AMARANTHE «Leaving Everything Behind» 2009 – Autoeditado

amaranthe

AMARANTHE
«Leaving Everything Behind»
2009 – Autoproducido

 

amaranthe

Tracklist:
01. Hunger
02. Leaving everything behind
03. Enter the maze
04. Act of desperation
05. Director´s cult

Miembros: 
Elize (Voz)

Jake (Voz) 

Andy (Guturales)

Johan (Bajo)

Olof (Guitarras y teclados)

Morten (Batería) 

Myspace

Creo firmemente que estamos ante uno de los grupos revelación de 2009/2010. Para quien aún no los conozca, Amaranthe es un grupo sueco que comenzará este próximo mes de octubre a grabar su primer LP; no obstante, el año pasado editaron un EP con cinco temas que nos muestran uno de los mejor debuts en el panorama metalero europeo.

«Leave Everything Behind» es una mezcla de power metal con los clásicos guiños al death melódico de tantos grupos nórdicos y del este de Europa. Sin embargo, este adelanto sonoro goza de muchas virtudes difíciles de encontrar en el sobrecargado mundo del género.

En primer lugar, la conjunción de tres cantantes en la formación; una voz femenina –a mi parecer, la mejor voz que ha salido en los últimos años- y dos masculinas, una melódica y otra encargada de las partes guturales. Esta coalición se traduce en unas excelentes líneas vocales donde ningún matiz queda por concretar. En contra, quizás, pequen de una saturación vocal en ciertas partes del disco.

En segundo lugar, Amaranthe domina a la perfección su territorio y no se sale de él, lo que conlleva aspectos negativos y positivos. Demasiado encasillamiento en canciones muy parecidas, pero, con una efectividad que me hace señalar una virtud en esta homogeneidad musical.

En tercer lugar, los medios con los que ha contado el grupo -se trata de una grabación autofinanciada y primeriza- no hacen sino valorar a la alza el sonido final del trabajo. Gracias a estas características, los temas discurren entre poderosos riffs -al más puro estilo Children of Bodom- que desembocan siempre en épicos y pegadizos estribillos donde las tres voces elevan las canciones a su máximo nivel.

Unas solventes líneas de bajo y batería -con un sonido demoledor, sobre todo en los dobles bombos y un exquisito sonido del juego de platos- además de los típicos sintetizadores complementan las reflexiones anteriores.

El único punto débil que encuentro es que la banda parece verse perdida y su música pierde frescura cuando intentan intercalar pasajes serenos con predominio de acústicas. Desde mi punto de vista y, escuchada la efectividad de su maquinaria, cuanto menos se alejen del estilo que dominan, mejor.

Así pues, habrá que esperar con expectación la grabación de su primer disco; todo apunta a que será conceptual. Mientras tanto, hemos podido ver en directo a dos de sus vocalistas, pues son coristas de Kamelot en la presente gira de los noruego-americanos.

José A. Benavente