CUZO “Otros Mundos” 2010 – Alone Records

cuzo-otrosmundos.jpg

CUZO
«Otros Mundos»
2010 – Alone Records, Kromatik Musik

cuzo-otrosmundos.jpg

Tracklist: 
01. Punto Cero de la Galaxia
02. Astroratas
03. Del más Allá
04. Coche Imaginario
05. Ni Vivos ni Muertos
06. Robots en Movimiento
07. Mutante Continuo

Miembros: 
Jaumen Pantaleon (Guitarra) 
Álvaro Gallego (Bajo)
Pep Caravante (Batería)


Myspace

Una repetitiva intro envía a la estratosfera al oyente de este, un producto tan crudo como despiadado. La indiscreción de cuzo no es para todos los oídos; evite cercanía todo conformista, ya que su profundidad en la degeneración [del stoner psicodélico] es un hito, casi una propuesta irracional por llegar a más. Realmente consigue hacer viajar al espectador sonoro en esta apología a lo desconocido. Un disco para distribuir por todas las facultades de psicología de la península, sobre todo por la absoluta exaltación de los seguidores en aumento por y hacia este género metal.

«Otros Mundos» es simple, espontáneo, jam, y a veces, los sonidos electrónicos llegan al caoticismo. Las progresiones narrativas, al no contar con una melodía de voz, sufren el síndrome del vacío y/o la libre interpretación. Esa desconexión a patrones estrictos es tal vez lo que a sus muchos fans tiene amarrados, en este u proyectos paralelos/pasados de sus componentes, como Warchetype del batería Pep Caravante, Lords Of Bukkake, de Jaume Pantaleon, o el técnico de sonido y bajista Álvaro Gallego (de Cosmo Studio en Vigo).

El propio sello Alone Records comenta: «El resultado es casi más sorprendente de lo que fue en su día su primer trabajo “Amor y Muerte en la Tercera Fase”…, ya que si bien combina su amor por lo cósmico en cuanto a ambientes sonoros sintéticos, es sin duda una oda al sonido clásico y ‘pesado’ desde el que otras bandas tan celebradas construyeron sus mundos sonoros».

Como un ritual de culto caquéctico, un espectral abismo flotante, Cuzo se abre paso a través de la niebla, en un futuro postapocalíptico donde toda norma artística, respeto a las formas, al orden o la composición, se ha perdido…  y sólo quedan algunos vínilos psicodélicos de los setenta. Así es el proyecto Cuzo, de ideas atómicas, y cuyo resultado jamás hubiese sido el plasmado, de no ser por el buen trabajo burilado de Alone.

Aún así, el acabado y la insinuación no lo son todo, y a los barceloneses se les podría reclamar algo más adictivo a largo plazo. No hay más que oír su célebre “Lluvia de Sapos” para descubrir sus capacidades técnicas. Con Otros Mundos, una incursión de minimalismo, especialmente en partes percutidas y de relleno, ha comprimido al producto final en una sola secuencia polimórfica.

Rubén G. Herrera