KHAEL

killus1

Tras estar dos años trabajando en el local de ensayo KHAEL tiene ya por fin «Dualidad» (leer reseña aquí) en el mercado y se disponen a salir de gira este otoño por el territorio nacional. En Rock In Spain teníamos mucha curiosidad por descubrir qué se traían entre manos estos músicos que provienen de bandas de renombre como SKIZOO, SARATOGA ó ESTRAVAGANZA. Por eso, en cuanto tuvimos la oportunidad, no dudamos en contactar con Dani Pérez (Batería) y Aroa Martín (Cantante) para que nos hablen de este proyecto.

Lo primero, sois una banda novel aunque muchos de vosotros lleváis años en este negocio. Para aquellos que aún no os conocen, ¿cuál es el concepto de KHAEL?

DANI: Yo creo que es principalmente aportar aire fresco al panorama. Con humildad intentamos ser originales, mezclando una base dura con una voz femenina melódica que en sus momentos también sabe ser agresiva, por supuesto. En cuanto al origen de KHAEL, pues todo parte evidentemente de que tres de los componentes provenimos de una trayectoria musical relativamente larga. Todo surgió a raíz de que Edu (Bajo) y yo, tras dejar Skizoo, sabíamos que no podíamos quedarnos con los brazos cruzados. Así que nos reunimos al día siguiente de dejar de ser parte de Skizoo y decidimos seguir adelante y montar un grupo sí o sí. No nos íbamos a quedar en casa.

O sea, tres horas inactivos y ya empezaron las convulsiones.

DANI: (risas) Si, si. Fue el «shock» inicial, porque no nos esperábamos dejar de estar en Skizoo y tres horas de decir: «Joder, que putada, que putada, que putada…¿Qué hacemos, qué hacemos, qué hacemos?» Y decir: «Enga, mañana nos reunimos y decidimos qué vamos a hacer». Al día siguiente fue quedar, hablar del concepto musical. Queríamos mezclar la trayectoria de los grupos en los que habíamos estado, unas bases duras de Metal, que es lo que nos gusta y mejor sabemos hacer, y luego encontrar algo distinto para la voz. Y los dos pensamos independientemente en Aroa. Edu ya había coincidido con ella en MIDWAY y ambos la conocíamos de Stravaganzza. La llamamos y se quedó un poco sorprendida. Porque tú no te esperabas la llamada, ¿verdad? (dirigiéndose a Aroa).

Khael

AROA: No, la verdad es que no. De hecho dudé, no sabía que hacer. «Déjame que me lo piense» (risas).

Estas mujeres siempre haciéndose de rogar…

DANI: (risas) Se hizo la dura, se hizo la dura. Nos quedamos un poco en plan ¡Hostiás!. No, ya en serio, en cuanto fue consciente que íbamos en serio y le proponíamos algo sin limitaciones creativas aceptó encantada. A partir de ahí fue reunirnos, empezar a ensayar y a componer. Después encontramos a Víctor (guitarra) a través de Tony Hernando, guitarrista de SARATOGA. Víctor era un ex-alumno suyo. De ahí en adelante, grabamos un EP con cinco temas que colgamos en Myspace y ahora tenemos disco con once temas.

Está calentito, calentito ¿no?

DANI: Calentito, vamos, recién «sacao» del horno.

Entonces, bajo y batería de partida, enseguida tenéis cantante y sólo os tenéis que poner a buscar guitarrista. Vaya lujazo ¿no?

DANI: La verdad es que sí. Hemos tenido mucha suerte sobre todo con el tema de Aroa porque la voz es, posiblemente, lo más importante de cara a la gente y lo más difícil de encontrar. Y es que encima, Aroa no es solo cantante sino que en realidad es guitarrista. Canta porque se le da bien, porque tiene una voz preciosa pero ella realmente es guitarrista. Eso es un plus a la hora de contar con ella para hacer apoyos a la guitarra.

AROA:
De hecho yo empecé con guitarra clásica. Todavía sigo. Estoy terminando el conservatorio. Lo que pasa es que cuando empecé con los grupos cogí la eléctrica.

Pasaste de Villalobos y…

AROA: (risas) Si. Pero nadie me dio clases no ni nada. Aprendí a mi bola. De hecho, en el grupo en el que coincidí con Edu tocaba la guitarra y cantaba. Lo mío es la guitarra pero la gente empezó a escucharme cantar y vio que lo hacía bien… Así que me puse las pilas y di unas cuantas clases con Leo Jiménez (Stravaganzza) y aquí estamos.

Aunque la guitarra tiende a ser más llamativa, la realidad es que un grupo suele fundamentarse en una base rítmica sólida y un cantante con personalidad.

DANI: A mí hay un símil que me encanta con respecto a la música que dice que el bajo y la batería son como el papel y la guitarra y la voz como el lápiz que dibuja. Y por eso sentimos que hemos tenido tanta suerte porque, además de una fantástica voz, la base, que es lo más difícil de encontrar, somos los fundadores del grupo. Y guitarras hay muchos pero también hemos tenido mucha suerte. En realidad nos arriesgamos porque, con Aroa ya conocíamos su potencial… bueno, en realidad no porque ha dado mucho más de sí, pero con Víctor era una apuesta.

¿Qué buscabais en Víctor? Ya que teníais la facilidad de poder elegir tranquilamente.

DANI: Pues no te voy a engañar, lo primero que buscábamos es que fuera un buen tío.

Se notan los años de carretera, ¿eh?

DANI: (risas) Ahí le has dao. Mucha gente me pregunta si es duro vivir de la música y tal… Mira, lo más difícil, lo más difícil es que un grupo se lleve bien durante mucho tiempo. O sea, que no llegue un momento en el que haya movidas internas de tal calibre que hagan que el grupo se vaya a tomar por culo.

AROA:
Siempre hay pequeñas discusiones, sobre todo por temas musicales, pero lo importante es que al final se resuelva y fortalezcan al grupo. La convivencia tiene esas cosas.

Si no hay discusiones es que alguien se lo está callando todo.

DANI: Y al final revienta. Porque es imposible estar de acuerdo en todo. Yo creo que los grupos solo funcionan de dos formas. Ó hay un líder desde el principio y el resto tiene asumido su papel de sumisión o democracia pura. En los intermedios es donde saltan chispas. En KHAEL somos una democracia total.

O sea, que manda Aroa.

AROA: (risas) Shhh… es una tapadera.

Hablando de conflicto… Musicalmente hay un gran contraste entre la base metalera, cercana a vuestras bandas anteriores, y la voz más melódica de Aroa. ¿Cómo conseguís que eso no choque demasiado?

DANI: Pues… Cuando lo conseguimos (risas) supone mucho trabajo. Aquí la señora es quien más curro tiene y por tanto más mérito, eso sí te lo digo. Porque nosotros por lo general solemos hacer la base primero y hacer unas melodías de voz que cuadren… Los cuatro componemos, lo que pasa es que los cuatro componemos a nuestra bola en nuestra casa y traemos al local el tema. Edu y Víctor suelen traer sólo la base musical. Yo traigo también la línea vocal pero luego le toca a Aroa arreglarla porque no siempre cuadra con la base. O sea, somos tres tíos que les mola muchísimo la caña y Aroa, que le mola también la caña pero que tiene otra visión como cantante y hay veces que dice: chicos, no puedo meter aquí ninguna línea de voz porque ¡no cuadra!

AROA:
Tan solo una voz gutural tipo Death (risas).

DANI: Eso. Por eso hay mucha diferencia entre el Ep y este disco. Porque ahora nos conocemos mucho mejor. En el Ep nos vimos con una necesidad de mostrar enseguida a la gente que seguíamos adelante. Salió muy bien pero se hizo todo muy rápido. El disco está mucho más maduro.

AROA:
Yo creo que en el Ep los contrastes están mucho más distanciados. La base va más por un lado y la voz por otro. En el disco está más cohesionado y pretendemos hacerlo cada vez mejor aún.

DANI:
De hecho hay partes musicales cada vez más melódicas y la voz en ocasiones es más agresiva. Nuestra idea es tirar de los dos extremos, no solo ablandar el sonido.

Khael

Khael

Efectivamente, da la impresión de que ha sido Aroa la que más se ha tenido que adaptar al estilo. Especialmente si nos fijamos en tus temas en solitario, mucho más intimistas. ¿Cómo fue esa adaptación a tanta 5ª dim y tanto volúmen?

AROA: Pues al principio fue duro. No sabía cómo empezar. Tuve que cambiar algunas cosas de las bases, en las partes cantadas. Tuvieron que ponérmelo un poquito más fácil. Pero, la primera vez que Víctor trajo un tema de los suyos…

DANI:
¡Tema instrumental! (risas)

¿Y te dejan oírte en el local de ensayo?

AROA: Absolutamente no. Es imposible (risas).

DANI: Aquí no hay manera, es un sitio muy pequeño y yo no soy capaz de controlar el volumen. El local está de puta madre pero claro, haciendo lo que hacemos, el sonido…

El próximo grupo de bossa-nova, tío.

DANI: (risas) En todos los grupos en los que he estado ha habido siempre el mismo problema con la voz que no se oía. Costaba muchísimo.

Y con las chicas es más complicado al tener una voz más fina. Como no cantes a lo Monserrat Caballé…(risas). ¿Y cómo afrontáis la promoción del disco?

DANI: Pues tenemos los pies en la tierra. Sabemos que la situación es complicada pero no tenemos límite. Somos humildes pero también ambiciosos. Nosotros no componemos para el local de ensayo. Queremos darnos a conocer y compartir nuestra música con el mayor número de gente posible, ya sea en España, Europa, Sudamérica, etc. Así que vamos paso a paso. De momento queremos asentarnos en España, que es nuestro territorio y luego intentar conquistar otros mercados.

¿Y colaboraciones con algunos de vuestros «ex»?

DANI: Lo primero es la colaboración de Nando (Stravaganzza) que ha participado en el disco. Además tenemos el manager común así que con Stravaganzza probablemente hagamos algo.

AROA:
Aunque ahora con lo del parón es más difícil.

DANI:
Ellos han hecho la gira y ahora paran y nosotros al revés. Hemos dejado que el disco se escuchara y ahora empezamos los conciertos, después del verano.

¿Y las letras quién las escribes? ¿Cual es la temática?

AROA: Las suelo escribir yo aunque Dani hace las de sus temas. Una vez más no hay límites. Pueden hablar de un cuadro, de una sensación, de los demonios interiores, una infidelidad…

Alegres precisamente no me han parecido, ¿Eres de las que ven el vaso medio vacío?

AROA: (risas) Si, tienden a ser algo melancólicas pero tienen una parte de esperanza también. No es todo negativo.

A ver… Llega Víctor con un riff tipo Amorphis (risas) y ¿Qué haces? ¿Dices lo primero que se te ocurre o lo meditas más en casa?

AROA: Lo primero que hago es la melodía y cuando la tengo terminada la escucho y busco lo que me transmite. Y ahí puede pasar de todo (risas).

¿Y tiendes a ser más narrativa, descriptiva o haces frases sueltas como imágenes?

AROA: Suelen ser metafóricas, tirando a abstractas, poéticas.

Y qué, ¿consigues que te apoyen con los coros?

AROA: (risas) De momento no pero creo que ya lo voy consiguiendo. Porque Edu al principio no quería. Decía que ya estaba harto de hacer coros y quería centrarse en el bajo. Pero se ve que le gustaron alguna de las voces del disco y llegó al local con alguna línea y ya está intentando convencer al resto para que se una.

DANI:
A mí que me dejen en paz en mi batería… (risas)

Como tus temas propios suelen ser algo diferentes que hacéis en KHAEL, ¿hay un proyecto paralelo en marcha o has abandonado esa senda?

AROA: De hecho ya los he enganchado. A mí me gusta hacer muchísimas cosas y no me gusta encerrarme. Así que Dani y yo ya tenemos alguna cosilla instrumental por ahí. Necesito hacer cosas diferentes. Los límites me los pone nada más la falta de medios.

¿Y cómo gestionáis la ansiedad de venir de bandas de prestigio y tener que empezar de cero una vez más?

DANI: Pues por un lado tienes más presión pero por otro lado estás muy contento porque por fin tienes una banda en la que todos opinan por igual. Edu y yo estuvimos no solos ni un día. Enseguida llegó Víctor así que en realidad fundadores somos todos. Así que tenemos mucha ilusión.

AROA:
Khael es sobre todo una banda y lo tenemos clarísimo. No queremos que desde fuera se le de más importancia a uno sobre el resto.

¿Algo más que decir a los lectores de Rock In Spain?

DANI: Daros las gracias primero a vosotros por venir aquí y apoyarnos. Siempre digo que sin vosotros no somos nada. Y por supuesto a vuestros lectores, espero verlos pronto en la gira.

 

Texto: Iván Díaz
Fotos: Javier Bragado