KAXTA «Arremeto» – Santo Grial 2011

kaxta-arremeto.jpg

KAXTA
”Arremeto”
Santo Grial 2011

kaxta-arremeto


Tracklist:
01.Bésame
02. Dame de mamar
03. Por las buenas o por las malas
04. No queda nada
05. Arremeto
06. Los pajaros de mi cabeza
07. En otra direccion
08. Sudor y frio
09. Salvaje y libre
10. Princesa
11. Y que diran las flores

Miembros:
Isi (Guitarra y Voz)
Pi (Bajo) López
(Guitarra)
Martín (Batería)
 

Kaxta editaron un gran primer trabajo pero ha sido con este, que se nos ha atrasado un poco ya que salió en febrero, con el que la banda se ha paseado por todo el país demostrando que son el futuro del rock nacional.
Su desparpajo, sus ganas de hacer las cosas bien y una más que evidente influencia de los mejores Extremoduro han hecho de la banda un referente en el rock español. La apertura con “Bésame” ya demuestra que la banda lo tiene todo lo suficientemente claro como para dejar al oyente con las patas colgando, riff in crescendo, fuerza y pegada brutal para abrir boca.
“Dame de mamar” recoge esa senda de Extremoduro que es la línea musical más seguida en este disco aunque en este corte hay aristas propias de la banda. “Por las buenas o por las malas” tiene un descaro y una frescura dignos de mención. “No queda nada” y “Arremeto” son dos temazos que te dejan seco.
El tema que le da título al disco debería ponerse en las escuelas de rock, si las hubiera, para enseñarles a los músicos del futuro qué es un tema de rock. “Los pájaros de mi cabeza” es un gran single que cuenta con la participación del Kutxi.
El riff de “Salvaje y libre”, versión libre del “Pobre Sara” de Los Suaves, es de lo mejor del disco. “Princesa” es un tema que conmueve desde el inicio. El resto de los temas están a la altura de los comentados.
El segundo disco suele ser más difícil de hacer que el primero pero no es el caso. Kaxta conseguirán, de hecho ya lo están haciendo, hacerse un hueco precisamente en la música que el grupo de sus amores dejó de hacer hace tiempo. Es más, si Extremoduro editara este mismo disco habría gente llorando de alegría. Enorme obra maestra.

David López “Bechamel”