AGALLOCH + FEN | 27 Abril | Apollo 2 (Barcelona)

Agalloch_portada

Posiblemente esta fuese una de las giras más esperadas en lo que se llevaba de año ya que se acercaba por primera vez una de las bandas de metal que más auge y reconocimiento han tenido en esta última temporada. 

MELANCOLÍA EN DÍAS GRISES

Agalloch4

Posiblemente esta fuese una de las giras más esperadas en lo que se llevaba de año ya que se acercaba por primera vez una de las bandas de metal que más auge y reconocimiento han tenido en esta última temporada.  Su música atmosférica y, en gran parte, instrumental ha ido haciendo hincapié a un gran número de seguidores en España y eso se ha podido comprobar su presencia en Barcelona, ciudad donde a punto se estuvo de agotar todas las entradas para tal evento.

A pocos minutos de la apertura de puertas en la sala 2 de Apollo se veía bastante aglomeración para el inicio del concierto. Y es que estaba demostrado que se iba a vivir una gran noche, porque para abrir la velada también se contaba con una banda de renombre: se trata de los ingleses FEN, encargados de realizar un black metal atmosférico con toques de post-rock, reconocibles por sus partes melódicas sin emplear distorsión en las cuerdas y las voces limpias. 

Fen1

El interior de la sala estaba cubierto bajo un gran manto de humo, apenas se podía ver el escenario y eso que no es de muy gran magnitud. Excesos de efectos para crear una atmósfera profunda, en el que poco a poco se iba complementando por la música de la banda inglesa. Era difícil no prestar atención ya que la noche se estrenó con un exceso de potencia acústica en la sala que no disminuyó en ningún momento a lo largo de la noche, prestando así una cierta molestia entre algunos de los seguidores que acabaron por ponerse unos tapones en los oídos como protección.

El trío inglés, FEN, se unió a la gira para presentar su reciente lanzamiento llamado “Dustwalker” en cual interpretaron algunos temas además de repasar sus anteriores discos para ir calentando el ambiente. Cosa que consiguieron ya que, en aquel momento, al menos a las primeras filas era difícil poder desplazarse sin entorpecerse con otra persona. Los ingleses dejaron el listón bastante alto en su periplo en Barcelona y todo lo que venía a continuación era el deseo que yacía en las mentes de la gran mayoría de los asistentes: en primicia, la primera visita de los americanos AGALLOCH

Agalloch1

La banda realizaba un pequeño ritual pagano para iniciar el concierto. En el escenario, anteriormente, se habían añadido unos pequeños troncos de árbol en el que el cantante depositaba una candela y un cuenco en el que quemaba una planta aromática para crear un ambiente espiritual en la sala. Cuando su presencia se hizo más fuerte, sopló para que no se prendiera más y de este modo empezaba el concierto.

Agalloch2

El cuarteto se mostraba en escena ante un reclamo general por parte de toda la sala mientras sonaban las primeras notas de “Limbs”. AGALLOCH presentaban este año su nuevo EP, “Faustian Echoes”, de un único tema de casi unos 20 minutos de duración. 

Agalloch3

Se pudo disfrutar en vivo de este nuevo lanzamiento pero también de grandes temas de trabajos como “The Mantle” para poder llenar las dos horas de concierto que tenían previstas. La banda se notó algo descompensada al principio, como que no estaba unida, pero como a poco se iban adaptando o perdiendo los nervios escénicos para estar unidos por las sintonías compuestas por ellos mismos, creando el siguiente setlist:

Limbs
Ghosts of the Midwinter Fires
Falling Snow
Faustian Echoes
The Melancholy Spirit
You Were But a Ghost in My Arms
In the Shadow of Our Pale Companion
Kneel to the Cross (Sol Invictus cover)
——Encore——
Of Stone, Wind, and Pillor
Our Fortress is Burning… I
Our Fortress is Burning… II: Bloodbirds

Y tras “Bloodbirds” finalizaba uno de los conciertos más esperados del año. El hecho de haber podido disfrutar de AGALLOCH viene a ser un recuerdo que se grabará en la memoria de muchos, ya que no es una banda que suele girar demasiado  y que en otras ocasiones, únicamente lo han hecho en el centro de Europa. Un concierto que empezó un poco cojo pero que acabó siendo un gran espectáculo aunque para muchos, los oídos acabasen bastante resentidos después de disfrutar horas y horas a una potencia realmente alta. 

Texto y fotos: Marc Laplana