QUINTA ENMIENDA «Ne Bis In Idem» 2010 Aldea Metal

quintaenmienda

QUINTA ENMIENDA
«Ne Bis In Idem»
2010 – Aldea Metal

quintaenmienda

Tracklist: 
01. Intro
02. Mi Libertad
03. El Viejo Codigo
04. Dulce Prisión
05. Oscuro Amanecer
06. Desde el Infierno
07. Exiliado
08. Prisionero
09. Quinta Enmienda

Miembros: 
Miguel (Guitarra y Voz)
Dani (Guitarra)
Sergi (Bajo)
Iván (Batería)
Patxi (Teclados)

Web

Myspace

Buen nombre para un grupo nacional y excelente portada donde podemos ver a una guapísima Noelia Herrero en una pose más que apropiada para una banda de estas características, con la fortuna de volver a encontrarla en una contraportada de igual gusto.

“Ne Bis In Idem” es la carta de presentación de una banda que bebe de las fuentes del Power Metal cantado en el idioma de Cervantes y que puede entusiasmar a muchos amantes del género pero también echará para atrás a los que estén un poco cansados de un estilo cada vez más degenerado y más cuando QUINTA ENMIENDA no aporta nada nuevo… salvo composiciones que pasan del aprobado, adquiriendo una notable en muchas de ellas, tanto a nivel musical como letrístico.

El trabajo consta de nueve canciones, ocho si quitamos la introducción,  y está producido y masterizado por Fernando Asensi y que a nuestro juicio no logra obtener un sonido idóneo para la banda a pesar de que los instrumentos suenan muy bien y la voz se entiende a la perfección pero personalmente prefiero otro tipo de sonido; supongo que esto es  cuestión de gustos.

Tras una Introducción sin título y que nos adecua el cuerpo a lo que está por venir, arremete con fuerza y garra “Mi Libertad”, un tema característico de Power Metal made in Spain, con unas guitarras sucias que abren paso a una voz sin demasiada potencia pero que se adapta a buen nivel a la composición. Su estribillo no engancha demasiado y aunque el juego de guitarras es interesante, acompañado de un teclado situado en segundo plano, no es de lo mejor de este disco. Sí me ha gustado la letra y la melodía de las estrofas, que apetece aprenderlas y cantarlas en la siguiente escucha. Buen solo de guitarra y excelente la intervención de los teclados que adquiere mayor protagonismo en la parte final de la canción.

“El Viejo Código” es el siguiente corte, con introducción incluida y que ofrece velocidad y potencia. A mi parecer, un tema mucho mejor que el anterior con ciertas reminiscencias a Tierra Santa en lo que a la forma de cantar se refiere pero esto suena  a QUINTA ENMIENDA lo mires por donde lo mires. Aquí nos encontramos con un estribillo mucho más bonito, con una guitarra de fondo veloz y usurpadora de la tranquilidad, que acaba desembocando en una intervención por parte de los teclados sencillamente magistral, de esas en las que uno debe quitarse el sombrero.

Sin pausa ni tregua nos llega “Dulce Prisión”. Gran comienzo con la voz de Miguel bajo la ausencia de guitarras, que una vez aparecen, convierten este tema en uno de los más preciados de todo el plástico. La composición de esta canción, como la del resto del trabajo, es compleja y meditada y no resultan ser canciones sencillas.

Se supone que a estas alturas ya hemos visto todo lo que QUINTA ENMIENDA tiene que ofrecernos: Canciones curradas  y rápidas, potentes, de buenas letras y aires power metaleros. Si hay alguna duda, “Oscuro Amanecer” nos vuelve a dar más de lo mismo. Si te han gustado hasta aquí, ya no te defraudará el resto. Los cambios de ritmo de “Oscuro Amanecer” y los muchos ingredientes que puedes descubrir tras escucharla varias veces, hacen entender mejor la esencia de  QUINTA ENMIENDA, que nos da la patada y nos enseña los dientes, comprendiendo que los muchachos son buenos en lo que hacen.

Lamentos de guitarra son el comienzo para “Desde el Infierno”, lo que nos indica que estamos ante lo mejor de “Ne Bis In Idem”. Las guitarras pueden recordarnos a Tierra Santa, algo más acelerados pero cuando surge la voz de Miguel uno se olvida de los riojanos y se sorprende con QUINTA ENMIENDA. Excelente melodía vocal, desacelerada por momentos en puntos álgidos. Gran guitarra solista y excelente estribillo. Hay discos que merece la pena comprar por una sola canción y éste es el corte que convierte el CD en algo digno de merecer. Nunca debería faltar este tema en sus directos. Alzo el puño y lo agito al viento mientras mis dientes apretados tratan de recordar las estrofas…

Esta claro que estos chicos no quieren que nuestros oídos descansen y, con un teclado aquí importante en los inicios, nos presentan “Exiliado”, con una buena cabalgada guitarrera y una letra hermosa. Demasiada importante la letra de esta y otras canciones como para fallar (y de qué manera) con el diseño del libreto porque o bien he perdido la vista o no logro distinguir bien las diminutas letras que aparecen en él, lo que no desmerece en nada  a otro de los temas más atractivos del trabajo.

“Prisionero” escapa de su celda con descaro y con una guitarra guarrera y muy riojana (¿?) Aquí tenemos, como sorpresa (y muy agradable por cierto) la voz femenina de Flor Luna, lo que le da cierta variedad a la canción, una canción que quizá tiene el mejor estribillo de todo el plástico y tal vez   la banda debería trabajar más en futuras composiciones, siguiendo la idea de “Prisionero” ya que estribillos de este estilo realzarían (y mucho) la calidad de las canciones. Con la potencia y la velocidad a la que ya nos tienen acostumbrados, la genialidad de los solos y la soberbia de las guitarras consiguen hacer un tema que entra a la primera y que es uno de los más recordamos de todo el plástico,  curiosamente el que menor minutaje tiene, ergo…

Acaban muy bien y lo hacen con, nueve minutos para “Quinta Enmienda”, un título que hace honor al nombre de la banda y que tiene la voz de Fernando Asensi en su introducción (puramente bestial). Rápido y potente. El tema que más se parece a Tierra Santa, por las estrofas, la forma de modular las palabras, pero que contiene todos los elementos que ya hemos encontrado en canciones anteriores.

QUINTA ENMIENDA no es la panacea ni son un diamante en bruto. Tampoco van a descubrir oro en la mina ni petróleo en el pozo pero es un grupo con agallas, que ha puesto sus cartas sobre la mesa y esas cartas a mí me gustan. Quizá no soy demasiado exigente, no lo sé, pero para los tiempos que corren, sorprende encontrarse con cosas así y no me arrepiento de no haberme descargado este disco sino de haberlo comprado (porque ni siquiera esta reseña en un encargo de ROCK IN SPAIN).

No sé si tendrán suerte en el duro y actual mundo del Metal. A mí, personalmente, me gustaría que sacaran otro disco y aguardaré con la esperanza de que así sea. Ellos lucharán y sus espadas se han teñido de sangre con este trabajo. Nadie te pide que te rindas a sus pies pues no son dioses ni reyes pero son músicos que han sacado un producto aceptable… corre el riesgo de prestar tus oídos a estas composiciones, quizá lo que oigas te haga torcer el gesto y decidir olvidar, o tal vez QUINTA ENMIENDA sea una razón para sentir el metal corriendo por el interior de tus venas, una vez más.

¡Usa la Quinta Enmienda, puede salvarte el pellejo!

José Manuel Durán «Rain»