pines, todos con un sonidazo clásico que tira para atrás, unos genios.

-Gracias por responder a esta entrevista. Si quieres añadir algo, ahora es el momento.

Pues daros la gracias por prestarme atención entre tantos compañeros, me siento un privilegiado y aprovechar para recomendaros que escuchéis este Acto de fe que tiene muchas entrañas y corazón puestos en cada pista y juzguéis por vosotros mismos, espero veros pronto en un concierto cerveza en mano. ¡Un abrazo!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.