DISCORDIA «Fiebre» 2010 – Maldito Records

discordia-fiebre.jpg

DISCORDIA
«Fiebre»
2010 – Maldito Records

discordia-fiebre.jpg

Tracklist: 
01. Fiebre
02. El Hombre Del Saco
03. Acorralado
04. Mil y Una Noches
05. For Sale
06. Ojos Que No Ven
07. Duna
08. Dime Que Es Esto
09. Bang! Bang! Fuego!
10. Intro-Misión
11. ¿De Qué Lado Estás?
12. Canción De Cuna

Miembros: 
Fran: Guitarras y Coros
Vicent: Voz y Bajo
Jacin: Batería y Percusión
Juancar: Guitarras y Coros

Web

Myspace

Agitación nerviosa, turbulencia rítmica y calentura poética. Estos son los patrones que conforman Fiebre, la nueva tentativa discográfica de Discordia. Un trabajo que emana punk-rock mordiente y raudo, pero que, en comparación con los cuatro anteriores, supone un repunte hacia esmerados ambientes sonoros más melódicos y composiciones líricas reposadas. Compuesto de doce cortes, Fiebre vuelve a confirmar a la banda como una de las referencias actuales de la adrenalina rítmica estatal.

Con casi una decena de años a lomos de sus bártulos sonoros y cinco trabajos en el mercado, estos chicos han dejado de ser una promesa. Sin lugar a dudas buena parte de culpa la tiene su brillante Al Filo De La Lengua (2008), su anterior trabajo, con el que darían un salto definitivo que les permitiría visitar todos los rincones del Estado, incluirse en carteles de festivales de la talla de Aúpa Lumbreiras, Son de Meiga, Álamo Rock o Mayos Rock, así como un fuerte reconocimiento de crítica y público.

En cuanto a las cuestiones técnicas, Fiebre ha sido grabado en la Sala de Máquinas (Lorca) por Manolo Torroglosa, encargándose Discordia de las labores de producción. El sonido destaca por su extremada limpieza y solidez instrumental, pero a la vez por la garra y potencia que emana de todas las facetas rítmicas, con una rotunda aportación de la batería. Sobresale el descaro y el atrevimiento de la ilustración de portada, con la imagen de una mujer desvestida, enfatizando la calentura corporal. De la edición, distribución y tareas de promoción se ha ocupado el sello independiente Maldito Records, que ha emergido con mucha fuerza en los últimos tiempos, apostando decididamente por el rock estatal y las nuevas tecnologías.

Desde los primeros compases de Fiebre somos testigos en primer persona de la evolución de Discordia hacia terrenos más melódicos, composiciones de mayor elaboración y trazos más suaves. Buena prueba de ello es ‘Fiebre’, primer corte y single adelanto. Un tema raudo, con pequeñas variaciones de tempo, alternancias entre sinuosas armonías y potentes riffs. La firme y rugosa dirección vocal de Vicent es reforzada por coros de carácter vitalista, acentuados en estribillos pegadizos, seña característica.

Sin límites para concebir su propiedad identidad sonora, Discordia vuelve a incorporar a sus cortes pinceladas de estilos dispares. Para muestra la incorporación de una vivaz trompeta en ‘El Hombre Del Saco’, un tema ondulante, de tonalidades ska y con el aliciente de oír la aguda voz de Pulpul (Ska-P); la combinación de sección de vientos y cumbus en ‘For Sale’, un corte que cabalga rítmicamente sobre pinceladas de country que ilustran el noble juego de los especuladores inmobiliarios de la costa mediterránea; o la proliferación de percusiones de carácter árabe en ‘Duna’, una historia esperanzada en conseguir la igualdad entre razas, procedencias y creencias, que además cuenta con la especial colaboración de Jesús Cifuentes (Celtas Cortos).

Y es que, aunque las formas se han suavizado, el carácter reivindicativo y combativo de Discordia sigue estando presente en buena parte de sus transparentes y concisos mensajes. Despuntan los trallazos ‘Bang! Bang! Fuego!’, en referencia al uniforme de campaña, y la estrella del disco, ‘Intro-Misión‘, enérgico y contagioso aderezado por coros femeninos. Para cerrar, topamos con una nana frenética de tierna naturaleza, ‘Canción de Cuna’.

En definitiva, un trabajo vistoso y efectivo, coherente con la trayectoria de Discordia, revitalizando el sonido conseguido y predispuesto para buscar esquemas y estilos que conjugar. Comparar es una tarea odiosa, y más complicada en este caso, pero es indudable que el enfundarse la guitarra, atronar los tambores y rabiar líricamente son placeres que estos murcianos podrán afrontar con orgullo gracias a Fiebre. No preocuparse si no baja la temperatura.

Rafa López

Comentarios

Comentarios