Crítica de Tarque de Carlos Tarque del sello DRO East West

Crítica de Tarque de Carlos Tarque del sello DRO East West

Foto: Wikimedia // Carlos Delgado; CC-BY-SA 3.0

Siempre que se nombra a Carlos Tarque se nos viene a la cabeza una de las bandas de rock más importantes de la historia musical de España, M Clan. Sin embargo, en esta ocasión hablaremos en exclusiva de Tarque, ya que ha lanzado su primer disco en solitario tras veinte años trabajando con la banda murciana que él mismo creó.

Los fans incondicionales de M Clan, que estuvieron este enero en Madrid, no deben entrar en pánico. Carlos Tarque no ha abandonado el grupo, sino que ha compuesto este disco a modo de autorrealización, para poder sacar de nuevo su parte más salvaje. Es lógico pensar que tras la creación del último álbum de M Clan, en el año 2016 bajo el título de Delta y con una clara influencia folkie, Carlos Tarque necesitase liberar toda la electricidad que lleva dentro.

En líneas generales, este nuevo trabajo respeta las estructuras clásicas del rock and roll, pudiendo encontrar reminiscencias de todo tipo de bandas. No es que Tarque copie o reutilice ideas de bandas míticas, sino que se quita veinte años de encima dejándose llevar por sus primeras influencias como Led Zeppelin, AC/DC, los primeros Whitesnake, The Rolling Stones, Los Rodríguez, Hendrix o Tom Petty. Aunque quizás, el grupo que más podemos escuchar dentro de las diez canciones del álbum sea The Black Crowes. La influencia de la banda de soul/blues y rock and roll de Atlanta es algo que puede pasar desapercibido para el gran público, pero es tan grande que cuando Tarque y Ricardo Ruipérez decidieron fundar la banda le pusieron el nombre de Murciélagos, más tarde Murciélagos Clan y por último M Clan. Esos murciélagos venían precisamente de los Crowes. Ya han pasado muchos años desde que Tarque y su banda abandonaron el anonimato en Murcia para, al más puro estilo Moneymaker, convertirse en uno de los grupos más importantes del panorama rockero español. En este primer disco en solitario, el cantante y compositor se quita la responsabilidad de la fama ganada con kilómetros y kilómetros de carretera a sus espaldas y comienza prácticamente de cero.

Con su amplia experiencia sobre los escenarios tenía claro lo que quería hacer, volver a los orígenes y organizar un disco que pivotase sobre cuatro ejes: una batería simple y a la vez contundente (Coki Giménez), un bajo sin virtuosismos (Chapo González), su voz y la Les Paul y los Marshalls del conocidísimo Carlos Raya, quien a su vez también es el productor del álbum.

Entrando en materia, el disco nos presenta un número considerable de temas rápidos y ásperos. La primera de las canciones se titula “Bailo”, y no es casual que esta canción abra la obra, puesto que es la perfecta carta de presentación. La guitarra de Carlos Raya y la voz de Tarque, totalmente reconocible, llevan el peso de la composición en la que se complementan a la perfección Chapo y Coki. La temática es alegre y nostálgica, completamente paradójica, “bailo pero te extraño”. El solo, cargado de slide, también remarca la importancia de la música sureña en la composición del álbum.

La siguiente canción, “Ahora y en la hora”, comienza con un ritmo más bien pausado para ir, poco a poco, aumentando el tempo al compás de la voz de Tarque hasta llegar a una velocidad frenética que hará bailar a toda la sala de conciertos o, por lo menos, mover la cabeza al ritmo del bombo de la batería. Esta canción es tal vez una de las mejores interpretaciones de Raya, ya que consigue recordarnos a Hendrix en varias ocasiones, a veces de forma disimulada y otras de manera explícita, puesto que al final del tema hace tal cual el fraseo de “Hey Joe”.

“Heartbreaker” continúa la estela marcada de las canciones anteriores, aunque más melódica y menos rebelde gracias al toque country que define la guitarra en varias ocasiones. Para romper con esa estructura de estilo Americana, Tarque vuelve a poner la carne sobre el asador en “Donde nace el R&R” en la que, como bien indica su nombre, se hace una descripción de diferentes tópicos de la historia de este género; “aquí es donde nace el R&R, pisar la cumbre no tengo elección”.

En la siguiente canción, “El diablo me acompañará”, se narra una historia de lo más rockera en la que Torque, de una manera pausada bajo una batería muy marcada, utiliza el tópico de la relación entre el demonio y los cantantes de rock y blues. La guitarra pasa desapercibida hasta el solo, en el que Carlos Raya utiliza el wah wah de una forma muy expresiva.

Otro de los lugares comunes del blues, la soledad, se ve reflejada en la siguiente composición, “Lobo solitario”. Una canción lenta y armónica en la que se escuchan coros muy relacionados con el gospel clásico. “Juicio Final” sigue un poco la estela de la canción anterior, lenta, con coros y con temática de lo más blusera.

Mención especial merece la siguiente obra, Janis, Amy y Billie, en la que se rinde homenaje a tres de las grandes compositoras y cantantes de la historia reciente de la música. Janis Joplin, Amy Winehouse y la musa del jazz, Billie Holiday.

El disco termina con dos canciones fuertes en lo rítmico y en lo referente a la letra para cerrar la obra como se merece. “Electroshock” tiene uno de los mejores solos de todo el álbum, que no destaca por su velocidad sino por su capacidad expresiva que se enlaza con los acordes marcados y perfectamente acompasados con la sección rítmica. Cactus en el corazón es la última de las diez composiciones y compagina el blues desgarrado con otras variantes cercanas al hard rock.

En términos generales observamos un disco perfecto en lo estilístico, no se sale de camino y siempre tiene la dirección esperada, por lo que pese a los miedos y las presiones lógicas que suponen hacer un álbum en solitario con el nombre de M Clan detrás, Tarque consigue satisfacer a los fans necesitados de la vertiente más dura de su carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.