SKUNK ANANSIE “WonderLustre” 2010 – EarMusic

skunkanansie

SKUNK ANANSIE
«WonderLustre»
2010 – EarMusic

skunkanansie

Tracklist:
01. God Loves Only you
02. My Ugly Boy
03. Over the Love
04. Talk too Much
05. The Sweetest Thing
06. It Doesn´t Matter
07. You´re Too Expensirve for Me
08. My Love Will Fall
09. You Saved Me
10. Felling the Itch
11. You Can´t Always do What you Like
12. I Will Stay but You Should Leave

Miembros:
Deborah Anne Dyer (Voz)
Ace (Guitarra)
Cass (Bajo)
Mark Richardson (Batería)


Web

Myspace

La banda inglesa ganadora de varios discos de platino integra el funk, el soul, el punk, house, indie y el hard-rock con síntomas metal en una coctelera del tamaño de un colisionador de hadrones, de tal manera que sólo se aprecia la mezcla, no los ingredientes. Es decir, Britpop en estado puro. WonderLustre es un nuevo intento, especialmente por parte de la front-woman de esta banda, de establecer su propio canon combinado, su propio y vacilante ideal de belleza eurítmico.

Deborah Anne Dyer, aka Pea Narni, o simplemente “Skin”, es un mito vivo al más puro estilo de Adeva, Charlene Keys (Tweet), Chaka Khan o Whitney Houston entre otras “madonas de raza”, pero en esta, la nueva ola de música negra. Deborah es también un símbolo de algunos colectivos LGTB, una militante del amor en tiempos de rock, una “soul sister” actualizada y una modelo algo radical.

Skunk Anansie (una mezcla de “mofeta”, y Anansie, un ser arácnido de ficción de origen africano), es un corte transversal de naturaleza lucrativa a la cultura juvenil, un producto para el individualismo consumista moderno, tendencia que en ningún caso anula el talento de sus expendedores, simplemente lo hace  mucho más cercano a esos ambientes «pop» que a los propios del «metal», al menos el tradicional y masculino al que nos han acostumbrado. Ahí reside la chispa: S.A.  parte ambas generaciones y extrae una única visión.  Una síntesis de culturas y subculturas urbanas a modo de música para espíritus marchosos, a modo de canciones, en su mayoría, sobre relaciones afectivas: de ahí parece que cobra sentido su portada, un corazón hecho con trapos sucios.

La sensibilidad de esta banda se nota a modo de “influencia” en un@ mism@, antes de una escucha en profundidad, como una especie de fuerza empática  y carga positiva que genera su resplandor,. Algo qu ya sucedía en su inmediatamente anterior trabajo Smashes and Trashes (2009). Porque WonderLustre ofrece, nuevamente, un encuentro semejante a escuchar Aretha Franklin cantando en Judas Priest; aunque esta vez la carga rockera se haya reducido, pero no sin perder la impronta subversiva. Mas no se engañen, el single My Ugly Boy, si lo oyen con antelación, no hace justicia a la calidad definitiva del compacto.

Por lo demás, todo sigue igual: tal vez en un intento de limitar la radicalidad de ir a festivales de Metal y relacionarse al mismo tiempo con el mundo de la moda, Skunk Anansie, o más bien Skin, peque un poco de trotamundos: pero queda tan bien en todos los contextos que cualquier le dice algo…

Su proyección es heredera de la voz de Diana Ross en voz, del poder hipnótico que emana de Freddie Mercury como front-man… ¿Se fijan? Las interrelaciones  que puedan hacerse empujan a Skin hacia el podio, sin pretenderlo… Asimismo, la presencia del resto del grupo no queda en segundo lugar: sus instrumentos saben hacerse oír por méritos propios. Digamos que no han vuelto a trabajar juntos por echar el rato.

No puedo apostillar la recurrente expresión “este es uno de los mejores discos del año”, ya que sencillamente desconozco la totalidad de los producidos en estas fechas. Más aún, desecho la validez de mi criterio para argüir tal informalidad. Pero me atrevería a incoar que así mereciera ser, al menos en las listas más comerciales.

Skunk Anansie se atreven, en resumidas cuentas, a atacar por segunda vez en menos de un año, ofreciendo una más que esperada vuelta que sus fans no terminarán todavía de asimilar (en 2009 publicaron Smashes and Trashes) tras diez años de proyectos paralelos. Por ello, id haciendo hueco en vuestras agendas: el 9 de febrero de 2011 estarán en Madrid (La Riviera), y dos días después, el 11, en Barcelona (sala Razzmatazz).

Un consejo a todos los anacoretas cultivadores de música “alternativa”: escuchen, por sanear un poco los oídos, Skunk Anansie.

Rubén G. Herrera