Volbeat disipan dudas y muestran solidez en Barcelona

Volbeat

Fotos de archivo: Marc Laplana

VOLBEAT disipan dudas y muestran gran solidez. Crónica del concierto de VOLBEAT junto a BARONESS y DANKO JONES en Barcelona. Sin ser un gran fanático de los daneses cierto es que disfruto con sus trabajos y he de confesar que tenía ganas de verlos, porque de las anteriores oportunidades guardo un agradable recuerdo. Así que desde temprano ya estaba dentro de la sala para tener un buen puesto de visión y poder disfrutar del concierto.

Puntual salió DANKO JONES a empezar su show. Digo show porque Danko es un showman de primera que sabe reclutar la atención en el escenario. Ejecutó un set rápido por solo contar con 45 minutos sin obviar su parada obligatoria para refrescarse. Pero no con agua, que la que probó y le supo desagradable, si no por aquel líquido blanco, que yo, como valenciano corroboro, ¡Está delicioso! La orchata. Curioso es ver al canadiense hablar de las bondades y el saber hacer del “Tio Che”.

El sonido de razzmatazz 1 siempre está en tela de juicio, y así una vez más cargó de motivos a los escépticos. No sonó como era debido, pero el público que ya llenaba la mitad de la sala, seguía el concierto con atención y correspondió con entusiasmo cuando sonaron temas como “Born in Hell” o “My Little Rnr”.

Cambio de atuendo en el escenario y a las 19:30 empezaba BARONESS, recibidos con mucha más efusividad que Danko y además con más gente dentro de la sala. Mejora de iluminación pero no de voz en los primeros temas. Sonido muy enlatado recordando a los viejos casetes.

Hago un inciso para comentar el tamaño de las baterías y la disposición porque me resultó curioso cuanto de importante son los galones. Al inicio de la velada, tres telones tapando tres baterías.. Una a ras del suelo y pequeña, doméstica diría, para Danko, una más grande y levantada unos 20 cm del suelo para BARONESS que sonó más contundente… Y la grande a modo de gigante encadenado, la de VOLBEAT. ¡A ver como ruge! Pensé.

Me gustó mucho BARONESS por su actuación en vivo pulida y con un surtido de canciones contundentes, directas y de armonías elegantes, llamando la atención de una gran parte de la audiencia que al final quedó encapsulada dentro de su burbuja.

Uno de mis temas favoritos “March to the Sea” llegó temprano y arrancó los primeros gritos y cantos del público. Curioso detalle, el cantante con una camisa de Amenra. ¡No tiene mal gusto el sr Baizlei!

Me da pena que BARONESS no haya disfrutado del sonido excelente que merecen sobre todo para esos pasajes más experimentales, progresivos y detallistas. Para poner un ejemplo.. el comienzo de “If I Have to Wake Up” en la que la segunda voz de Gina era inapreciable. Para abollar nuestros tímpanos y para encauzar el flujo hace el final “Shock Me” , “Isak” , “Take My Bones Away”.

Volbeat

Fotos de archivo: Marc Laplana

Turno de Volbeat

Tras la cancelación en Belfast de VOLBEAT por aparentes problemas de garganta y tras las crónicas del viernes en Madrid, una sombra negra en forma de duda sobrevolaba la grande de razz. Pulsen lo tendría complicado si no se esforzaba en el duelo de frontmans e interacción con el público. Jones es un bromista empedernido y John Braizlei una persona con hiperactividad y de alto voltaje contagioso.

Primer tema y aguanta la voz, rasca un poco y se contiene el los agudos. Caggiano sabía que su guitarra no estaba fina y cambió rápidamente a los pocos instantes. Buen ritmo llevan los temas. Mucha velocidad. ¿Y la garganta de Pulsen? Fusionando uranio y desprendiendo energía a raudales. Ahora sí que gruñe fuerte la batería y por fin el está sonido bien balanceado y ecualizado.

Tener a Mr Caggiano al lado es tener una malla anticaídas. Gran protagonismo de Rob quedándose solo en mitad del escenario.. eso sí.. semblante de toma que mástil tengo y como lo domino. Saludo a Barcelona y la canción tierna de su repertorio en inglés, no la danesa “For Evigt”. Todos querían inmortalizar el momento con su teléfono y el correspondiente vaivén de Brazos. Momento que justifica estar allí. Todo es hermoso y jubiloso.

Guitarra acústica en las manos de Michael y la esencia del venerado Jonny Cash muestra su aroma para introducir “Sad Mans Tongue”. Salida de DANKO JONES para colaborar con “Black Rose”.

“When We Were Kids” pasó sin pena ni gloria, pero llegaron “Fallen” y “Seal the Deal” al rescate con una gran acogida y respuesta. De su último trabajo nos colaron hacia el final y despedirse para los bises “Last Day Under The Sun”.

Para la vuelta la contundente y aplastante “The Devils Bledding Crown” que sonó soberbia con la sala completamente entregada y desbocada. “Still Counting” y apagada de luces.

A pesar de que la interacción con la multitud es escasa a veces, ni una sola persona se perdió durante su set. Aplaudieron, vitorearon y bailaron cada uno de sus compases. En general, VOLBEAT es una de las bandas de metal más sólidas que se pueden ver en vivo y no dudaría en volver a verles.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.