NUTTO “Vía Negativa” 2011 – Triple A Metal-Avispa

nutto_va_negativa

Vía Negativa es un propuesta agnóstica, de sonido romo, un metal con muescas y de cortes oxidado, sin arreglos melódicos y muy ruidoso, que rechaza toda nota musical o arreglo estético; que todo te lo escupe con el mismo sabor pesimista y post: post-música, post-vida, post-creencias. Pero también toma de las partes más monótonas del metalcore moderno.

nutto_va_negativa

Un collage de símbolos sin jerarquía aparente invade el espacio sonoro; un audio del caso Roswell (1947), célebres pasajes de La noche de los muertos vivientes, El Mago de Oz, Plan 9 del espacio exterior… así improvisan los maestros del sonido, Alberto Ardines y Manuel Ramil, excomponentes de Warcry, que han producido, mezclado y masterizado esta primera aventura de los gijoneses Nutto, en su estudio Triple A.

Como trasfondo a estoso elementos anecdóticos, Vía Negativa es un propuesta agnóstica, de sonido romo, un metal con muescas y de cortes oxidado, sin arreglos melódicos y muy ruidoso (sí, ¿qué pasa?, seguro que la etiqueta noise no genera tanta polémica…). Muestra una cara fría y estática del heavy metal español que pocas veces habíamos visto antes; una cara enmascarada ante el hedor venenoso y enfermizo, y aún así, contagiada de realidad.

Por ello, es pura medicina escuchar la variedad de registros vocales de canciones como Ordo ab Chao, que rechaza toda nota musical o arreglo estético; que todo te lo escupe con el mismo sabor pesimista y post: post-música, post-vida, post-creencias. Pero también toma de las partes más monótonas del metalcore moderno.

Se echa en falta el español, y algún resorte de tracción entre cada canción; que la locura como estética nos encanta hasta que nos parece una locura.


Tracklist:

  1. Nutto
  2. Killing Judith
  3. Slow Times
  4. Exitus
  5. Eucharisty
  6. Acceptable Gore
  7. Commando
  8. Circle of Mistakes
  9. The Earthbound
  10. Ordo ab Chao
  11. Diphteria

Miembros:

David (guitarra)
Pablo (batería)
Emi (bajoa)
J.J. (voz)

Myspace


Rubén G. Herrera