FM | 16 abril 2011 | Sala Heineken Madrid

fm_portada 

FM
LOVES SPAIN

Afortunadamente, no sólo de fútbol vive el ser humano, y aunque a muchos quizá les resulte imposible de creer, hay vida más allá de un Madrid-Barça.

Días antes nos anunciaron el adelanto del concierto para evitar que se solapase con el mencionado evento deportivo, lo que nos obligó a llegar a la sala antes de la ocho de la tarde, hora a la que nos prometían el inicio del show. Sin teloneros, y con veinte minutos de retraso, los ingleses FM pisaron por primera vez un escenario español tras 25 años de carrera. He de confesar  que, si bien conocía la existencia de esta banda, nunca llegué a seguir su trayectoria, por lo que mi asistencia a este evento fue en cierto modo casual. Hoy, un día después, no puedo dejar de agradecer la insistencia del fotógrafo que suscribe, gracias al cual pude disfrutar de uno de los mejores directos que he visto en mucho tiempo.

fm_9 fm_2
fm_11 fm_10

Continuando con las confesiones diré que soy totalmente incapaz de narraros esta hora y media de sensaciones musicales de forma cronológica. Ayer no hubo un principio ni un final. Ayer, cinco maravillosos músicos –más un invitado excepcional- consiguieron hacerme perder toda noción espacio-tiempo para llevarme a una dimensión formada por melodías y acordes, instrumentos y voces, pasión y calidad en cantidades desorbitadas. Un quinteto perfectamente organizado y experimentado, con una complicidad digna de aquellos que conviven durante años y años, y no necesitan hablar para comunicarse, para saber lo que quieren, lo que necesitan o lo que esperan. Ayer fue una de esas pocas ocasiones en las que no cabe destacar ninguna canción, ningún miembro de la banda, porque todo y todos fueron inequívocamente sobresalientes.

Guitarras espectaculares sin siquiera rozar el egocentrismo o la estridencia, manteniendo su lugar, junto a un bajo y un batería precisos, unos teclados equilibrados, y una voz tan maravillosa que te hipnotizaba sin apenas darte cuenta mientras subía, bajaba y mantenía cada nota de forma tan natural y limpia que hacía parecer que cantar de aquella impresionante manera fuera lo más sencillo del mundo. Coros por doquier, un teclista que se atrevió con el teclado inalámbrico e incluso con la harmónica, un invitado de lujo que nos deleitó con su fantástico saxofón y, sobre todo, unos profesionales de los pies a la cabeza, que además disfrutan sin tapujos de aquello que hacen, bromeando, sonriendo, y agradeciendo al público, más abundante del que cabría esperar dados los diversos eventos que tenían lugar esta misma noche, su entrega  y devoción. Las primeras filas demostraban un entusiasmo más que palpable, mientras en el resto de la sala se oían numerosas voces que conocían las letras de principio a fin. Sin duda había ganas de buen rock melódico, y sin duda nos lo entregaron a manos llenas.

fm_4 fm_12

   Ni los esporádicos acoples de voz, ni algún que otro pequeño problemilla con la afinación de la guitarra de Steve Overland, ni el humo que empañó de forma bastante molesta el ambiente, consiguieron quitarme la sensación de que el concierto había sido total y absolutamente perfecto.

   El repertorio mezcló de forma equitativa temas de su nuevo disco –“Wildside”, “Hollow”, “Metropolis/Over you”- con varios de sus grandes clásicos – “That Girl”, “Face to Face”, “Burning My Heart Down”, “Other Side of Midnight”, “Frozen Heart”, etc-. Incluso se regalaron una gran versión de CCR para los bises.

  Terminaron el show radiantes, satisfechos y agradecidos ante  un público que por primera vez pudo disfrutar  de su directo en nuestras tierras y no dejó escapar la ocasión para demostrarles que aquí también tienen unos seguidores fieles y entusiastas. Y el mensaje fue recibido, ya nos los dijo Pete Jupp (batería) antes de despedirse definitivamente: FM Loves Spain. Y ahora, una servidora “love FM”.

fm_portada

 

Fotos: -IVN-

Texto: M. Jones