RACER X «Street Lethal» 1986 – Shrapnel Records

Image

RACER X
"Street Lethal"
1986 – Shrapnel Records
Fran Suárez (guitarra de Moonlight Fear)

Tracklist:
01. Frenzy
02. Street Lethal
03. Into the Night  
04. Blowin' Up the Radio
05. Hotter Than Fire  
06. On the Loose
07. Loud and Clear  
08. Y.R.O.
09. Dangerous Love
10. Getaway
11. Rock It

Componentes:
Jeff Martin (voz)
Paul Gilbert (guitarra)
John Alderete (bajo)
Scott Travis (batería)

 

Redactor: Fran Suárez (guitarra 
de Moonlight Fear)  

Uno de los momentos cumbres de shock para todos los amantes de la guitarra rock, se presenta ante nosotros el primer día del año 1986, punto en el que esta banda de Hard ´n´heavy californiana edita su primer disco,”Street Lethal”.

Un recién graduado en el prestigioso G.I.T, extravagante, de rictus risible, con dos manos huesudas y de una longitud considerable, el jovencísimo guitarrista Paul Gilbert, aparece en el panorama metalero para quedarse con todas las de la ley y forjarse una carrera coherente, exitosa, sólida y extensa donde las haya. Junto a él, sus no menos talentosos y jóvenes compañeros John Alderete (bajo y coros), el supervocalista Jeff Martin , y el batería austriaco Harry Gschoesser, firman un enjuto pero soberbio álbum de heavy/hard sofisticado pero sucio, técnico pero salvaje, que les alzaría a un primer plano en la farándula metalera californiana y que les daría el reconocimiento suficiente para emprender una increíble lid de carreras cruzadas y sumamente productivas.

No en vano entre el público de aquellas primeras galas en la metrópoli del Pacifico se encontraban nombres como los de Steve Vai, Rob Halford o Billy Shehann…Ahí es nada.

Este primer largo muestra a una banda con las ideas clarísimas, con un puñado de canciones estupendas, y una producción perfecta para la época a la que nos referimos. Grabado a uña de caballo y publicitado por el famoso mecenas de talentos de las 6 cuerdas, Mike Varney (Yngwie, Bellas, Cacophony, Batio…), este disco recoge clásicos que cualquier buen amante del heavy metal más virtuosamente macarra debería tener en su colección. Desde la breve intro “Frenzy” dejan bien claro de qué van estos chicos: complejidad, humor, shred furioso, ironía y coches de carrera marcan este plástico. O lo tomas o lo dejas…

Se pueden observar tres claras vertientes en “Street Lethal”.La primera corresponde a los temas mas hard, mucho más macarras que el resto, intrincados en un Heavy contundente a medio tiempo, con letras incendiarias respecto a chicas, velocidad y volúmen. “Into the night” o “Blowing up the radio” tienen esos riffs machacones y guitarras chirriantes, junto a coros gamberros y contundencia a mitad de tiempo.

La otra cara predominante del Lp , es la que nos adentra en brutales himnos a altas velocidades llenos de riffs que te hacen abrir los ojos como platos y pensarte un par de veces si quieres volver a empuñar una guitarra. Los solos quitan el hipo hasta al más pintado y sobrado instrumentista, y la voz de Martin araña tus oídos con un timbre agudo y potente a partes iguales (por algo Judas también se acordaron de él cuando Halford desertó de los sonidos duros).

Las canciones son rudas y sin concesiones, trallazos de tres minutos y medio para conducir por la ciudad a toda velocidad respirando humo y alcohol. Aquí se encuentran los momentos mas bestiales del largo, como “Street lethal”, el himno “Loud and Clear”, o la fabulosa y speedíca “Dangerous love”. Cuando Martín y Gilbert pisan el acelerador es para llorar…La última e irónica vertiente se encuentra en vacileos como “Rock it” o “Getaway” y en cortas pero alucinantes instrumentales como “Y.R.O” o la propia introducción “Frenzy”.

Si añoras a grupos como los Dokken más esplendorosos, los nipones Loudness, los mejores discos de Chastain o Lizzy Borden, este puede ser tu grupo. Todavía recuerdo la primera vez que puse en mi radiocassete este disco: no tuve más remedio que comprarme una guitarra para amarla y odiarla a partes iguales. Y es que a título personal aún añoro aquellos años en los que el rock estaba enamorado de las 6 cuerdas, y ser un buen instrumentista era condición indispensable para hacerse un hueco en la escena.

Después de este disco, Racer X disfrutaron de la entrada del baquetas de Judas Priest (Scott Travis), y del alumno aventajado de Gilbert en el G.I.T (Bruce Bouillet), dando al grupo una gran madurez y una energía incontestable, y una carrera que aún perdura. Mr. Big vino después para Gilbert, aunque esa es otra historia.

Esto SOLO es HEAVY METAL directo, sin fisuras, pero en el máximo nivel técnico y de feeling callejero y nocturno. Cada vez que lo escucho me dan ganas de cortarme el flequillo, sacar mi guitarra de color ácido, los pantalones desgastados y tocar hasta que me sangren los dedos. No busques más sino te gusta este rollo, pero no olvides que no es poco.