WEREWORLD «Wereworld» 2011 – Avispa

wereworld

El nuevo álbum de los madrileños Wereworld está ya a la venta. Once interesantes cortes de metal melódico conforman la carta de presentación de la banda tras su fichaje por Avispa.

wereworld

El nuevo álbum de los madrileños Wereworld está ya a la venta. Once interesantes cortes de metal melódico conforman la carta de presentación de la banda tras su fichaje por Avispa.

Si bien la banda Wereworld ha sido más conocida en la última década como Epsylon, desde 2010 han adoptado esta denominación para sus trabajos. El primero, su más reciente y homónimo LP.

El potencial del grupo ha sido apreciado por el archivoconocido sello discográfico Avispa (Saratoga, Medina Azahara, Cuatro Gatos…) y queda patente en su primer trabajo oficial.
A primera escucha, es un disco dirigido a los fans del metal sinfónico. Entre sus mejores virtudes: un interesante uso del combo de voces masculinas (en ocasiones, muy bien empastadas -como se puede apreciar, por ejemplo, en el estribillo de F.L.Y; en otras, algo forzadas, como en Requiem for the world), unas melodías más que pegadizas en los riffs iniciales; por cierto, ganando muchos enteros gracias a los elementos electrónicos y unas ambientaciones muy bien conseguidas.
Otro punto a favor de Wereworld es la diversidad sónica que coexiste a lo largo de los 11 temas, pues discurren desde la parsimonia baladesca de cortes como Crimson Summer hasta canciones con bases más propias del metal moderno (Origin of hate) o incluso del progresivo (Raw Winter).
Guillermo Riesgo adopta un papel esencial en el LP y ya no sólo por ser el compositor -y letrista- principal, sino porque sus partes melódicas vocales son quizás, el contrapunto más original del álbum. Con su faceta vocal más agresiva, a mi juicio, las composiciones sí que se ven mermadas y más inconexas.
El único punto en el que a mi entender cojea el disco más notablemente es en el tratamiento de la voz femenina. De indudable amplitud de registro y capacidad de entonación, es audible que la tónica general en la forma de cantar cada estrofa hace demasiado predecible cada parte (en lo que a voces se refiere, insisto), además de que los tonos más altos resultan demasiado estridentes y aminoran la conjunción con la base musical, quedando -en ocasiones- aparte.
Por otra parte, y ya hablando de la calidad sonora instrumental, Wereworld han conseguido un envidiable sonido en lo que a percusiones se refiere. La primera vez que escuché de tirón el debut discográfico de estos madrileños parecía que, o bien se hubiese grabado fuera de nuestras fronteras o se tratara de una nueva propuesta discográfica extranjera pues, siendo honestos, todavía estamos a varios años de conseguir un sonido homogéneo al nivel de los mejores estudios europeos.
No obstante, ya digo que los M20 y los músicos han hecho un trabajo excepción, sobre todo en su base (incluyo también los bajos). La ventaja de tratarse de unas composiciones de un guitarrista y que sean unas canciones coherentes y bien meditadas, es que es difícil sacarle un «pero» compositivo al apartado guitarrero. Es de reseñar, además, unos solos llenos de feeling y que denotan la incuestionable técnica de su solista (Toledano), como queda patente en la parte intermedia de la canción homónica «Wereworld».

En definitiva, un prometedor debut de los madrileños. Un compendio de buenas canciones de metal sinfónico. De cómo las defiendan en directo dependerá que Wereworld vaya haciéndose un nombre. Desde luego, sus once primeras cartas de presentación, invitan a pensar que lo conseguirán.

Tracklist:

  1. The Land of the Fading Sun
  2. I F.L.Y.
  3. Soulless
  4. Wereworld
  5. Children of War
  6. Requiem for the World
  7. Raw Winter
  8. Autunmn Song
  9. Dead Spring
  10. Crimson Summer
  11. Origin of Hate

Miembros

Ana Rochas: Voz
Guillermo Riesgo: Guitarras y voz
Albert Toledano: Guitarras
Danny Growl: Bajo
Jaime Sarabande: Teclados
Ru Corleone: Batería


Facebook

Jose A. Benavente