Crítica – SHALLOW WATERS – «𝐀𝐥𝐥 𝐂𝐨𝐥𝐨𝐮𝐫𝐬 𝐁𝐥𝐮𝐫 𝐓𝐨 𝐎𝐧𝐞»

LSHALLOW WATERS a banda de Mondragón se caracteriza por ejecutar un post black metal melódico con pasajes doom que demuestran la pasión que siente por las distintas corrientes del metal. Arranca el disco con «Bearer Of Bitter Sorrow», un corte que deja muy bien delimitados los parámetrossonoros de este trabajo y que destila energía, elegancia y potencia a partes iguales.
«Cyclops» es más bien un medio tiempo que entronca con el doom y con el metal clásico, su prisma es distinto al del tema anterior, lo que dice mucho del esfuerzo del grupo por explorar todo tipo de terrenos sonoros. «A devious walk» también tiene bastante del metal de siempre e incluso de hard rock en cuanto a la estructura. Es uno de nuestros cortes favoritos gracias al control de la potencia y al equilibrio entre los distintos pasajes sonoros.
«Retrofuturistic circle» tiene un inicio tranquilo bastante progresivo, incluso recuerda a Rush en algunas partes, y poco a poco va ganando enteros hasta convertirse en una gema escondida. «Everlasting shadows» va a sorprenderte porque se apunta al hard rock melódico más clásico con ráfagas de black metal. La mezcla es tan explosiva como recomendable.
«All colours blur to one» es el tema título por varios motivos. El principal es que refleja a la perfección las cualidades de la banda. Nos recuerda a Fear Factory gracias a varios fragmentos melódicos de enorme interés. «Whisper of a dying soul» es caña sin piedad desde la primera nota, lo que convierte al tema en un reencuentro sonoro con las raíces de la banda.
«11 stairs to despair» (con Andrés Pestana) es un guiño a todo lo que puede hacer la banda al olvidarse de los límites de los géneros que dominan. Vuelven los tintes progresivos para marcarse un excelente tema. «Golden cage» es un corte que está a la altura de las mejores bandas del metal gracias a su empeño en no quedarse en lo establecido y en ir un paso más allá para conseguir la mejor canción posible.
La final «Blown by the winds» (con Joan Esmel y Beatrizze) es una invitación a catar otro tipo de propuestas sonoras en las que primen la melodía, la instrumentación y la musicalidad. Se podría considerar el «Planet caravan» de esta interesante propuesta.
Sin inventar nada, el grupo desempeña una encomiable labor en lo que respecta a forjar canciones con personalidad en las que se mezclan distintos aspectos destinados a su enriquecimiento. Es tan variado que en cada escucha apreciarás algo nuevo. Muy recomendable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.