Entrevista con Manuel Ramil de Adventus

Entrevista con Manuel Ramil de Adventus. Tras unos meses de turbulencias tras la salida de los músicos que grabaron los dos primeros discos de Adventus, Manuel Ramil, afamado teclista, productor y alma mater del proyecto, reunió una nueva formación de muchos quilates para grabar su tercer disco, ‘Lo Que Trajo El Viento’ y poder salir, por fin, a presentar en condiciones las canciones de sus 3 álbumes. Os dejo con esta amplia charla con un gran conversador que explicó las cosas con la simpatía a la que nos tiene acostumbrados el bueno de Manuel.

Manuel Ramil: «Llegó un punto en el que sentí que casi me veía en la obligación de escoger entre Mägo de Oz o todo lo demás»


P: Hola Manuel, soy Edu de Rockinspain, ¿Cómo estás? ¿Ya en modo promo?
Hola Edu, pues muy bien. Sí, he estado en Madrid un par de días, haciendo entrevistas en persona con los medios de Madrid, he estado en ‘El Vuelo del Fénix’ de Radio 3, y ahora pues pues eso, currando aquí en el estudio y con tres o cuatro llamadas y videollamadas diarias. Tengo un listado de entrevistas bastante potentes y encantado de que así sea. 

P: Tres años han pasado desde que hablamos para presentar el primer disco de Adventus, y en este tiempo has grabado tres discos, con cambio de formación total incluida. Qué 3 años más intensos, ¿No?
Sí, bueno, con Adventus y alguna otra cosa que que había por ahí. Respecto a Adventus, han sido tres discos en tres años o tres años y poco, y bueno, pues sí, con ese cambio de formación que evidentemente ha parado o ha supuesto ahí unos meses de de estar un poquito en standby, pero bueno, yo no sé estar quieto y tenía muy claro que esto yo quería sacarlo adelante y que quiero el año que viene que me llames para hablar de un nuevo disco (risas), afianzar el proyecto y que traiga muchas alegrías.

P: Para introducir la situación para quien no la conozca, has tenido que elaborar una nueva formación tras la salida de los músicos que te acompañaban en los dos primeros álbumes. ¿Has averiguado ya cuál fue el detonante de que abandonaran el barco?
Realmente no. No es que haya una conversación pendiente, porque no es algo que ahora busque ni quiera, pero bueno, pues faltó una conversación explicando el por qué realmente.

P: ¿Pensaste tirar la toalla?
A ver, no es que sintiese en ningún momento que iba a tirar la toalla, pero sí que es verdad que sentía que necesitaba que las cosas se asentaran un poco y ya llegaría el momento de retomarlo. En ese momento, a tu alrededor tienes gente cercana en lo musical, como Carmelo y Jesús de Duque Producciones que no me dejaron bajar el ánimo ni un momento. La gente de Maldito Records también estuvo en todo momento dejando claro que estaba ahí su apoyo y luego bueno, pues en lo musical tengo por suerte mucha gente cercana, amigos, llamadas, conversaciones dándote ánimos, intentando un poco hacerte ver las cosas con perspectiva, aunque evidentemente, por muy bien que quieras estar y por mucha gente que tengas cerca, es una buena hostia que te llevas un día sin verla venir.
Pero bueno, lo que te digo, tenía claro que habría que dejar pasar el tiempo necesario, no sabía si seis meses o seis años, pero llevaba demasiadas energías invertidas en Adventus y demasiadas ilusiones ahí metidas como para dejarlo caer. 

P: Antes de hablar del último lanzamiento, me gustaría que nos contaras algo acerca de ‘Saudade’, un disco del que no pudiste hacer apenas promoción.
La verdad es que es un disco que me encanta. De hecho, si me tuviese que quedar con uno de los dos primeros, yo creo que me quedaría con ‘Saudade’. Después de los conciertos con Avalanch o Delalma, es típico que se me suele acercar mucha gente, en su momento para preguntar por Adventus, que cuáles eran los planes, cuando anunciábamos la formación…y al hablarme de la música, esto me ha gustado, no me gustó aquello… mi percepción con un poco de distancia en el tiempo es que ha gustado más el segundo que el primero, incluso a mí personalmente es así. Y creo que también es verdad que en ‘Saudade’ hay como insinuadas ya unas cuantas cosas que están en ‘Lo que Trajo El Viento’. Es curioso porque creo que hay más similitudes entre el segundo y el tercero, siendo formaciones diferentes, que entre los dos primeros discos siendo la misma formación.
Sobre la promoción, evidentemente pasó lo que pasó con el disco a tres días de salir o algo así, no recuerdo exactamente. Y bueno, pues claro, es como: hostia, sientes un poco de dolor, ¿no? De que se va una parte del trabajo a la basura, pero bueno, realmente no se va. Hubo algo que duele, pero que al final te hace más fuerte también. Y bueno, pues en ello estamos, a puntito de presentar disco y de presentar temas de ‘Saudade’ también en directo, por supuesto. 

P: Por lo que dices, el cambio de vocalista no afecta a tu manera de componer para Adventus.
Sí, bueno, en las entrevistas que llevamos estos días me lo han comentado bastante y es que es verdad que bueno, aquí le toca al teclista ser el compositor. ¿Y qué ha cambiado? Pues ha cambiado todo (risas), excepto el teclista de la banda, y ha cambiado lo que es más definitorio de la personalidad de una banda que al final es la voz. Evidentemente hay una personalidad que sigue ahí, una esencia que sigue ahí, incluso yo creo, y mucha gente que ha escuchado el disco entero me lo ha dicho, creo que en ese sentido hemos ganado. La banda tiene una personalidad ahora mismo mucho más clara y mucho más marcada con la voz de Diego.

P: ¿Cómo llega Diego Valdez a ser el nuevo cantante de Adventus?
Bueno, yo a Diego le conocía y admiraba musicalmente. La verdad es que siempre me había llamado muchísimo la atención su voz, me parece que tiene una personalidad brutal.
Y luego, digamos que se le conoce un poco por esa parte más desgarrada y más agresiva ¿no? Y es como una apisonadora de hombre cuando se pone a cantar con ese con esa garra. Pero luego tiene una parte que quizás se le ve menos, aunque está muy presente, que es la sensibilidad que tiene al cantar cosas un poco más sutiles, un poco más íntimas, más teatralizadas, quizá. A mí es alguien que desde el principio me llamó muchísimo la atención y cuando pasó esto tenía claro que iba a ser la primera opción o una de las opciones, porque al final tampoco puedes dar por hecho nada(risas).
Hablando con la gente de Duque Producciones cuando las cosas se calmaron un poco y empezamos a ver las opciones de remontar la formación, Diego estaba arriba del todo de los nombres encima de la mesa. Y bueno, cuando estábamos empezando con esto y hablábamos de él, viendo sus vídeos y escuchándolo, una amiga en común contactó con nosotros para decirnos que su amigo Diego Valdez, no sé si lo conocéis, se ha enterado de esto, conoce a la banda y le gustaría hacer una audición o lo que sea. Yo dije: hostia, pues es que estamos hablando justo de él (risas), entonces bueno, fue como juntarse un poco el hambre y las ganas de comer (más risas). Él estaba al tanto e intentó llegar a nosotros y nosotros estábamos en el mismo proceso. Así es que la verdad, fue fácil. 

P: En el disco, la palabra viento aparece en muchas de las letras de las canciones. ¿Es el concepto que enlaza el hilo argumental del álbum?
Sí, no es un disco conceptual ni mucho menos, pero sí que el aire y el viento están por ahí en diferentes formas. Incluso no solo el aire o el viento, está también el aliento, están los suspiros…
Sí que es verdad que está presente y un poco se resume en el título de ‘Lo que trajo el viento’. ‘Lo que Trajo el Viento’ es lo que la vida nos va poniendo delante, lo que vamos viviendo, lo que nos va haciendo felices, lo bueno y lo malo que nos va pasando y lo que nos va haciendo más fuertes. Todo eso es un poco lo que lo que trae el viento y luego veremos qué hacemos cada uno con eso, con esos mimbres que la vida nos da y hacia dónde vamos.
En la canción “Aire” se habla un poco de todo eso, contraponiendo lo que sería la imagen del aire como algo necesario para vivir, y el viento como aquello que nos azota, nos golpea. Pero bueno, al final la última frase de ese estribillo dice: Seguid junto a mí los dos. Es como que necesitamos lo bueno y lo aparentemente malo para ser quienes somos al final, ¿no? 

P: ¿Qué técnica has utilizado para componer este disco?
Yo te puedo contar mi forma de componer. La verdad es que soy un poco desordenado en general (risas) pero quizás en lo único que soy ordenado es a la hora de componer. Yo voy haciendo las canciones de principio a fin, desarrollándolas tal cual son, música y letra. O sea, yo digamos que la melodía de voz la estoy haciendo ya escribiendo la letra al mismo tiempo, y al revés lo mismo. Es mi manera de hacerlo. Puede parecer a lo mejor más complicado, pero es mi forma natural, digamos.

P: «Aire» es un tema muy especial para ti. ¿Puedes contarnos el motivo?
Sí, bueno, no sabría decirte qué es lo que tiene “Aire” de diferente o especial, pero sí que es verdad que en cuanto terminé de hacerla tuve esa sensación de que era una canción que tenía algo más que ofrecer. Es verdad que en todo esto hay un componente subjetivo muy importante, y bueno, a mí personalmente “Aire” evidentemente es una canción que me encanta. Simplemente es una sensación que a mí me produce, creo que es una canción que tiene algo más y que la seguiré escuchando durante años y seguramente iré descubriendo cosas. Con esta idea, comentándola con la gente de Duque, con la gente de Maldito, yo sabía que, “Aire” no es el primer single natural de este disco, no es la canción más fácil de escuchar, no es lo que todos entendemos por un single, ya sabes a qué me refiero. Yo sabía que “Aire” no era eso, pero aun así me apetecía escogerla como primer sencillo.
Me ha pillado en ese momento, donde dices: ¿Por qué tenemos que enseñar como primera canción lo que lo que la gente espera que enseñemos? A lo mejor podemos enseñar aquello que sentimos que tenemos que enseñar en este momento, y me apetecía hacer eso con “Aire”. Me apeteció darle la importancia que yo creo que esa canción debería tener. Me apeteció sacarla del disco de algún modo, y darle ese empaque que le dimos de videoclip con ese entorno que es una pasada, con Mabel Rivera maravillosa actuando y haciendo y expresándose de esa manera. Y bueno, me apetecía hacer un poco declaración de intenciones sobre la música, la letra, la estética…Y salir con esa canción. Sabía que era una apuesta arriesgada, sabía que había gente que a lo mejor se alejaría, pero también tenía la sensación de que quien se acercase o quien se quedase con nosotros, iba a entender muy bien el mensaje que queríamos dar haciéndolo de ese modo, y creo que así fue. La verdad es que estoy muy contento de haberlo hecho así, porque creo que la gente ha entendido realmente el mensaje que hemos querido dar con esta canción. 

P: ¿Cuál es la canción del disco que más os costó finalizar?
Realmente a nivel de composición ninguna. Yo me senté a hacer el disco cuando me sentí preparado para eso, después de tener ya la formación cerrada. Para mí era importante escribir las canciones sabiendo para quien las escribía. Y bueno, pues me reservé un mes de mi estudio, para mí, y a las tres semanas yo creo que tenía el disco compuesto con sus demos para que luego cada músico aportase lo suyo. Como composición yo no recuerdo haber tenido un atasco en ese sentido.
Sí que, por ejemplo, un poco referencia a lo que me preguntas, hay una anécdota que yo creo que es bonita, la verdad, respecto a la voz y respecto a “Aire”. Seguramente canciones como “Aire” o canciones como “Caigo en este suelo”, que es otra balada, son más difíciles de grabar sobre todo a efectos de voz. Te exige mucho más una canción tan sutil, que a lo mejor una canción mucho más metalera, digamos, en la que puedes tirar de recursos, de garra, etcétera. “Aire” fue la primera que grabamos porque iba a ser el primer videoclip y entonces quisimos ir un poco por orden, para que cuando se grabara el videoclip que al menos tuviéramos la canción acabada. Era la primera vez que Diego y yo trabajábamos juntos en un estudio y era la primera canción que íbamos a grabar. Entonces bueno, siempre hay una adaptación, aunque la verdad es que fue muy fácil currar con él. Yo en esos días estaba hablando mucho con Mabel Rivera, la actriz protagonista del videoclip, porque la verdad es que nos aportó un montón y aparte de actuar pues nos ayudó a darle forma a la historia. Tuvimos horas de conversaciones, de llamadas, de audios de WhatsApp etc. y entonces ahí coincidió ese periodo en el que Diego estaba aquí grabando el disco. Entonces se pasaba unos cuantos minutos y unas cuantas horas seguramente, al final del día escuchándome hablar con ella (risas), intercambiando opiniones y bueno, hablando un poco del enfoque que le íbamos a dar al videoclip. Y bueno, coincidió que cuando iniciamos las sesiones de grabación del disco, Diego me dijo que quería regrabar “Aire” entera. Me dijo: Claro, es que llevo horas oyendo hablar de la canción, de cómo va a ser el videoclip, de cómo lo va a interpretar ella. de cómo va a sentir casi cada frase y tengo mucha información ahora mismo en mi cabeza y muchas imágenes mentales que me van a ayudar a cantarla más como me gustaría, y así lo hicimos. La grabó entera, pero es verdad que esa vez la grabó súper fácil, la tenía muy clara y tenía mucha información adicional para saber cómo hacerlo, y la verdad que fue un momento muy chulo. Y aparte está muy guay sentir que trabajas con gente así, él podría haber dicho mira, la canción ya está grabada, pues ahí se queda, ¿sabes? Pero sintió que podía poner un poco más de él en esa canción y así fue. 

En tus tres proyectos vas de la mano de Maldito Records y Duque Producciones. ¿Eso ayuda a la hora de cuadrar las agendas?
Claro que sí, ahora mismo estoy con las tres bandas a tope y ayuda a cuadrar agendas, a que no se entorpezcan bolos, aunque en algunos me ha tocado hacer doblete (risas). Que bueno, yo encantado de hacerlo la verdad. Además, la banda de Dani Arcos, Bloodhunter, también está con nosotros, o sea en ese sentido juega un poquito a nuestro favor.

P: Estando en tres proyectos, ¿Cómo lleváis el tema de los ensayos?
Bueno, en Adventus empezaremos a tocar en breve, pero va a ser similar. Con Avalanch y Delalma, con ninguna de las dos hay ensayos como habitualmente los conocemos, ya que cada uno está en una parte. Y por poner un ejemplo, yo cuando entré en Avalanch, el fichaje fue así como un poco apurado porque conmigo hablaron un sábado y yo toqué con ellos el viernes siguiente (risas). Entonces evidentemente no podía haber ensayos y más en una banda que el bajista estaba en Suecia, el batería estaba en Italia, bueno, estábamos todos muy desperdigados, y me hice esa gira que fueron creo que 52 conciertos sin un solo ensayo. O sea, claro, sin un solo ensayo como conocemos los ensayos de encerrarte en un local con los músicos, pero evidentemente hay un trabajo en tu casa, en tu estudio y un compromiso también para que eso se pueda llevar a cabo. En Avalanch hoy en día sigue siendo así. Yo llevo desde 2017 y realmente ensayos pues se hacen cuando sacas un disco y vas a empezar una gira o cuando hay mucho tiempo sin tocar realmente.

Y en Delalma, si te soy sincero, hace creo que ayer o antes de ayer hizo un año de nuestro primer concierto y hace un año de nuestros tres o cuatro ensayos que hicimos (risas). ¿Qué pasa? Que luego es verdad que ha habido una periodicidad tocando bastante buena, hemos seguido tocando bastante y es lo que hace sostenible ese modo de trabajo, que es que hay un compromiso y una profesionalidad de todos los que estamos ahí, metidos para llegar a tocar y que las cosas estén como tienen que estar. Quiero decir que no es no por no juntarte en un local a ensayar con alguien vas a llegar peor a un directo. Lo que hay que hacer es llegar sabiendo lo que tiene que hacer cada uno, y cumpliendo el papel de cada uno.

P: Ya que hablas de Delalma, ha sido seguramente el gran boom del año pasado en la escena nacional. ¿Qué tiene para haber logrado ese impacto?
Pues mira, cuando nos vimos grabando el disco, bueno, incluso antes, cuando nos vimos Manuel Seoane  y yo aquí con el disco, antes de grabar Voces, nos vimos aquí en el estudio, un poco con el disco entre comillas, “terminado”, las canciones al menos terminadas, y hablando un poco recuerdo los nervios que teníamos los dos, porque al final éramos como muy conscientes de que era el disco que suponía la vuelta de Ramón Lage, con todo el respeto que nos infunde a los dos, porque bueno, somos los dos muy fans de Ramón de siempre. Y bueno, la sensación cuando vino Ramón a grabar, lo hablábamos los tres aquí y es que sentíamos que había algo especial en ese disco. Pero claro, yo que sé, es muy fácil sentir eso cuando estás muy metido en un disco, y que luego pues hay discos más inspirados, discos menos inspirados, pero no sé, teníamos una sensación ahí de nudo cuando estábamos grabando, que la verdad es que era muy bonito. Pero es verdad que tú no sabes lo que va a pasar hasta que no sacas eso a la venta, al público y te expones.
Después del primer concierto, donde al ser el primero estás nervioso, estás deseando que todo salga bien, bajamos del escenario en Vitoria y bueno, no habían pasado ni dos minutos del final y estábamos con la gente compartiendo un rato, charlando, y el feedback que tuvimos, en ese concierto yo creo que es lo más maravilloso que me ha pasado a mí al bajarme de un escenario. Es una banda nueva, el primer concierto juntos y hubo una energía ahí que no sé, no acabamos de entender que pasó, lo hablábamos entre nosotros, pero es que se ha ido repitiendo eso en cada concierto. Yo evidentemente lo veo desde dentro, soy músico de Delalma, no es vender la moto ni mucho menos, pero el ambiente que se genera en los conciertos de Delalma y después cuando hablas con la gente, hay algo ahí que hace que funcione, que nosotros no sabemos lo que es. Al principio en broma pues nos cachondeamos, qué cojones está pasando aquí (risas), y era como: pues no lo sé. Creo que hay un disco que se ha hecho desde las entrañas, que ha llegado a la gente. No sabes muy bien por qué o por qué no, porque a veces te llevas sorpresas con ese tipo de cosas. Y creo que en los directos la gente entiende que lo que se está haciendo encima del escenario es de verdad y de algún modo llega y de algún modo trasciende. Yo la verdad es que no puedo estar más feliz de estar ahí y de poder vivir esa experiencia.

P: Y además no estás solo como teclista, sino que has sido el responsable de la magia y el sonido que transmite vuestro disco debut. Imagino estarás satisfecho también por ese lado.
¡Pues muchas gracias! La verdad que hay una parte, bueno, ahí todo parte de la cabeza de Seoane, que el disco lleva ese sello, y luego bueno, pues sí, me tocó la suerte de que pusiese la producción del disco en mis manos. La verdad es que muchas veces pasan discos por tus manos que te sientes un privilegiado, para de algún modo poder decidir tú de qué manera vas a enseñar eso al mundo, de qué manera va a sonar eso para que la gente lo escuche. Te puedes imaginar, discos como Delalma con Seoane, con Ramón Lage, con Jesús que es como mi hermano y tenerlo ahí es siempre un placer, con Dave de Celtian amigo de Seoane de un montón de años atrás, o sea, se juntan muchas cosas para que sientas que está pasando por tus manos, pues no sabes dentro de unos años eso lo que va a trascender o no, pero realmente sí me siento muy privilegiado de poder meter las manos en algo así y de algún modo dejar mi personalidad a la hora de hacer la producción o la mezcla de un disco así. La verdad que es una suerte, vamos.

P: Sigues en Avalanch y Delalma, pero dejaste hace un año y medio Mägo de Oz. ¿Cuesta abandonar un grupo con tanta visibilidad y tan conocido en la escena?
Sí, bueno, claro, estar en Mägo de Oz para un músico del estilo es como una gominola. Y sí, la verdad es que no es una decisión fácil, pero yo llegó un punto en el que sentí que casi me veía en la obligación de escoger entre Mägo de Oz, en el que estaba encantado y en el que la verdad es que no puedo decir más que cosas buenas de mi paso por ahí, o todo lo demás. Yo en Mägo de Oz estuve como 14 meses creo, y en esos 14 o 15 meses hicimos más de 100 conciertos, entonces, a mí me encanta tocar, el tema es que yo me vi en la tesitura de: hostia, es que, si de repente sigo y el año que viene hay otros 100, yo no puedo seguir como teclista de Avalanch, que es una banda que está en mis genes, ¿sabes? Yo soy fan de Avalanch desde que tenía 17, 18 años y tengo la suerte desde hace unos años de ser su teclista. Y ahí también estaba un poco echando a andar el proyecto Adventus, Delalma estábamos grabando el disco y yo sentía que me debía a mí mismo, un poco seguir mi corazoncito. Evidentemente es una decisión difícil porque es dejar, digamos, un trabajo más o menos seguro, por decirlo así, aunque en esto de la música no hay nada seguro, pero era un buen trabajo, un trabajo fácil, digamos. Y me vi un poco entre elegir eso o el camino, seguramente más difícil. Aunque Avalanch es una banda consolidada y estoy feliz ahí, sentía que Delalma y Adventus merecían tener toda mi energía cuando la necesitasen, y eso estando en Mägo de Oz al final era imposible. Así que bueno, pues elegí un poco el riesgo y ver qué pasaba, y en eso estamos.

P: El aspecto económico que implica dejar Mägo, ¿Lo tuviste en cuenta a la hora de tomar la decisión?
Claro. Al final yo llevo unos cuantos años dedicándome a esto, tengo mi estudio de grabación donde produzco bandas, la inmensa mayoría de rock y metal, y tengo además Avalanch, Delalma y Adventus. Es verdad lo que dices, Mägo de Oz es la banda más gigante de nuestro rollo, ahí hay una estabilidad laboral a la que estás renunciando, eso es así, pero ahí toca decidir entre la estabilidad y la cabeza, o dejarte llevar por el corazón y los sentimientos. Y bueno, decidí que era el momento de darme la oportunidad a mí mismo de meter todas las energías en estos proyectos.

P: Habéis apostado fuerte por una serie de conciertos por España para presentar el disco. ¿Qué se van a encontrar los fans en vuestros directos?
Estamos preparando todo, ensayando (esta vez sí viéndonos las caras) y muy ilusionados ante estos conciertos. Es cierto que ha habido momentos duros, pero cuando remontas y te encuentras una mano de la que tirar, y te rodeas de gente que está tan a muerte como tú, es bonito el proceso. Sentir que nos apetece a todos subir al escenario a defender estas canciones. Obviamente se tocarán muchas canciones del nuevo disco, pero también de los dos anteriores. Yo estoy muy orgulloso de ellos, creo que hicimos dos trabajos de los que estar muy orgulloso y a esta formación también le apetece tocar esas canciones.

P: ¿Puedes decirme alguna canción del repertorio de Adventus, Avalanch o Delalma que te suponga un reto importante en directo por su dificultad técnica?
Bueno, claro, hay canciones que te exigen una determinada destreza técnica, o que te exigen una concentración extra. Por mi experiencia, a esas canciones les acabas tomando un cariño especial. Por decirte un ejemplo, “Niño” de Avalanch, fue la primera que toqué con ellos como invitado en un concierto que grabaron en La Riviera. Rionda me dijo que le molaría que tocara en ese tema, y yo hacía 9 años que no me subía a un escenario, estaba muy alejado de todo esto. Es una canción que a nivel orquestación, piano… es muy densa, hay una parte a piano y voz bastante importante, te ves muy expuesto digamos (risas). Es una canción que exige, que al principio te pide algo más de tensión, pero luego tiene una atmósfera especial, diría que es una de las cinco canciones que más disfruto al tocar con Avalanch. Y luego técnicamente, canciones donde igual has grabado un solo con algo de acrobacia, pero luego es trabajo de estudio, local y llegar al directo lo más tranquilo posible. Cuando disfrutas realmente de un directo, es cuando las cosas fluyen y te olvidas que estás tocando.

P: ¿Algún disco que hayas escuchado recientemente?
El último de Angra me ha enganchado mucho, le he dado bastantes vueltas. De las que han pasado por mi estudio, Cranio, Montaraz, Host, Redención Zero… a veces, acabas un disco y lo que menos te apetece es volver a escucharlo (risas), pero siempre hay casos de discos que te apetece volver escuchar.

Muchas gracias Manuel por este tiempo y nos vemos en el concierto de Valencia.
Te doy las gracias Edu por este ratito, por apoyarnos y estar pendiente de lo que hacemos, y a ver si nos podemos ver en el concierto de Valencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.