BLACKJACK «Dead Or Alive» – Autoproducido

blackjack_deadoralive_1

12 cañonazos que van desde el Hard Rock de corte más clásico combinando con un sonido más actual y cañero, pasando por medio tiempos y pasajes más bluseros. Así suena Dead Or Alive, el nuevo disco de la banda albaceteña de hard rock, BlackJack.

blackjack_deadoralive_2

BlackJack. Es curioso e interesante el pensar que si a uno le preguntan qué le despierta este término en lo musical en buena medida la respuesta ganadora sería Hard Rock. Y como no podía ser de otra manera, y no siendo excepción este caso, la finura de este juego de cartas nos invoca en el día de hoy una banda cañera y ruda, que suena como tiene que sonar obtener 21 puntos de mano jugandotelo absolutamente todo en una mano, a Heavy Rock puro, a BlackJack.

Y es que la banda de la que hoy escribimos, y que ya reseñamos en ocasión de su anterior disco “All in”, tiene mucho todavía que contar, y que cantar. Riffs duros, una voz cañera y rota, y mucha, mucha actitud. En general, y para que el lector se haga una idea, la línea de esta banda albaceteña rondaría entre un Hard Rock de corte más clásico combinando con un sonido más actual y cañero, pasando por medio tiempos y pasajes más bluseros.

El disco en sí es una perfecta muestra de qué hacer cuando tienes una idea y un sonido con el que te sientes agusto y cómodo. Cuando estás en tu salsa, y lo sabes, y lo haces saber. Tenemos, y aun siempre bajo la ley del Hard Rock, un disco bastante variado y trabajado en lo compositivo. Hemos de decir que el ambiente western reina y se deja ver por todo el trabajo, no siendo una cuestión meramente estética, sino un componente importante del disco. La lírica de las canciones, el corte más Hard Rock clásico, la genial voz de Quilez Molero… todo un conjunto que nos transporta a la época de la fiebre del oro, a una época de sueños y oportunidades, mucho canallismo y bandoleros por doquier, al lejano y querido Oeste.

Canciones como la intensa Blood Red Skies, que abre el disco, y que es toda una señal de intenciones por parte de la banda. En segundo lugar nos encontramos con la invocación de una mujer fatal, de una mujer capaz de volvernos locos, la pegadiza Kiss Of Fire, seguida inmediatamente de otro de los grandes temas del disco: Lucky John. Uno de los máximos exponentes del disco, dura, pegadiza y de obligada escucha. El disco sigue una línea intensa y de alto nivel hasta encontramos con una curiosa sorpresa, A Song For You. Posiblemente, y en opinión totalmente subjetiva, la mejor canción del disco. Balada forajida de principio semejante a la versión de Guns ‘n Roses de “Knockin’ on heaven doors”, quién sabe si semejanza totalmente querida (habrá que esperar a una posible entrevista para saber más). Sea como sea, temazo, donde todo queda en manos de una voz más relajada y sentida por parte Tomás, acompañada de una preciosa melodía.

Retomamos la intensidad con Party Hard, que como no podía ser de otra manera y haciendo honor a su nombre, nos invita a volver a sacudir nuestras largas melenas al ritmo de esta canción. En este punto uno piensa en lo que debe ganar esta banda en directo. Seguimos hasta RailRoad, que en teoría pone el broche de oro a un más que notable disco. ¡Pero aún hay más! Dos bonus tracks: Una canción para ti y Harry is your man. La primera, como puede preverse, es una interesante y acertada versión en castellano del tema estrella del disco: A Song For You. No negaré que se hace raro escuchar a Tomás cantar en castellano después de un álbum entero en inglés, pero sigue siendo un buen tema, aunque personalmente me quedaría con la versión original en inglés. Harry is Your Man, por su parte, cierra ahora sí el disco con un rock’n roll buenísimo, una acertada armónica y ritmo más frenético, ese ritmo de “tren” que tanto nos gusta a los que amamos este género.

En conclusión, podemos decir que Dead Or Alive cumple y con creces su cometido, que es ofrecernos una gran e intensa dosis de buen Hard Rock. Buenos riffs, intensidad e incluso cuentan con la balada esperada siempre en este tipo de discos. Balada, por cierto, recomendadísima. En resumen, atención a estos forajidos del Oeste porque vienen con grandes cañonazos de Rock’n Roll.

P. Struth

Tracklist:

  1. Blood Red Skies
  2. Kiss Of Fire
  3. Lucky John
  4. Western Sun
  5. Hard Rock Is My Only Sound
  6. Out Of Control
  7. A Song For You
  8. Party Hard
  9. Riot Song
  10. Railroad

Bonus tracks:

11. Una canción para ti
12. Harry Is Your Man

Miembros

José Manuel Martínez: guitarra
Sergio Blázquez: bajo
Tomás Quilez Molero: batería y voz
Wenceslao Sánchez: guitarra

Facebook

Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.