Crónica Ópera Magna – Sala Moon (Valencia)


Crónica Ópera Magna – Sala Moon (Valencia). Tras una exitosa gira latinoamericana presentando la tercera parte de su obra “Del Amor y Otros Demonios”, y no menos triunfales conciertos por el territorio nacional, por fin ponían fecha a su presentación en la ciudad que les vio nacer, Valencia, y ante un público entregado, mezcla de seguidores, familiares y amigos que hacía de él un show sin duda especial.

Escogieron en esta ocasión la sala Moon de Valencia, que se encuentra bien ubicada en el centro de la ciudad. Por las calles afloraban decenas de carteles con la foto del grupo, motivo de orgullo para alguien como ellos que tantas veces han asistido como público a la misma sala, sin ir más lejos pudimos departir con Jose en el último concierto de los también valencianos Uzzhuaïa en la propia sala Moon.

El horario escogido de apertura de puertas (20.30) y posterior inicio de concierto (21.15) facilitó la presencia de niños en primeras filas viendo a sus futuros héroes (bien acompañados de sus padres), así como de generar un ambiente de total confraternización entre público y banda, desde las primeras notas de la intro “Del Amor y Otros Demonios”.

No suele gustarme leer crónicas de conciertos anteriores antes de asistir a un concierto que tenga próximamente, para evitar ir con una idea preconcebida, por lo que seguramente era uno de los pocos que no sabía que en esta gira iban a tocar el álbum entero en el mismo orden en que salió, como se encargó Jose Broseta de destaparnos tras concluir la veloz y épica “Por un Corazón de Piedra”. Esta trilogía, que se encuentra recogida en el magnífico digipack que a través de Maldito Records junta los 3 EPs, es para mí antológica por varios motivos, y el más importante es que al haber salido en tandas de EPs de 5 temas, no hay temas de relleno, o más flojos como puede haber cuando se graba un disco completo de 1-12 temas. Aquí, cada canción es un potencial single, y si no lo es, no es por su nivel sino por la duración o los arreglos, lo que le hace igualmente (o más) interesante para el espectador.

La banda, volviendo al concierto, se dispuso en una orientación donde Adrián tenía que ocupar una esquina del escenario en el fondo, para permitir que una gran pantalla central iluminara el escenario con imágenes y textos relacionados con la mejor obra compuesta hasta el momento por el grupo. Delante de él se encontraba el cerebro de la banda, el compositor y arreglista de estos grandes temas, Enrique Mompó, con Alejandro Penella al bajo en la parte central junto a Jose, que se mostró a un altísimo nivel tanto comunicativo como vocal. En el otro extremo tenemos a uno de los mejores guitarristas solistas del país, Javi Nula, estando a las teclas justo detrás de él Nacho Sánchez, sustituto no sabemos si temporal o definitivo de Rubén Casas, teclista desde hace más de 12 años y que subió por última vez (luego lo contaremos) a tocar un tema con ellos.

Retomamos el repertorio con “La Herida”, pudiendo Jose dejar que el público cantara cada uno de los estribillos siendo correspondido de una manera que yo hacía mucho no veía. En las primeras filas, podía ver fans del grupo que cantaban palabra por palabra cada una de las canciones que esta noche sonaban, llegando a sabérselas mejor incluso que el propio Jose, como él mismo reconoció entre risas. No es nada fácil cantar las canciones de Ópera Magna, pero Jose está a un nivel de confianza que no rehúye ninguna nota, llega a los agudos más difíciles consiguiendo que la versión de directo no se vea mermada respecto lo escuchado en el estudio.

Pudimos ver por cierto entre el público a los amigos de Astral Experience, con los que ya colaboró en su anterior disco Jose, y que no perdían atención de lo que sus colegas estaban interpretando esta noche encima del escenario. El hecho de poder tocar el disco entero hizo que algunas canciones que raramente tocaban en directo (o que directamente nunca lo habían hecho hasta esta gira), salieran a escena como fue el caso de “Oscuro Amanecer”, un hecho que a mí personalmente me agradó de sobre manera ya que ésta, como pasó también con “La Trampa Del Tiempo”, son de mis favoritas de toda la trilogía. Javi Nula, subido a una pequeña tarima para ejecutar cada uno de los solos, dio una auténtica exhibición de velocidad, destreza y acierto siendo de los más aplaudidos cuando sacaba sus dedos a pasear por el mástil.

Antes que ésta, hubo un cambio de teclista para interpretar “Donde Latía un Corazón” y así Rubén pudo despedirse oficialmente de su público y sus amigos. Esta canción reúne posiblemente todas las virtudes de la banda, siendo la favorita de nuestra fotógrafa Paula, que cámara en mano entonaba el épico estribillo.

Entre cada uno de los actos, Jose aprovechaba las intros instrumentales para ausentarse y respirar un poco, ya que al tratarse de un concierto sin un atisbo de pausa, y sin apenas medios tiempos (excepto la emotiva “Hijos De la Tempestad”) , sin esos interludios seguramente no podría llegar vivo al final del concierto.


Estábamos entrando ya al acto 3, y tras un arrebatador “Mi Reino, El Olvido”, y un no menos sinfónico “Una Piedra en Dos Mitades”, comentó Jose que el siguiente tema parecía compuesto a medida para Jack Sparrow, resultando ser el primer single de este EP, “In Nomine”. Una canción directa y sin rodeos, con un poderoso estribillo que fue cantado por toda la sala, y que nos recordaba que seguramente ya no quedaría mucho para terminar el show. En la extensa y progresiva “Lo Soñado y lo Vivido”,  vimos a Alejandro que alternaba el tocar con púa y dedos el bajo dentro de la misma canción, en un ejercicio de disciplina bucal para sujetar la púa no apta para todos los bajistas, sin dejarse ir ni una sola nota en los más de 10 minutos de canción.

Nos decía Jose, especialmente comunicativo, que no iban a hacer el amago de irse y volver en los bises, así es que directamente irían con los últimos dos temas de la noche. Antes de ellos, y como homenaje a su padre, interpretaron un emotivo pasaje de “El Último Caballero”, dejando para el cierre un tema de cada uno de los dos primeros discos, “El Pozo y el Péndulo” de Poe, y la canción que les hizo famosos en su disco debut, “Horizontes de gloria”, tema de clásico power metal que no puede fallar nunca en sus conciertos.

Grandísimo concierto el vivido en la sala Moon por parte de Ópera Magna. Se encuentran en su mejor momento compositivo y musical, y son ya, por méritos propios, la mejor banda de metal sinfónico que tenemos en España. Cuando los vi allá por 2008 en la sala The Mill presentando su disco debut, he de reconocer que no pensaba que serían capaces de alcanzar el actual nivel. Y lo que les queda por delante… no puede traerles más que éxitos.


Setlist Ópera Magna

  1. Del Amor Y Otros Demonios (intro)
  2. Por Un Corazón De Piedra
  3. La Herida
  4. Después De Ti
  5. Oscuro Amanecer
  6. Rojo Escarlata
  7. Para Siempre
  8. Donde Latía Un Corazón
  9. Hijos De La Tempestad
  10. La Trampa Del Tiempo
  11. Requiem Por Un Vivo
  12. Mi Reino, El Olvido
  13. Una Piedra En Dos Mitades
  14. In Nomine
  15. Lo Soñado Y Lo Vivido
  16. El Pozo y el Péndulo
  17. Horizontes de Gloria


Texto: Edu B.

Fotografías: Paula B.R.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.