Entrevista a Malos Vicios que nos presentan «El fin de la diplomacia»

MALOS VICIOS FOTO 1

Entrevistamos a Malos Vicios que presenta su magnífico nuevo disco El fin de la diplomacia. En la entrevista nos desgranan cómo han grabado el disco, qué esperan conseguir con tan excelente álbum y cómo se encuentra la banda en estos momentos. Disfrutad.

Ante todo gracias por responder a esta entrevista para RIS. Veinticuatro años en la música, grandes discos en el camino y ahora llegáis con este gran trabajo discográfico y dando un golpe de efecto renovando un poco vuestro sonido y con mucha caña. ¿Cómo habéis logrado renovaros?

La evolución es algo natural e implícito en el ser humano. Simplemente el tiempo nos ha ido macerando y ha dado sus frutos. Nos hemos esforzado al máximo por sacar todo lo que llevábamos dentro, y así lo hemos hecho. Y, francamente, nos ha salido un disco redondo. Al menos así los sentimos nosotros con este El fin de la diplomacia.

Las letras de las canciones, salvando la de “Parásito”, son prácticamente un fiel reflejo del día a día en nuestro país. ¿Pensáis que la situación que vivimos tiene algún tipo de solución?

¿No habéis visto la portada y la contraportada? (Risas). Bromas aparte, en primer lugar querríamos puntualizar que también “Parásito” se enmarca en el día a día de nuestro país. La violencia patriarcal (contra mujeres y personas de sexualidad diversa) es algo con lo que convivimos en los medios, en la educación, en el lenguaje… Y el feminicidio está al orden del día (43 asesinatos de mujeres en lo que va de año). Es necesario visibilizar y no acostumbrarnos a aspectos tan preocupantes de nuestra sociedad como es la dominación patriarcal, ya que supone el sometimiento de la mitad de toda la población a la otra mitad. Por lo que respecta a las posibles soluciones, y como hemos dicho en otras ocasiones, la solución pasa por el empoderamiento de cada un@ de nosotr@s y la implicación política: tod@s somos sujetos políticos con capacidad para participar de los procesos sociales en nuestro entorno y con posibilidad de cambiarlos. Ahora vienen elecciones, pero la democracia no va sólo de votar, sino de participar activamente en la vida política en nuestros barrios y ciudades, ya sea a través de asociaciones y colectivos, o de forma individual con acciones concretas como boikots, pautas de consumo, etc. Cada un@ de nosotr@s es la solución.

malosvicios2

En vuestro disco hay pinceladas del punk británico y del americano. ¿Con cuál de los dos os quedáis?

El punk nació en los suburbios de Londres y cruzó el Atlántico, donde se convirtió en lo que hoy conocemos. No renegamos de nuestras raíces, pero claramente el punk rock yankee de grupos como Bad Religion, NOFX, Rise Against o Blink 182, entre otros muchos, es el que más nos remueve las entrañas. Además, está la influencia de otros estilos, desde el metal extremo hasta Antonio Machín (risas). ¡En serio! (Risas)

¿Podríais comentarnos vuestros tres temas favoritos de este disco?

No podríamos discriminar ninguno, es muy difícil. Somos cuatro en el grupo, y cada uno tiene sus preferencias. Además, como hemos dicho antes, sentimos que cada uno de los temas es necesario en este disco. No falta ni sobra nada. El fin de la diplomacia no tiene sentido desgajado, hay que engullirlo entero, preferiblemente con el estómago lleno. (Risas)

Este álbum es para tocarlo entero en directo. ¿Tenéis pensado hacerlo o habrá algún tema que se quede en el tintero?

Como vamos diciendo, no podemos desechar ninguna canción. Por primera vez tenemos claro que vamos a tocar el disco íntegro en los directos. Es algo que nunca hemos hecho, y sería una lástima que se quedara algún tema en el tintero nada más salir el disco. Aquí no hay rellenos ni grasas saturadas ni conservantes. “El fin de la diplomacia” es puro punk rock melódico salido directamente desde nuestras entrañas para vuestro goce y disfrute.

Hablando de conciertos. ¿Cómo está el panorama para una banda como vosotros? ¿Cómo habéis visto la evolución de la música en nuestro país desde vuestros inicios?

El panorama está muy tocado. En un país con cada vez más gente sin trabajo y, por ende, sin ingresos, lo primero de lo que se prescinde es del ocio, ya que antes voy a comer y mantener mi vivienda que a ir a un concierto. Además, actuaciones políticas de los pájaros que nos gobiernan, como el 21% del IVA cultural han herido de muerte a muchos grupos de este país, así como a salas de conciertos, radios culturales… Por lo que respecta a la evolución de la música en nuestro país, podemos observar que hay un auge del Rockgetón y de otras tendencias naif disfrazadas de “indies” que están empobreciendo nuestra cultura musical. Además, la gran industria musical española se ha caracterizado por ningunear al rock y al metal.

¿Os gusta más tocar en festivales o en salas?

Son dos conceptos que no se pueden comparar. Los festivales molan por la afluencia de público y la infraestructura técnica que conllevan (escenarios enormes y grandes equipos de luces y sonido, asistencia técnica…) pero son bastante fríos. El público está alejado del escenario, lo que resta la cercanía que se consigue en las salas, donde la audiencia está pegada al escenario y puedes incluso oír sus voces durante la actuación.

¿Pensáis que el público, o la industria, os estima todo lo necesario o todavía queda algún despistado que no os conoce?

Siempre hay gente nueva a la que llegar, y no vamos a parar hasta que nuestra música resuene hasta en los lavabos de La Moncloa (risas).

¿A dónde os gustaría llegar con este disco?

A comprarnos un chalé en Miami, entre el de Alejandro Sanz y el de Enrique Iglesias… (Risas) Pero con las paredes insonorizadas, ¡por favor! (carcajadas). No tenemos pretensiones de fama ni económicas, sólo queremos que el mayor número de gente posible disfrute de nuestra música y acuda a nuestros conciertos a compartir grandes momentos.

¿Qué os queda por hacer en el mundo de la música? ¿Qué provoca que queráis seguir en esto?

Tenemos pendiente la Ópera-Punk, un disco-libro conceptual sobre el Ser y la Nada y la influencia de Sid Vicious en la filosofia del XX, y un disco vacío: sin música, sin libreto, sin disco… (Risas). Nos quedan muchas ganas por tocar y muchos escenarios que sudar junto a nuestra gente, que sois tod@s vosotr@s.

Gracias por haber respondido a esta entrevista. Si queréis añadir algo ahora es el momento.

En primer lugar, gracias a Rock In Spain por invitarnos.
Y a quienes leéis esta entrevista: esperamos que disfrutéis de “El fin de la diplomacia” tanto como nosotros lo hemos disfrutado en su gestación y parto, y esperamos veros a tod@s en los concierto con las letras aprendidas para que podamos llevar a cabo una orgía de punk rock melódico al más puro estilo Malos Vicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.