Crítica de While Walking / WHILE WALKING

Crítica de While Walking / WHILE WALKINGCallum (que toca un instrumento que incluye guitarra y bajo conectado a un pedal de loop) e Ingrid (batería) forman este dúo barcelonés que comenzó su andadura en 2018. La grabación de este trabajo se llevó a cabo en Articwave Studio con la intención de plasmar, a la perfección, cómo suena el grupo en directo. Ellos mismos definen su música como post-rock y este álbum como un viaje que se va desarrollando a medida que suenan las canciones.

No les falta razón. «A new city for the first time» recoge muy bien esas sensaciones que tenemos al llegar a una ciudad distinta. En lo musical, el bajo y la batería marcan una línea rítmica sólida que se va abriendo hacia parámetros sonoros que conectan con el rock más actual, pero que no olvida las pinceladas de bandas como The Cure o The Clash.
«We went to Manchester» comienza como un medio tiempo y va añadiendo matices poco a poco. Nos recuerda a la primera etapa de las huestes de Robert Smith y a bandas de los 80. «Dear green place» es puro rock en vena, pura fuerza. Las líneas de bajo son eficaces y adentran al dúo en el terreno del progresivo, algo que, todo sea dicho, se les podría dar de maravilla.
«For our mothers» tiene el descaro de estar grabado casi en el salón de tu casa. Su aparente sencillez encierra todo tipo de giros sonoros que te van adentrando en el peculiar universo del combo. «Monday´s movie» nos ha sorprendido gratamente. El riff de tintes pop va creciendo, la batería a lo Phil Rudd lo engrandece y el final es casi una canción de AC/DC a un ritmo distinto.
«Happy lights» conecta con el rock americano más actual y podría ser un bombazo si le metieran voz en algún momento. «Carrer Astúries» es el nombre de la calle donde estos músicos se encontraron. La guitarra marca una melodía melancólica que se mezcla con otra más lenta y llena de matices. El resultado es un temazo que emociona a la primera escucha.
«Hello Sweden» mantiene el riff inicial para ir construyendo sobre el mismo el resto de su estructura. El ritmo es tranquilo, pero nunca pesado por lo que el corte refleja esas ganas de convertir cada canción en un viaje, casi en el episodio de una novela. Lo decimos sinceramente, que dos músicos tengan la capacidad de crear un universo sonoro propio no es nada fácil y menos todavía que un servidor se conmueva con un tema nuevo. Mi más sincera enhorabuena.
«Street art» tiene más ritmo, entra a la primera y se convierte casi en una confirmación de la adaptabilidad de estos genios para tocar palos que, presuntamente, les son ajenos, pero que dominan a la perfección. «Stop and enjoy the view» nos lleva a un atardecer en cualquier ciudad, a la caída del día, al repaso mental sobre las experiencias vitales que nos han llevado a donde estamos. La línea de bajo es magistral. La batería, siempre justa y acertada, encaja a la perfección. Es el mejor colofón a un disco tan potente.
Llegó la hora. Se acabó el más de lo mismo, el rock de centro comercial, las acusaciones sobre la mortalidad del rock o sobre la ausencia de bandas nuevas que merezcan la pena quedan pulverizadas totalmente con esta propuesta instrumental que llenará de magia tu cerebro. No solo son recomendables, sino también obligatorios para darte cuenta de que menos es siempre muchísimo más.
Temas:
1. A new city for the first time 03:44
2. We went to Manchester 04:57
3. Dear green place 04:35
4. For our Mothers 04:22
5. Monday’s movie 04:39
6. Happy lights 03:52
7. Carrer Astúries 02:49
8. Hello Sweden 04:26
9. Street art 03:45
10. Stop and enjoy the view 04:52
¡Saludos desde el confinamiento en Barcelona!
Ingrid & Callum 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.