SOLID RELAX PROJECT + INDIVIDUO ZERO + DRY RIVER, 3 de noviembre, Audio Rock (Madrid)

dry-river-audio-rockrubengherrera

Siempre es bonito asistir a la primera vez que un grupo prometedor toca en Madrid, la «ciudad de la música«, como el propio Ángel Belinchón, vocalista de Dry River, epitetaba en esta noche tan especial.

¡Bienvenidos al gran espectáculo de Dry River!

Han pasado once meses desde que los castellonenses Dry River publicaran su primer disco, El Circo de la Tierra, con Maldito Digital y desde entonces no ha parado de crecer la expectativa por esta banda (para mí, la mayor alegría musical del año). Tras algunos conciertos casi azarosos por la orografía española, donde destacó la breve pero esperada aparición en el festival Costa de fuego, ya tienen lista una minigira, que han denominado «Spain Progressive United Tour«, y que ha empezado por cuatro áreas importantes: Valencia, Madrid, Sevilla y Murcia, junto con Solid Relax Project.

SOLID RELAX PROJECT

Ellos fueron quienes dieron comienzo a este show en la vallecana sala Audio Rock. Nos encontramos ante un nuevo trío de instrumentistas muy virtuosos, cuyo nombre es una inversión, a modo de homenaje, de Liquid Tension Experiment. Homenaje que se hizo más evidente cuando versionaron su Paradigm Shift. En cualquier caso, canciones de este grupo como Trópico de cáncer o Quinta Dimensión recuerdan ampliamente a dicho supergrupo, como saben, formado por componentes de Dream Theater.

solid_relax_project_foto_ruben_g_herrera_rockinspain_ solid_relax_project_foto_ruben_g_herrera_rockinspain_2

Los manchegos Roberto Carlos Bravo, Alberto Guzmán y Francisco Mazuecos dejaron al público madrileño muy asombrado con sus largas piezas para el deleite: un viaje desde los más enfermizos cambios de ritmo o arreglos melódicos hasta pasajes más ambientales y evocadores, al más puro estilo King Crimson o Pink Floyd. Roberto hizo verdaderas virguerías no sólo en sus tres teclados, sino también en un sintetizados de smart-phone, como buen seguidor de Jordan Rudess.

solid_relax_project_foto_ruben_g_herrera_rockinspain

Con la llegada próxima de lo que será su primer larga duración, SRP son un gran respaldo a la gira de Dry River. SRP cuentan entre sus experiencias con exóticos experimentos como la Orquesta Daiquiri. Serán sin duda músicos que darán mucho que hablar en 2013, por agotada que suene esta expresión.

INDIVIDUO ZERO

Les sucedieron Individuo Zero; un contrapunto algo más contundente y de marcado carácter más moderno. Capitaneado por la vocalista María Cigés (ex-Doctor Muerte y ex-Liquid Sun), una hiperactiva muchacha con una voz muy potente, que daba el importante elemento performativo y visual al grupo, cuyos músicos eran más dados a formas de shoegaze o sencillamente un underground introspectivo.


Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_10 
Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_10_


Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_5

Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_7

Esta banda recuerda abiertamente a Skunk Anansie, aunque la comparación les ensombrezca, pero porque María hace mucho por recordar a Skin, su homónima en la famosa banda británica. María presenta una personalidad dual: es una agresiva femme-fatale cantando, mas una entrañable persona a la hora de hablar. En cuanto al sonido, ellos mismos se consideran cercanos a Guano Apes, Kidneythieves o Soundgarden, pero poseen canciones muy atractivas para el directo como Resistencia, La Sed o 114.

DRY RIVER

Mientras Dry River montaba su equipo tras el telón (un irrisorio telón que solo alcanzaba a cerrarse a la mitad, dejando a la vista un montón de culos inquietos en el escenario), se intuía un entusiasmo muy grande, no en los culos, sino en los rostros que asomaban y hacían bromas. Además el grupo tuvo el gran acierto de traer consigo dos animadores vestidos de payasos, que no solo amenizaron el intermedio, si no que llegaron a robarle un gran protagonismo a la banda. Fue, mayormente, durante el poderoso hit que es el medio tiempo Se lo monta bien.

 
Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_17
Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_20
 

Además del arranque de la canción, con un aluvión de enaguas, bragas, y otras prendas menores, Ángel llegó a comentar, ante el fervor del público, que parecía que hubiera dos conciertos, uno arriba y otro abajo. Esto se debió mayormente al gran número de fans que habían acompañado a Dry River desde las Pedroñeras, lugar de origen de Ángel Belinchón. Un público femenino que dominó la sala y mantuvo a un lado a casi todos los hombres.

Esta fue una de las sorpresas que la banda nos traía preparadas, pero ni de lejos la única. Su directo tiene la capacidad de combinar el virtuosismo del disco, los complicados coros a cinco voces, los múltiples arreglos a doble piano, clarinete o a tres guitarras, siempre sin restar importancia a la puesta en escena a lo Gran Circo, o los aspectos más propios del rock clásico: actitud, solos, coros con el público… Dry River consigue llevar al escenario el concepto de “obra total” como nunca en mi vida he visto, al menos a pequeña escala (de momento su gira está planteada para pequeños aforos como el de la sala Audio Rock). Hay, por lo tanto, que acudir a grandes como Queen para establecer cualquier tipo de comparativa, que aún así resultaría injusta e irregular.

Y es que a estos señores se les da bien todo. De Dry River, como del cerdo, se aprovecha todo. Es un grupo que consigue cautivar incluso en cada publicación en medios especializados o cada entrevista que les hacen. Siendo así, harían falta infinidad de miradas para hacer una crónica detallada del espectáculo y todos sus pequeños detalles. Detalles como los bailes de Ángel, la precisión de Matías a la guitarra, los recursos de Martí Bellmunt en piano e instrumentos de viento, el torrente percutivo de Pedro Corral. Detalles que pueden quedar como meras anécdotas, como la increíble autonomía del dedo meñique derecho de Carlos Álvarez. Fíjate tú que tontería, pero que llevó las manos a la cabeza a más de uno; como al periodista radiofónico Alvarzeus, que no dudo en inmortalizar en vídeo un primer plano de tal cosa; o las idas y venidas del fotógrafo del webzine MetalCry, Alex, alucinado por el espectáculo de imágenes que se sucedían.

Pocos fuimos los medios que cubrimos el evento, lo cual me resulta simplemente indignante.

Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_16  Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_24  Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_13 Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_23

se podría hablar dedada músico por separado, pero me voy a detener esta vez en Carlos Álvarez; un músico tan completo (entre su experiencia, nos consta: Adesiara, Camel Hoof, Pelargonium, Marea Negra, Desleal, Artur Álvarez, The Veterans, Bellisima Orquesta, Supermagic Orquesta…), que probablemente todo el público de este concierto sobrentendió la broma de Ángel Belinchón a su compañero, al acusarle por equivocarse en un coro.

Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_22

Y es que fallitos, si se les puede llamar así, hubo: como la falta de coordinación en algunos momentos entre animadores-payasos y músicos. Pero fueron resueltos con improvisación, otra gran faceta de estos señores. Los atuendos del grupo fueron también la causa de numerosos problemas. A Ángel se le enganchó un sujetador («esto engancha más que la heroína», declaró, de manera muy gamberra) O ese bigote postizo de un muy serio Matías, mal colocado durante todo el concierto…

El público también fue un gran protagonista, como adelantaba en lo sucedido con Se lo Monta Bien. Fue gracioso escuchar a un personaje gritar constantemente «¡iepa, iepa, iepaaaa!»; a las chicas bailar como locas; o a toda la sala cantando el cumpleaños feliz a Martí. Dry River elaboró un setlist ajustadísimo: tocaron todo el disco salvo dos canciones, las que realmente menos encajan en un directo: Soledad y Nuevos Tiempos. Y nada de versionesBueno, salvo un amenazante amago de tocar esa nueva canción viral de nuestros días: el Gangnam style.

Además, han conseguido darle numerosos retoques a sus canciones, para hacerlas todavía más punteras: entre esos cambios destaca la presentación a lo «circo máximo», en la sección instrumental de Pequeño Animal; o ese gran grito gutural de Carlos en La Mujer del Espejo; o esa (horrible) muñeca de trapo que es la abuela a la que va dirigida la nostálgica canción

Tierra.

Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_15

Cada canción fue un mini-show, por lo que es imposible no salir con una enorme sonrisa y el espíritu cargado de esperanza. ¡Larga vida a Dry River!

Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_11
Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_26
Dry_River_Individuo_Zero_Solid_Relax_Project_Audio_Rock_Ruben_G_Herrera_27

http://www.dry-river.com
http://www.individuozero.com
http://www.myspace.com/solidrelaxproject

Setlist de Dry River:

1. Intro / Pequeño Animal
2. Aunque sin Ti
3. Tierra
4. Quédate un Rato Más
5. Se lo Monta Bien
6. El Circo de la Tierra
7. La Llave del Sol
8. La Mujer del Espejo

  • Texto: Rubén G. Herrera y Esther Perdomo
  • Fotos: Rubén G. Herrera