BLIND GUARDIAN

Blind Guardian

BLIND GUARDIAN, padres y guardianes del metal épico alemán, vuelven a la carga con nuevo álbum de estudio, «At The Edge Of Time». ROCK IN SPAIN hemos tenido el inmenso honor de poder reunirnos con sus fundadores HANSI KÛRSCH y ANDRÉ OLBRICH para que nos hablen de su nuevo retoño y de la actualidad de la banda.

Primero felicitaros por este «At The Edge Of Time». Creemos que es un gran trabajo que gana mucho tras varias escuchas. Desde vuestro punto de vista ¿qué creéis que tiene en común con «A Night at the Opera» y «A Twist in the Myth» y en qué difiere?

HANSI: Pues como siempre. Intentas traer todas esas cualidades que han hecho a esta banda grande. Tiene un poco de «Opera», un poco de «Myth» pero también de «Nightfall» y del «Imaginations». Además intentas avanzar y aportar algo nuevo y hemos intentado progresar en hacerlo más impactante.

Hansi tiene una voz muy particular pero André también ha desarrollado una peculiar forma de tocar. Sus solos y sus melodías armonizadas son fácilmente reconocibles. Al grabar tantas guitarras en un disco ¿piensas en cuál de ellas es la línea principal, la que tocarás en directo, y cuáles las secundarias ó te centras simplemente en el tema?

ANDRÉ: Toco lo que quiero para hacer que suene bien. Siempre tengo un presentimiento, una intuición de como debe salir, si más agresivo, si más melódico, de como debe ir la armonía y luego más adelante, cuando ensayamos, decido cuál de las melodías es la más importante y, por tanto, la que tocaré. Así que sí, esto llega después.

Blind Guardian

Entonces, cuando componéis el tema ¿tenéis el directo en mente ó lo primero es la canción y luego ya os apañaréis?

HANSI: La canción es lo único. Nunca pensamos si luego será fácil ó difícil de tocar. Hemos conseguido desarrollar una metodología conjunta en estudio que se centra únicamente en la canción. Luego vemos cuales son los elementos representativos que deberían de estar en el directo. Tengo que pensar económicamente pues uso mi cuerpo como un instrumento y éste tiene sus límites.

Recuerdo que alguien me comentó, tras escuchar «A Night at the Opera», ¡este tipo nunca respira!

HANSI: Justo lo que te estaba diciendo. Tengo pocas pausas para respirar y mientras lo tenga todo bajo control no hay problema. Pero en directo nunca lo tienes todo bajo control con absoluta certeza y entonces comienza el dilema. Si no tienes suficiente aire, cierras tus cuerdas vocales y estarán dañadas tras tres ó cuatro conciertos y aún te quedan 20, 30 u 80 actuaciones más en la gira (risas).

La dicotomía de todos los cantantes.

HANSI: Claro. Y como yo tengo una visión de cómo debe de ser un directo, pues una vez arriba no reservo nada. He visto grandísimos cantantes en un paupérrimo estado de forma dar magníficas actuaciones, por cómo manejan el show y como transmiten y conectan con el público.

Pero nunca os habéis planteado en buscar un segundo cantante para los directos…

ANDRÉ: Otro súper-cantante en el autobús de gira ¡oh, no! ¡por favor! (risas).

HANSI: mmm… a lo mejor me gustaba y todo (más risas). No, en serio, tengo… déjame contar, dos, tres, cuatro personas cantando conmigo, haciendo los coros además del apoyo de la audiencia así que creo que no necesitamos algo así.

ANDRÉ: Si hiciéramos eso con la voz, tendríamos que llevar ocho guitarristas también (risas) y si continuamos, necesitamos 90 músicos más para la orquesta.

Ya que hablamos de la orquesta, ¿habéis pensado alguna vez hacer un tour focalizado únicamente en vuestra faceta céltico-medieval, actuando en teatros y auditorios?

ANDRÉ: Es una idea interesante pero creo que sería muy, muy caro. Necesitas al menos cuarenta músicos para la orquesta. Además, no hay muchos recintos que puedan acoger a todos esos músicos y para sufragar gastos necesitas que puedan acoger al menos unas dos mil personas, por lo que reducimos las posibilidades. Eso significa muchos problemas de logística.

HANSI: Existe un serio problemas con los recintos. Aquí en Madrid, por ejemplo, es muy obvio. Tenéis pocas salas de conciertos y son pequeñas… y encontramos el mismo problema en toda Europa. Nosotros necesitamos ese punto intermedio, ya sabes, aquel que te permita construir algo decente en el escenario pero que entonces no sea un estadio de fútbol.

Es totalmente cierto. No hay salas con una arquitectura pensada específicamente para optimizar el sonido de un concierto de música moderna, digamos con un rango del pop, pop-rock, rock ó metal y que luego tenga una capacidad para que 3.000 ó 4.000 personas puedan ver cómodamente el concierto. E imagino que encontraréis el mismo problema en otros países.

ANDRÉ: Exacto. No encuentras esa capacidad de 3.000 personas. Hay a lo mejor de cerca de 2.000 que es demasiado pequeño y ya a partir de 4.000 que podría ser demasiado grande. Es un problema.

¿Es quizás por eso que habéis dejado de tocar en ciudades menos habituales? Recuerdo haberos visto tocar en Algeciras hace unos años, durante la gira del «Imaginations».

HANSI: Está volviéndose más difícil cada vez. No podemos acudir a sitios con una capacidad de 1.000 personas en las que, además, no entra nuestro back-line, ni llenar terrenos abiertos para 10.000. Aquella vez fue muy divertido, era el segundo tour del «Imaginations from the Other Side» pero ahora sería imposible.

Una pena. Habéis colaborado en la B.S.O. de una película «In the Name of the King» y también aparece un tema vuestro en la secuela de «SACRED», el videojuego. ¿Hay algo más de esto en el horizonte?

HANSI: Me encantaría seguir haciendo cosas de estas. No es que lo necesitemos pero especialmente lo del videojuego era algo que queríamos hacer porque André y Markus son fans absolutos de los juegos de ordenador y les encantó la primera parte, así que estaban desesperados por participar en la música de la segunda (risas). Cuando nos salió la oportunidad la cogimos. No fue fácil porque nos pilló en mitad de la gira de «Into the Myth» pero al final salió bien. Es una experiencia que querríamos repetir.

ANDRÉ: Yo disfruté especialmente porque estamos evolucionando en las partes orquestales y crear esta especie de banda sonora fue muy gratificante. Creo que tengo la capacidad de escribir cosas así y tengo un enorme deseo de explorar y explotar esa faceta. Eso de ver una imagen ó una escena y componer algo acorde…

Es cierto que las partes instrumentales suenan cada vez más peliculeras. Y ya que estamos… ¿Es cierto que tuvisteis la oportunidad de participar en la Banda Sonora de la trilogía de «El Señor de los Anillos»?

HANSI: Estuvimos en contacto con ellos. Se suponía que teníamos que enviarles material que potencialmente podría estar en la banda sonora de El Señor de los Anillos pero nos pilló en plena campaña promocional y no pudimos desarrollarlo en ese momento y más adelante ya no tuvimos otra oportunidad. Pero el que hubiéramos conseguido enviar el material no significa que luego ellos lo hubiesen incluido. Y ahora que están trabajando en «El Hobbit», la discusión aparece de nuevo. Mmm… si nos preguntan, lo haríamos encantados, pero no vamos a ir detrás de ellos.

Pero seguís trabajando en vuestro proyecto orquestal. Tengo entendido que lleváis años en ello y que podría estar terminado para el 2012 y que aún no habéis decidido si saldrá bajo el nombre de BLIND GUARDIAN ó con el de otro proyecto paralelo.

HANSI: Sí, tenemos esa duda porque musicalmente encaja con BG pero no todo BG ha participado en el proyecto así que aún estamos indecisos. Tampoco queremos comprometernos con ninguna fecha porque ya ha sufrido tantos retrasos que…

¿Y hay algo de cierto en esos rumores que apuntaban que habías encuestado a algunos clubs de fans sobre posibles temáticas para un futuro álbum conceptual y que algunas de las propuestas eran «El Quijote» y «El Cid Campeador»?

HANSI: Me fascinan esa clase de rumores. Internet dificulta aún más discernir qué es real y qué no. Nunca preguntaríamos a los fans porque no conocen la música. Nosotros conocemos la música. Además, sería dificilísimo poner a tanta gente de acuerdo, hacer comisiones, etc. No, no haríamos algo así.

El nuevo álbum no es conceptual…

HANSI: No. Suelo dar un enfoque global a cada álbum y éste trata los viajes a través del tiempo pero no, no es conceptual.

Y el segundo corte «Tanelorn (into the Void)» ¿tiene algo que ver con aquél «A Quest for Tanelorn» del «Somewhere Far Beyond»?

HANSI: Si, claro. Están inspirados en el imaginario de Michael Moorcock. La antigua fue mas una visión global del mundo y la nueva está más centrada en la figura de El Campeón Eterno que ya fue mencionado por primera vez en la canción «Fast to Madness» (Follow the Blind).

Blind Guardian

¿Has jugado alguna vez al juego de rol de «Stormbringer» (ambientado también en los mundos de M. Moorcock»)?

HANSI: No, nunca he jugado a ningún juego de rol.

Es conocida tu pasión (Hansi) por las novelas de fantasía ¿Tú (André) también la compartes?

ANDRÉ: No, eso es cosa suya. Yo como mucho leo de vez en cuando a Lovecraft.

¿Y hay algo que hayáis leído recientemente que recomendaríais? ¿»Canción de Hielo y Fuego» tal vez?

HANSI: Esa me gustó y he oído que pretenden hacer una serie con ella y creo que funcionaría. Es una gran historia y mucho más cercana a la realidad que otras novelas de fantasía así que creo que puede hacerse. Puede ser más interesante para gente que no sea tan fanática de la «Espada y Brujería» porque todos los protagonistas son humanos y pueden sentirse vinculados a esos personajes. En el álbum hay algo de un libro llamado «The Innkeeper’s Song» de Peter S. Beagle, que es el autor también de «The Last Unicorn» y que participó en la primera versión animada del «El Señor de los Anillos». Es un gran narrador de historias con un gran estilo y que cambia las perspectivas. Me gusta mucho. En el libro del que hablo todo se reduce a un combate entre alumno y maestro y el talento desperdiciado por conocer a la gente equivocada.

Dado que vosotros dos componéis toda la música y Hansi escribe todas las letras, ¿Se podría decir que sois el auténtico corazón de Blind Guardian?

ANDRÉ: Para la galería sí. Y en cuanto a la composición también. Pero somos un equipo que necesitamos de todos nuestros miembros porque cada uno aporta una cosa distinta. Para cualquier cosa que hagas necesitas la colaboración de otros.

¿Habéis grabado todas las partes orquestales con instrumentos reales ó habéis recurrido al midi?

ANDRÉ: En «Wheel of Time» y en «Sacred Worlds» está todo grabado con una orquesta real y en «Curse my Name» creo que…

HANSI: Todo también.

ANDRÉ: Sí, todo también. Creo que solo en «War of the Thrones» conservamos la orquesta artificial en algunos puntos. El piano es un auténtico piano acústico y el resto también es auténtico.

¿Y a veces experimentáis con instrumentos raros, con percusiones medievales y esas cosas?

ANDRÉ: No, como puedo programarlo todo (risas). No, trabajamos con el ordenador y luego le pedimos a los músicos que lo toquen. Somos alemanes, somos muy cuadriculados (risas). A veces esto provoca conflictos porque a veces a los músicos encuentran muy difícil tocar lo que hace el ordenador (más risas).

Para terminar… ¿Algo más que queráis decirles a vuestros fans?

HANSI: Venid a los conciertos.

ANDRÉ: ¡Y aprenderos las letras! Que queremos tocar temas nuevos (risas).

HANSI: Si, claro les vas a pedir a ellos que se las aprendan cuando hasta yo tengo dificultades… Pero no os preocupéis, estoy estudiando.

 

Texto: Iván Díaz
Fotos: Javier Bragado