BRUCE SPRINGSTEEN | 14 de Mayo | Camp Nou (Barcelona)

fotofrancescfabregas-8920

Foto: Francesc Fàbregas

Barcelona se rinde al que sigue siendo el jefe

Hay momentos en la vida que se quedarán marcados en nuestra memoria hasta que muy entrado en años, recostados en el sillón los recordemos y nos tracen una amplia sonrisa en la cara mostrando que aquello en que pensamos fue un día muy grande. Sin duda, uno de esos fue el pasado 14 de mayo en Barcelona, donde ese humano que encarna a un superhéroe de la música es capaz de hacer feliz a 65.000 personas con solo decir hola.

La relación de Bruce Springsteen con Catalunya es estrecha y de cariño y del mismo grado es devuelta pues se pudo ver un gran mosaico en la zona norte donde se podía leer “Bruce” en otra muestra más de agradecimiento hacia el comprometido artista. “¡Hola Barcelona!, ¡Hola Catalunya!” fue el grito de salida para, con Badlands, abrir el recital donde el camp nou ya empezó a saltar y no paró hasta los últimos acordes. Poco pudo resistirse el boss a aproximarse al público y dejarse querer aún más si cabe. Acercamiento a las primeras filas para corresponder tanta pasión.

La gira, llamada The River Tour celebra los 35 años de edad del mítico disco que pese tener tanto tiempo en el mercado sigue siendo un disco venerado por la radiografía de la sociedad y la metáfora de la vida plasmada en un rio, desde el fresco, fuerte y jovial nacimiento, hasta la plácida muerte en el mar, pasando por los cambios de rumbo en los meandros.

fotofrancescfabregas-3330

Foto: Francesc Fàbregas

Bajada de luces y ahora si ya empezaba el largo éxtasis de 3 horas y media y la elegida No Surrender junto a My Love Will Not Let You Down con marcado carácter roquero que impuso alta velocidad al concierto donde la única pausa entre tema y tema era “One, two, three…”. Gran estado de forma de Bruce Springsteen que recordemos que cuenta 66 años y por el año 1965 ya gritaba en contras de las injusticias.

The Ties That Bind fue el primer tema que sonaría de The River con un camp nou ya enloquecido y Jake, armado con su saxofón dio las notas clave de entrada. Con el tiempo justo para jalar un poco de aire, volvía a atronar la potente voz para interpretar Sherry Darling, esta vez acompañado por la de su mujer Patti Scialfa. Jackson Cage y Two Hearts siguieron con riguroso orden, tal como marca el disco.

Una pancarta recogida del público fue la responsable que la siguiente fuese I’m Going Down (del disco Born In The Usa) en vez de Independence Day. Vuelta otra vez a la materia que atañía, todo el respetable se desgañitó, servidor incluido a ritmo de Hungry Heart. Es que la locura y excitación si es compartida con 65000 personas y acompañada por un altísimo nivel de decibelios acaba convertida en delirio.

Carreras de izquierda a derecha para poder sentir la cercanía y el calor de las primeras filas y recompensar así las largas colas y tiempos de espera para poder estar en esas privilegiadas posiciones que hacen al ‘jefe’ tocable y humano.

A partir de este momento y con las pulsaciones altas era momento de tomarnos un respiro y mostrar nuestro lado más sensible y delicado. Así pues para esta nueva etapa en el concierto, sonó Out In The Street con el agrandado cuerpo sonoro del saxo y los primeros acordes de Here She Comes que hilvana con I Wanna Marry You.

Si el concierto en su totalidad ya quedará registrado en nuestra mente, uno de los instantes claves, el momento en que, armado con la armónica, interpretaba The River será el punto de entrada a este recuerdo donde cualquier adversidad puede ser opacado por tanto entusiasmo y gozo colectivo. Sí, tal cual lo cuento, aún sigue resonando este momento en mi cabeza, 65000 almas gritando we’d go down to the river and into the river we’d dive cada uno pensando en sus motivos, dificultades y buenas y malas circunstancia como Mary y su matrimonio. Apoteósico.

Tocaba el momento de cerrar los ojos para utilizar todas las energías sensoriales en la magistral entrada de piano con largas y densas notas de Point Black y reflexionar en estos instantes qué queremos para nosotros, nuestro mundo y el mundo de todos. Atlantic City prolongó este momento de introspección y análisis acompasados por cada golpe lento de tecla.

Foto: Francesc Fàbregas

Foto: Francesc Fàbregas

Para salir de tanta oscuridad e imprimir color y optimismo Darlington Country y Glory Days también elegida por el público igual que la siguiente I Wanna Be With you. Vuelta al River con Ramrod y sus compañeras The Price You Pay y Drive All Night. El resumen a tempo lento de las relaciones sentimentales, los deseos reprimidos, las pasiones no respondidas por igual, los pequeños detalles, los esfuerzos sin recompensa, las rendiciones, encuentros y las superaciones.

Llegados a este punto y atisbando erróneamente un final de concierto por la encendida de luces, estábamos listos para los temas que faltaban y que también han marcado la carrera de Bruce en diferentes lanzamientos como The Promise Land, Because The Night de Patti Smith -cantada a dúo con su inestimable mujer- , She’s The One, Brilliant Disguise, The Rising o Thunder Road.

Pero no, Bruce crecido y enérgico aun nos regalaría más temas, empezando con Purple Rain de otro ícono de la música, Prince y un estadio inundado de color morado. Para encarar, ahora sí la recta final cuando estábamos cercanos a las 3 horas de concierto, las elegidas serían la archifamosa Born In The U.S.A, Born To Run, y la que podría resumir todo el concierto, Dancing In The Dark porque llevábamos mucho tiempo danzando entre tanta melodía. Tenth Avenue Freeze-Out, Shout, Bobby Jean y Twist and Shout que cerraron el recital.

Sin querer nadie dejar aquel templo musical, queríamos más de esta adictiva sustancia etérea e impalpable llamada música que en un total de tres horas y media fue capaz de hacernos sonreír, bailar, reflexionar, entristecer y resurgir. La música en sí es muy grande, pero si a la cabeza se pone un experto maestro perfectamente flanqueado por los descomunales músicos de los cuales se rodea se convierte en un ente inclasificable. Sin duda Bruce Springsteeen empieza de las mejores maneras posibles su paso por Europa con este The River Tour.

Setlist:
Badlands
No Surrender
My Love Will Not Let You Down
The Ties That Bind
Sherry Darling
Jackson Cage
Two Hearts
I’m Goin’ Down
Hungry Heart
Out in the Street
I Wanna Marry You
The River
Point Blank
Atlantic City
Darlington County
Glory Days
I Wanna Be With You
Ramrod
The Price You Pay
Drive All Night
Lonesome Day
Prove It All Night
The Promised Land
Because the Night
She’s the One
Brilliant Disguise
The Rising
Thunder Road
Purple Rain
Born in the U.S.A.
Born to Run
Dancing in the Dark
Tenth Avenue Freeze-Out
Shout
Bobby Jean
Twist and Shout

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.