Entrevista con Alberto Cereijo de N.E.O

Entrevista con Alberto Cereijo de N.E.O. Uno de los guitarristas más valorados por el público español siempre ha sido Alberto Cereijo. Su labor en Los Suaves está fuera de toda duda, y ahora con N.E.O continúa ejecutando un rock de muchos quilates, potente, actual y con canciones que llegan. Para hablar de su último disco «Punto De No Retorno» y otros temas musicales, llamamos a Alberto Cereijo que nos atendió con su simpatía y amabilidad habitual.

Alberto Cereijo: «Lo importante es tener buenas canciones. Si no hay canciones, el resto es batalla perdida».


P: Buenas tardes Alberto, soy Edu de Rock In Spain. ¿Qué tal han ido las primeras reacciones del público y medios respecto “Punto de No Retorno”?
Hola Edu. Pues… los comentarios en medios y redes son positivos, pero de todas formas la repercusión es casi residual. Aunque es el segundo álbum de N.E.O, estamos todavía en ese paso de arrancar una nueva trayectoria y ves que la repercusión en redes y plataformas es todavía modesta. De todas maneras, eso no significa que no tengamos el mismo ánimo o más que si fuera de otra manera.
El rock es un tipo de estilo algo mas underground, y dentro de eso nuestra música donde intentamos hacer cosas algo distintas puede ser más underground dentro del underground (risas) , pero bueno, ahí estamos.

P: Con “Punto de No Retorno”, habéis mantenido ese hard rock directo, con buenos estribillos, fantásticos solos y mucho ritmo. Además, el disco tiene tu sello, el de uno de los guitarristas más reconocidos de España. ¿Es lo que buscabais?
Realmente hacemos lo que nos sale. La parte de los arreglos de los solos puede tener un poco mi sello por los años que llevo, pero lo importante es tener buenas canciones. Si no hay canciones, el resto es batalla perdida. El trabajo de toda la banda, es preocuparse en componer y arreglar los temas para llegar a tener buenas canciones, buenas letras y ya el resto hace que la sensación final tenga esta forma.
Sobre el sonido, en el mundo de la música hay cosas que son cíclicas, y sensaciones que van conectando entre distintas generaciones. Por ejemplo, en el rock de esta década vemos cómo cambia la estética sónica de los grupos para conectar con el público de ahora.

P: ¿Tienes algún método que suelas seguir para componer una canción? ¿Siempre sigues el mismo patrón?
Hay de todo. A la hora de componer los temas o los textos, mayormente es una labor que está compartida, tanto Diego, Pedro como yo, trabajamos por separado y en conjunto al mismo tiempo.
Hay temas como “Norte” o “Terapia” donde yo aporto el tema, y Pedro suma la letra, por ejemplo. En otros casos, trae Diego la estructura y el texto, y a eso le sumamos otras partes para darle forma… no es una cosa en la que haya un proceso mecánico. Cada tema surge o nace de uno de nosotros, y de lo que es esa primera parte, vamos dándole forma hasta que llegan al local de ensayo, y ahí es entre los cuatro cuando tras tocarlos, llegamos al resultado final.
El local de ensayo es un factor muy importante, a veces en casa te parece algo de puta madre, y luego llega al estudio y la sensación no es la esperada (risas). Es algo que nos pasa a todos, esa percepción de que en tu cabeza es una cosa y luego no es lo que esperabas.

P: ¿Es una cura de humildad para el músico, pasar ese examen de presentar su canción en el local de ensayo o en el estudio?
Seguramente. Como digo yo, hay que ser críticamente positivo. Evidentemente, esa intención por parte de todos de intentar hacer un plus más, hace que la canción vaya ganando cada vez un peldaño más. El no quedarse con la idea primigenia del tema, es una forma de no conformarse. A veces eso puede dar una sensación de incomodidad, si cambia algo que el músico pensaba que estaba bien, pero si el resultado final es mucho mejor, merece la pena.
Cuando compones un álbum, hay que centrarse en hace esas 8 o 10 canciones de la mejor manera posible.

P: Eso mientras se sigan haciendo álbumes… y no se acabe sacando únicamente temas sueltos.
Efectivamente (risas). Parece que estemos avanzando cuando realmente estamos involucionando. En los años 50 se sacaban singles de una única cara, luego se sumó la cara B… y luego ya apareció el LP que agrupaba varios de esos singles. Nosotros (y otros compañeros de otros grupos) de momento tenemos en la cabeza pensar en un disco completo: el orden de las canciones, la portada… pero no sabemos en qué acabará.

P: Es difícil saber qué caminos va a tomar la música en el futuro.
Bueno, la música es una cosa, y otra es la industria y comunicación de la música, cosa que no sabemos, o no queremos entender (risas). Nosotros somos unos transgresores y vamos a continuar así hasta que nos dejen.

P: Has sido además el productor del disco, ¿Alguna canción que tuviera mayor dificultad para lograr la toma definitiva?
Pues… bueno, de estos que te dan un poco más de guerra, diría “En El Aire” como productor. Hay un montón de cosas solapadas, y para darle forma fue algo más compleja que otras.
Por otro lado hay canciones que van encontrando su hueco como es el caso de “Demasiado Tarde”. Estaba dentro del álbum, pero en el proceso de grabación y mezcla empezó a adquirir una sonoridad que hizo que viéramos la necesidad que fuera el primer tema tras la intro. Nos servía perfectamente como presentación de todas las cosas que se iban a escuchar en el disco: riffs, estribillos, arreglos… es curioso como muchas veces te llevas sorpresas con unos temas y otras veces con otros.

P: Por lo que dices, escoger el orden de las canciones fue una de las últimas cosas que hicisteis.
Es curioso porque parece que cuando vas al estudio y tienes los temas preparados, ya vas con un orden establecido, pero luego cualquier proceso o paso que se va dando allí, va acomodando las cosas. Hay que tener la flexibilidad suficiente para escuchar a los compañeros y escuchar las canciones a ver como quedan, sin obstinarse en que tenía que ser como inicialmente teníamos pensado.
Por ejemplo, al hacer la producción cuesta ser objetivo cuando está terminado, y es bueno que otros compañeros con la cabeza más “limpia”, diga qué sensaciones les da. Al final todos tenemos que tirar en la misma dirección. Quiero aprovechar ahora que las cosas van bien en ese sentido (risas).

P: ¿Podrías decirme qué destacarías en lo musical de tus compañeros Diego, Tino y Pedro?
De Tino no puedo destacar nada porque llevamos tantos años juntos que no hace falta que nos destaquemos, solo con mirarnos ya sabemos qué pasa. Tener una relación de tantos años con alguien como Tino es una maravilla, genera confortabilidad. También es el que más caña da (risas).
Con Diego estupendo, tener a alguien que destaca tanto con el bajo como con su faceta de compositor y letras -ya que escribió casi todas las del primer disco y muchas de este segundo- es algo imprescindible para este tipo de formación.
Por último Pedro, entró con el primer disco terminado, era el más novato y eso hizo que tuviéramos que adaptarnos entre todos, pero se puso rápido a punto. Tras la gira de presentación, en el segundo ya ha estado más involucrado para aportar por ejemplo algunos de los textos. Las actuaciones en directo sirvieron para redireccionar lo que era la sónica de un disco a otro, y eso ha ayudado a darle forma a “Punto de No Retorno”.

P: ¿Existe relación entre el concepto del primer disco, “Objeto Cercano a la Tierra” y “Punto de No Retorno”?
Bueno, son independientes pero al mismo tiempo tanto la estética como el título siguen en la onda del espacio interestelar, intercósmico… un poco alejado del mundo en el que estamos.
De todas maneras, las letras de las canciones tratan de cosas cercanas a todos nosotros: temas sociales, movimientos migratorios…
El título del disco, “Punto de No Retorno”, puede tener muchas lecturas. Nosotros hemos llegado a este punto y ya sabes, somos gallegos, hemos llegado al sitio y no sabemos si vamos para arriba o para abajo, pero llegar hemos llegado (risas).

P: ¿Cuántas guitarras has utilizado para grabarlo?
Así calculando… cinco guitarras he debido utilizar. Evidentemente las guitarras de ritmo ya son dos, y luego para los solos y los arreglos vas cambiando y así luego en la mezcla esos cambios de timbre y amplificación hacen que sea más fácil.
Tener ese punto de separación y vibración permite que, aunque parece que todas las cosas estén muy pegadas, se diferencien. Trabajar con varios amplificadores y guitarras hace después el trabajo un poco más fácil, no es porque mole o por capricho, como muchos piensan. Si solo tienes una guitarra y un amplificador quedará igualmente de puta madre, pero si tienes más… alivias luego el proceso de mezcla y haces que en las tímbricas haya esa sensación de diferencia entre los instrumentos de la manera más natural posible, sin tener que abusar de ecualizaciones o plugins.

P: ¿Sigues dando clases de guitarra como profesor?
Sí, digamos que esa parte de cuestiones de índole educativo, las mantengo desde el año 2009 o quizá un poco antes, de una manera regular. Esto además forma parte del entramado de cualquier persona que se dedique a la música a nivel profesional, unas veces le puedes dedicar más tiempo, otras menos, dependiendo de los otros proyectos.
Si tienes mucha ocupación con tu banda, te deja menos tiempo, por ejemplo. Viene bien para estar al día, ver la repercusión de ciertos estilos… lo veo últil para estar conectado con el día a día que escucha o siente la gente actualmente.

P: ¿Algún alumno que puedas contarnos que haya llegado lejos?
Por suerte tengo gente que ha hecho muy buen trabajo. Un exalumno y amigo, Rubén Cores, es también endorser de PRS y trabaja en varios musicales en Madrid. Otro compañero, Ángel Paz, se graduó en Berkeley, preparamos el examen juntos… trabajó en Estados Unidos y ha vuelto a tocar en España también en musicales, enseñanza…colaboré también en un disco que sacó… Otro alumno que se fue a Londres y está allí trabajando, habiendo sacado un segundo disco mezcla entre rock y música celta, sobre la historia del camino de Santiago…
Y luego a nivel local, otros están trabajando en agrupaciones de música comercial muy potentes. Además, algunos de los que llevo ahora, yo creo que evidentemente podrá dar algún paso en este sentido. Contento, la verdad, porque ves que se puede ayudar a la gente y que funcione.

P: Debe ser un orgullo para ti, y para ellos tenerte de profesor.
Bueno, eso habría que preguntárselo a ellos (risas). Mejor lo dejamos en orgullo para mí (más risas).

P: ¿Qué planes tenéis de presentar el disco en directo?
Estamos con la oficina de contratación y la agencia preparando las fechas de presentación. No puedo adelantarte todavía las fechas, pero  yo creo que en noviembre tendremos ya los primeros conciertos, para llegar hasta marzo 2022 y presentar este segundo álbum. Empezaremos en Galicia, e iremos yendo poco a poco, sin prisas, pero es complicado para una banda como nosotros que tiene poco tramo de comunicación, y hay que administrar el espacio. Para esto tengo un refrán: “Vísteme despacio que tengo prisa”. Hay que mirar bien los desplazamientos pero bueno, yo soy joven y tengo tiempo por delante (risas).

P: ¿En qué punto se encuentra Los Suaves?
La situación es la misma que hace cuatro o cinco años, hemos quedado en ese estado de letargo, y la cosa se ha quedado así, flotando en el aire. Poco más os puedo contar al respecto de momento.

P: Para terminar, ¿Algún disco que hayas escuchado recientemente y quieras sugerir a nuestros lectores?
Cosas que estoy escuchando últimamente: Alter Bridge, me gustan mucho, Of Mice And Men los llevo escuchando desde hace mucho y me gustan, Mastodon, Papa Roach, Stone Sour que son un grupazo, Shinedown, Trivium o Disturbed que son referentes, Avenged Sevenfold… Mastodon me encantan porque tienen la virtud que hacen lo que les da la gana, y eso a día de hoy es algo a valorar.

Muchas gracias Alberto por atender a RockInSpain, y nos vemos en los escenarios.
Muchas gracias a ti Edu, estamos saliendo poco a poco de Galicia, así es que hasta que lleguemos a Valencia igual hay que esperar un poquito (risas). Pasito a pasito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.