El rock se adueño de la noche madrileña

Supersuckers + Macarones en el Gruta 77 (Madrid)

 

Texto y Fotos: Roberto Parodi Bardón 

Macarones en el Gruta 77 (Madrid)

Foto: Roberto Parodi Bardón 

Aún reciente la última visita que los Supermamones nos hicieron acompañando a los australianos Airbourne el pasado mes de Octubre, los americanos volvían a Madrid, esta vez a una sala más pequeña y como plato fuerte de la noche, para presentarnos su último y reciente disco «Play That Old Rock’n’Roll» que como su título indica esta lleno de buen Rock and Roll a toda ostia marca de la casa.

Sin tener grandes expectativas con este nuevo material, al igual que ha pasado con sus últimas referencias, quizás debido a ese mismo ritmo de giras y tomarse las cosas con un poco más de calma, siempre se salvan varios temas aunque no llegan a ser himnos como los que nos encontrábamos en La Mano Cornuda, Evil Powers… o Smoke of Hell. Aún así, tener a Eddie Spaguetti y cía en el madrileño Gruta 77 y además celebrarlo con alguna que otra cerveza bien fría sería una falta de respeto en caso de no acudir a verles, así pues, no nos lo pensamos dos veces.

El inicio de la noche lo marcaron los madrileños Macarrones y con buen resultado. A punto de sacar su nuevo álbum, estos referentes del panorama rockero de la capital animaron la velada con sus canciones influenciadas por Ramones, Turbonegro o The Stooges… e incluso les dio tiempo para marcarse un par de versiones de temas populares de Madonna y Cindy Lauper, pasados por su high-enérgico filtro, claro está.
Supersuckers en el Gruta 77 (Madrid)

Foto: Roberto Parodi Bardón 

Momento para que Supersuckers, en formato de trío (hay que recordar que desde la salida del guitarra Dan «Thunder» Bolton, esta es la formación tanto para estudio como directo) pisaran el escenario abriendo el set con «The Evil Powers of Rock’nRoll» y un potente sonido que apenas dejaba escuchar las voces, parecía que venían recién salidos del infierno. Fueron sucediéndose temas de su último disco como «Die Alone», «You Ain’t Boss of me» o la homónima «Play that Rock and Roll» junto a clásicos como «Creepy Jackalope Eye» y «Mudhead» sin bajar el ritmo y sin respiro. Por supuesto no faltó la versión de Thin Lizzy que ya han hecho suya: «Cowboy Song» y remataron la velada con sus archiconocidas «Pretty Fucked Up» y «Born With a Tail». Una pena que no pudieran haber tirado un poco más de su colección de temas country.

El guitarrista Marty Chandler fue el único que se mostró más activo que el resto, haciendo gesticulantes riffs, ocupándose de los coros y asomándose continuamente al escenario ante una audiencia que se encontraba mayormente expectante.
El concierto no llegó a la hora y media de duración pero sin duda acudimos a una noche más que correcta y sin sorpresas, como sabíamos que pasaría, en la que disfrutamos de una banda veterana con una gran trayectoria a sus espaldas y que sigue manteniendo su fiel estandarte musical con más de treinta años de vida… y lo que les queda. Supersuckers forever.
Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.