THE BACKSEATS “Shift & Try” 2011 – Autoeditado

humo-sapiens

Primer álbum de esta banda madrileña de rock sureño y ecléctico que ha gozado de gran acogida en la crítica musical, por saber tomar numerosos elementos que recuerdan a Springteen, Bob Dylan, Green Day… La banda de Rodrigo Paredes Álvarez y compañía conoce la historia del rock e intenta sacar lo mejor de ella a través de elementos urbanos y folk, o ese icono clave del siglo XX que es el automóvil.

backseats_rockinspain

Ahora que The Backseats ha triunfado con su primer disco, ha cerrado exitosamente una de las campañas de crowdfunding más interesantes del año en lo que a grupos de rock se refiere, y está con los pies en el estudio para su segundo disco, Matches, es un buen momento para reseñar Shift & Try. Este disco, que salió en 2011 y que nos deja abrumadoramente desactualizados, no debe obviarse, ya que por su calidad musical merece la pena sacar a la palestra, aunque sea a deshoras.

Prácticamente la totalidad de los medios especializados en música de este país le han buscado un hueco. Ya en su momento revistas como Musicópolis lo incluyeron en un exótico Top 10 anual (el de 2011) y algunos periodistas con algo de renombre quisieron detenerse en ellos. Y no es que The Backseats tengan por todo ello un apabullante número de seguidores, pero han conseguido, igual que bandas como Eldorado o Nothink, tener su audiencia propia; una audiencia inteligente y algo exquisita (acaso sea hoy la única forma de público posible).

The Backseats encarna muy bien esa dicotomía urbana-folk del rock moderno; con actitud pero sin entrar en cólera; agresivo pero sin salirse de los márgenes que impone la melodía. Su éxito puede radicar en el modo de integración de registros como el del grunge (en voces o riffs) a las apelaciones a la nostalgia bobdylaniana (en timbres como el de la armónica); o algún guiño country aislado que se entrelaza con el más moderno punk-rock a lo Green Day.

Están inmersos pues en esta familia engendrada por el abuelo blues, en la que no han sabido o no han querido emparentarse demasiado, dejándose llevar por relaciones pasionales con determinados géneros musicales. Aunque, como cantan en el quinto track, Fix, «everybody is waiting outside for you to come along and left the blues behind…».

De algún modo, al igual que me sucede a mí, muchos críticos musicales han visto quizá demasiadas pinceladas, influencias y detalles en The Backseats que tal vez no sean si no imaginaciones propias, fruto del continuum referencial en el que el rock avanza sin freno. O tal vez resulte inevitable la referencialidad. Epigonalidad lo llaman por ahí. Y es que a estos madrileños puede vinculársele con Springteen, Thin Lizzy o John Fogerty con total facilidad. Porque el peso de la historia de la música está en ellos de un modo que es mejor disfrutar que descifrar.

Más difícil resulta encontrar la etiqueta “indie”, tal y como la concebimos en nuestros días, pero que merodea cerca y que por tanto merece precisar, e imposible del todo es encontrar referencias del rock estatal. En este aspecto, se echa en falta alguna aventura con el idioma o las influencias. Porque, está claro, al rock moderno de nuestro país le sigue pareciendo un reto peligroso mirar su propia historia y tradición. Eso ha engendrado una España americanizada que vale, podría señalarse con dedo insidioso, pero que en el fondo es muy rica y variada, con bandas o cantautores que nos traen con cierto aire retroactivo lo que un día en EE.UU., la proa del barco, fue puntero.

Ese es el encasillamiento técnico-histórico necesario para entender el desarrollo musical de The Backseats. El encasillamiento subjetivo-simbólico sería algo más directamente relacionado con el rock sureño. O No. Tal vez no sureño genéricamente dicho, pero sí “un rock que suena dentro de un coche descapotable que se dirige hacia el sur en una noche de primavera…” Esa es la esencia. Un imaginario que sin duda nos resultará familiar, ¿no? El coche es el icono más potente que ha creado el hombre en los últimos cien años, especialmente como referencia a la libertad individual (y consumista). El asiento de atrás es sencillamente el mínimo paraíso necesario, al que nuestros cánticos ahora apelan. Desde aquél decadente American way of life irresponsable y por ello condenado, que inmortalizaron figuras como James Dean, se va construyendo una nueva cultura en la que el vehículo sigue siendo el mayor legado del siglo XX, por bueno o malo que sea, pero que no autoexcluye lo que el propio título de esta obra indica: un «cambia e inténtalo de nuevo». Nos movemos, evolucionamos, tomamos infinitas direcciones, y por ello, conviene saber de dónde venimos. The Backseats sabe de dónde viene su música y sabrá conducirla sin accidentes.

Rubén G. Herrera

Tracklist:

  1. The Hardest Part
  2. Colorado Springs
  3. Red Park
  4. City Skiline
  5. Fix
  6. Tomorrow
  7. A Different Way
  8. Strugglin’
  9. Mountains
  10. Sooner or Later
  11. Eleven

Miembros:

Quico: lead guitar
Diego: batería
Rodri: guitarra, voz, letras
Chalo: bajo

Colaboraciones:

Juan Blas Leal (Nothink)
Bajos grabados por Federico García Salazar.

Grabado en Westline Studios por Juan Blas Leal
Masterizado en Ultramarinos Studios por Victor García


Facebook

Web