Rat-Zinger saca al mercado «Tengan cuidado ahí fuera»

Rat-Zinger saca al mercado "Tengan cuidado ahí fuera" Hoy se ha publicado el nuevo álbum de Rat-Zinger, «Tengan cuidado ahí fuera» 

– Hoy se ha publicado «Tengan cuidado ahí fuera»

– Se trata del noveno álbum de la banda de Bilbao

No es el diablo el que vive en mí;
lo que en mí habita es el mismísimo infierno.
José Etxailarena

 

Sé a ciencia cierta, estimado posible lector, que su fe inquebrantable le susurra en la conciencia que, aunque camine por el valle de las sombras, nada ha de temer. Pero su fe miente. O ignora. Todo es peligro cuando se pronuncia lo innombrable: Rat-zinger. Su nombre es Legión y ha sido invocado sin posibilidad de redención. Ya se avista en la lontananza la polvareda tóxica que levantan los cascos de los caballos de los jinetes pálidos tras los cuales no llegará sino la inevitable muerte para el que ose cruzarse en su camino. Ay de aquel. Se acercan y habéis de saber que lo que sucederá está escrito en su Libro de las Revelaciones desde hace más de una década: no habrá piedad para nadie.
Esconded a los niños, rápido. La espeluznante carcajada de Cálico está agrietando el cielo, que en breve será el balcón del infierno desde donde observar, mientras suenan los tambores profanos de Deskarga, a Podri regurgitando navajas con las que llevar a cabo la crucifixión de los enemigos de las aceras, entre el temblor nervioso e impaciente de Puñales, presto desde la noche de los tiempos a lacerar costados.

Mañana, la Santa Compaña de los desheredados, las indestructibles ratas, volverá a vagar de ningún sitio a ninguna parte. La Cofradía de la Rabia. La Procesión de las Ruinas. Sonrientes. Mofándose de la parca, rindiéndole pleitesía a la vida. Mientras tanto, los nadie, los nada, abarrotaremos las cantinas brindando con nuestros cálices ebrios de gasolina tras pisotear el cadáver incorrupto del flautista. Nuestros cánticos blasfemos hablarán de que nadie es nuestro pastor y por lo tanto nadie nos dará la salvación que nunca pedimos: nacimos en fase terminal. No sé qué esperabais. Somos los hijos bastardos del Sumo Pontífice y de mil madres anónimas. Somos el germen prometido. Somos los nudillos tatuados del tiempo. Somos nuestro propio dios defecando sobre el vuestro. Somos los Rat-zinger y estamos sueltos, tal que vuestros perros. Así pues, que empiece la pelea. Y recuerden los cobardes: tengan cuidado ahí fuera. Mucho cuidado.

Kutxi Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.