LES VIVO “Cómete el Mundo” 2012 – The Fish Factory

les_vivo_comete_el_mundo

Estamos muy acostumbrados a deshacernos en elogios hacia bandas que surgen casi de la nada y lo petan con un primer disco producido por tal o cual afamado productor de estrellas internacionales. Tan deslumbrados por el éxito de niños prodigio -no sólo en la música- no reparamos en la gran cantidad de profesionales como la copa de un pino que, mientras unos se agarraban a un biberón, otros se chupaban kilómetros de carretera, horas de ensayo y litros y litros de rock.

les_vivo_comete_el_mundo

Estamos muy acostumbrados a deshacernos en elogios hacia bandas que surgen casi de la nada y lo petan con un primer disco producido por tal o cual afamado productor de estrellas internacionales. Tan deslumbrados por el éxito de niños prodigio -no sólo en la música- no reparamos en la gran cantidad de profesionales como la copa de un pino que, mientras aquellos se agarraban a un biberón, estos se chupaban kilómetros de carretera, horas de ensayo y litros y litros de rock.

Cuando escucho un disco por primera vez y no me apasiona de entrada me doy un poco de miedo, porque suelo acabar postrado a sus pies. Vamos a ver, hay algunos que odias desde el primer surco/bit, pero de esos no estoy hablando. Hay trabajos que resultan curiosos, interesantes y llamativos en su primera escucha y que por eso les haces merecedores de posteriores oportunidades. Con Cómete el mundo, el segundo disco de la banda madrileña Les Vivo, las oportunidades son infinitas, porque se disfruta con las sucesivas escuchas y se encuentran matices que en la anterior habían pasado desapercibidos. Y eso que es, sin más, un disco de rock.

Les Vivo se han pasado más de diez años cocinándose una carrera desde la honestidad y también desde la ambición. En anteriores reseñas me quejaba de algún grupo que mostraba esa falta de aspiración y parecía que se disculparan por querer ser una banda de rock. Pues no hace falta pasarse de insolente para que el público reconozca tu ambición, pero en el caso del rock sí hace falta una pose, que en algunos causará rechazo, y que no es más que un “aquí estoy yo” para marcar territorio y luchar en una selva llena de obstáculos. ¿A qué si no viene eso de comerse el mundo?

A Les Vivo ya les han sacado parecidos. Que si Rage Against The Machine, que si Red Hot Chilli Peppers. No seré yo quien diga que no, no hay más que oír la, para mí, profética Esclavo, o Apagándote, pero en algunos momentos la banda hace gala de influencias mucho más lejanas y sutiles, dulcificando un discurso ya bien alejado del de los primeros, como esos magníficos coros en El golpe que recuerdan a los mejores Crosby, Stills & Nash, o el ritmo funky setentero de Lee mi voz, con la voz de Héctor Laina en su mejor registro, perfectamente adecuado a lo que el tema requiere: fuerza y sensualidad, dificilísimo equilibrio. Y aquí sentencio: me deshago ante los vocalistas de rock a los que se les entiende hasta la última sílaba, un Oscar para Héctor.

El single Diario de a bordo es un buen compendio de las cualidades de la banda; buena letra, sabia combinación de fuerza y delicadeza, acertados coros y estribillo y guitarras potentes. Si funciona -a estas alturas habría que ponerse de acuerdo para definir el concepto “tener éxito” en el panorama musical- van a tenerlo realmente difícil para dar con más singles, pues para mí hay otros nueve. Las mencionadas El golpe, además de por los coros, por ese hallazgo de riff y Esclavo, por su arriesgada letra, de rabiosa actualidad, podrían ser las agraciadas.

Una rica destreza compositiva -tanto para la música como para las letras- y un sonido contundente son las principales bazas de un disco que seguro se disparará en elogios cuando se toque en vivo. Mucha gente les prestará poca atención porque no tocan con el torso desnudo ni llevan rastas -la mise en scéne es un elemento publicitario de primer orden, por desgracia. Sin embargo, yo estoy desando escuchar esas magníficas guitarras sobre un escenario, porque en el fondo soy solo un simple mortal al que le gusta, ante todo, escuchar buena música.

Víctor Pérez Marco

Tracklist:

  1. Diario de a bordo
  2. El golpe
  3. Lee mi voz
  4. Esclavo
  5. Diosa hipócrita
  6. Cómete el mundo
  7. El mar
  8. Los deseos cumplidos
  9. Renacer
  10. Apagándote

Miembros
Daniel Jiménez: Batería
Héctor Laina: Guitarra y voz
Pablo Toharia: Bajo


Web
Facebook
Myspace