La penumbra cubre Barcelona con la densa y fría niebla de INSOMNIUM

La penumbra cubre Barcelona con la densa y fría niebla de INSOMNIUM. El jueves sonó el despertador y me levanté con ganas, ansioso, y enérgico. Ganas de que la jornada laboral pasase rápido y volar con el coche hacia Barcelona y asistir a uno de los conciertos que más ganas tenía. INSOMNIUM. Uno de los grupos más en forma del momento personalmente con la propuesta que más me gusta. Me sentí muy feliz en Razzmatazz.

Delante un cartel honorando al Death Metal en todas sus variantes, desde el más melódico hasta el sofocante y apresurada versión de BLACK DAHLIA MURDER y una interpretación más prog, trash y heavy por parte de los también finlandeses STAM1NA. Estos últimos ya nos visitaron hace justo un par de años junto Omnium Gatherum y Skálmöld, y el descubrimiento aquel año ya fue agradable. Esta vez traían en la maleta un nuevo trabajo, el octavo en su cuenta llamando “Taival” y lanzado por Sakara Records.

Ante un público aun escaso para lo que sería el aforo total, los cinco de Finlandia aparecieron en el escenario sobre las 19:15. Media hora tenían para destilar su mejor versión y a pesar de un sonido no muy ajustado, lanzaron buenos temas, aunque faltos de contundencia y velocidad sobre todo estando acompañados en el cartel por quien estaban. Este conjunto yuxtapone diferentes estilos y en la velada de hoy me costó identificar su lado más melódico por parte de los teclados y de las guitarras. Cierto es que estaba en un lateral y eso pudo ser parte de la causa. Pese a ellos no se dejaron temas imprescindibles en su segunda visita a España. «Paha Arkkitehti» fue la inicial y “Enkelinmurskain” la que cerraría el set sin olvidarse de “Solar”.

La penumbra cubre Barcelona con la densa y fría niebla de INSOMNIUM

Pasada una media hora de espera, los siempre cumplidores THE BLACK DAHLIA MURDER. Los americanos con el “colega” Trevor y tras una largar carrera siempre saben lo que queremos recibir de ellos y sin titubear nos dieron su agresiva interpretación del death metal que recorre una línea muy fina entre géneros de los cuales su música comparte mucho. Consiguieron un sonido y un dinamismo sin esfuerzo muy propio de ellos. Nos abrasaron los tímpanos y los cuellos para ser honestos. Una buena multitud ya dispuesta en la “zona de guerra” porque en el segundo tema “Jars” ya había pogo con vasos espachurrados y cervezas que volaban.

Gran trabajo de Brian Eschbach siempre atento, serio con su cara de rabia y enfado plasmado en su forma de rasgar las cuerdas y muy presente en el tema “Warborn”. Con gran componente de grandiosidad, un gutural inconmensurable que demuestra el control vocal de Trevor y una amplitud de plano y una aturdidora batería. Ritmo épico de los temas y las explosiones constantes se suceden recorriendo parte de su carrera. Cómodo se siente el grupo y correspondiente el público que no para de zurrarse a base de mosh y wall of death y ciertas pinceladas de deathcore. Tras » Everything” y “Deathmask” cerrando, La multitud agotada tras una hora lamiendo cada gota de death metal con mucho picante que los americanos derramaron por sus manos hasta hundir la sala en un caos.

Nueve y media de la noche y mi verdadera motivación para estar en el recinto de razzmatazz este frío jueves es un motivo aun más gélido y melancólico. ¡No había visto a una de mis bandas de cabecera desde el año pasado! Un claro y placentero recuerdo, que quería renovar. Con su trabajo que, otra vez vuelve a ser uno de los mejores del año como en el año pasado fue “Winter’s Gate” los finlandeses se saben muy querido por los incondicionales.

Depresión, oscuridad, tristeza, melancolía y austeridad. Este es el aroma que se envolvía los primeros tiempos del concierto ¡Qué más se puede pedir! “Valediction”, tema de su nueva placa “Hearth Like a Grave” y gira que no cuenta con Ville Friman reemplazado con Jari Liimatainen, aportando dotes de guitarrista y coros. Después de haber disfrutado mucho el último álbum, “Heart Like a Grave”, lanzado el mes pasado por Century Media Records (crónica aquí) ya estaba en aderido a mi memoria y había escalado alto en el marcado de expectativas.

Gracias a mi fiel fisioterapeuta mis cervicales aguantaron ya que pocos momentos de descanso tuvieron. Sin embargo, algo me rechinaba al comenzar, sonidos lejanos de las voces. Sin rugidos no hay insomnio. La batería con el volumen y determinación con unos platillos regañando. Comunicativos, cercanos, el comandante Niilo, en su papel de líder, Markus haciendo poses de hard-rocker y demostrando que la guitarra es una extensión más de su cuerpo y complaciendo a los fotógrafos con sus colocaciones, batería y bajos pendientes de que no escapásemos de sus ritmos.

“And Bells They Toll”, mi canción favorita del último álbum y la voz de Niilo se quedó por detrás en cuanto a protagonismo si no el momento hubiese sido de traca. En la “agujero”, la audiencia era incontrolable aun cuando mostró su cara más doom en «Pale Morning Star».

Pausa, aplausos, vítores y regreso al escenario tras una vuelta completa del minutero. Muy rápido se nos está escapando de las manos este polvo dorado. Hay que aprovechar cada minuto y que el tiempo vuela a volar de forma normal. Presentación del su antiguo trabajo y el creo que fue su consagración Shadows of the Dying Sun en el 2014 y la magnificiente «While We Sleep”. Aquí, punto negativo por la propuesta acústica de “One For Sorrow” donde Markus y Jari se sientan solos en el escenario sobre dos taburetes y sombrero de vaquero sobre sus cabezas. ¡No enfríes el clímax! Tras “esto” regreso para despedirse con la homónima de nuevo trabajo.

Velada especial viendo la constatación de esta gran banda y como destilan su ya veintenario elixir y como interpretan los temas de trabajos anteriores con la evolución y crecimiento actuales. La atmósfera que INSOMNIUM brinda en el escenario no tiene igual. Apasionados y dedicados en sus maestrías que nos transmiten su mensajes con una oscura y cegadora claridad.

(Texto y fotografía : Miquel Raga)

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.