Mr BIG | 23 mayo 2011 | Sala Heineken Madrid

mrbig_portada 

SIEMPRE GRANDES

Señoras y señores, Eric Martin a la guitarra, Paul Gilbert a la batería, Pat Torpey al bajo y Mr. Billy Sheehan al micro. ¿El mundo al revés? Nada de eso, Mr. Big en estado puro. Estos cuatro grandes se atreven con cualquier cosa, y cambiarse los instrumentos para versionar el archiconocido ‘Smoke On The Water’ no es sino una forma más de demostrarnos sus increíbles habilidades musicales.

mrbig_3 mrbig_21

Lo siento, he empezado por el final, no he podido evitarlo. Decir que abrieron con ‘Undertow’ y ‘American Beauty’, ambas de su nuevo disco, y continuaron desgranando clásicos de la magnitud de ‘Daddy, Brother, Lover, Little Boy’ –con sus correspondientes taladros en manos de Sheehan/Gilbert-, ‘Green Tinted Sixties Mind’, ‘Just Take My Heart’, ‘Take Cover’, ‘Colorado Bulldog’, ‘To Be Qith You’,  junto con un buen abanico de temas nuevos –‘Once Upon A Time’, ‘As Far As I Can See’, ‘Stranger in My Life’- sería demasiado sencillo, demasiado rutinario, objetivamente cierto pero muy lejos de lo que supone un concierto de Mr. Big. Más de dos horas de perfeccionismo desorbitado, de pasión desgranada minuto a minuto a manos de unos señores que lejos de denotar cualquier tipo de desgaste producto de más de 20 años de carrera musical, nos regalaron la mejor de sus sonrisas, el mejor de los humores y el mayor de los agradecimientos. En una sala Heineken donde no cabía un alfiler, el público se volcó ante estos cuatro maestros, cantando, coreando y aplaudiendo sin descanso, canción tras canción.

mrbig_13 mrbig_1

Momentos divertidos son los que marcaron el desarrollo del show. Eric Martin nos mostró su perfil más desenfadado y bromista, coqueteando con las mozas de primera fila y revelándonos su lado más místico al hacernos corear diversos mantras, sin olvidar sus conocidos olvidos, valga la redundancia, cuando en un descuido salió al escenario sin micro y tuvo que dar media vuelta para recogerlo de manos de un técnico que afortunadamente se dio cuenta del despiste antes que él.  Billy Sheehan se atrevió con la harmónica durante un receso en el ‘The Price You Gotta Pay’, momento en que Mr. Martin aparece por su espalda para continuar con los acordes de bajo. Y qué decir del ya mencionado final, cuando deciden cambiar instrumentos y a Pat Torpey le vemos algo perdido con el bajo, y en la segunda estrofa, Sheehan, sin poder aguantar más, tiene que ir a corregirle y colocarle los dedos en su lugar. Paul Gilbert se mantuvo en su línea, entregado y complaciente, feliz con sus seis cuerdas.

mrbig_2 mrbig_11

  

El sonido fue mejorable, pero la ejecución fue casi perfecta. Disfrutamos de unos Mr. Big en plena forma, rememorando lo mejor de su pasado y afianzando un presente más que aceptable, sorprendente.

Siguen encabezando mi lista de grupos a tener en cuenta, y aunque el concierto que dieron hace un par de años en La Riviera fue memorable, este, aún en sala más pequeña, no merece menor reconocimiento. A pesar de su nombre, a ellos no parece importarles el tamaño.

 

mrbig_portada

Fotos: -IVN-

Texto: M. Jones