ROMEO “Cara o cruz” 2012 – Gaser Discos

romeo_cara_o_cruz

Si de lo que se trata es de hacer un disco de género, fácilmente etiquetable, aquí lo tienen, un maravilloso álbum de hard rock. Sin embargo, últimamente me ocurre con el metal lo mismo que con los westerns, no dejo de ver indios y vaqueros por todas partes, los primeros vistiendo las mismas plumas y luciendo las mismas pinturas de guerra y los últimos ataviados de de sombrero y pantalones de cuero. Tan absorto estoy con los atuendos que desprecio echar un vistazo a los paisajes por donde transcurre la acción y apenas reparo en el argumento.

romeo_cara_o_cruz

Si de lo que se trata es de hacer un disco de género, fácilmente etiquetable, aquí lo tienen, un maravilloso álbum de hard rock. Sin embargo, últimamente me ocurre con el metal lo mismo que con los westerns, no dejo de ver indios y vaqueros por todas partes, los primeros vistiendo las mismas plumas y luciendo las mismas pinturas de guerra y los últimos ataviados de sombrero y pantalones de cuero. Tan absorto estoy con los atuendos que desprecio echar un vistazo a los paisajes por donde transcurre la acción y apenas reparo en el argumento.

Si escriben guitarras saturadas donde dice plumas y cambian voz guturalmente impostada donde pone pantalones de cuero, entenderán de qué estoy hablando. Ya sé que es injusto esperar en cada western un John Ford inspirado que convierta a los malos en buenos y viceversa y además consiga que Monument Valley sea un protagonista más de la película. Pero cada vez que se estrena una nueva cinta del oeste siempre estoy ansioso de ver si, en esta ocasión, alguien ha sabido encontrar esa vuelta de tuerca, como Clint Eastwood en Sin perdón, con la que se renueva el género sin obviar sus señas de identidad.

Pensarán ustedes que tanta introducción solo presagia una reseña devastadora. Pero no, ese no es mi estilo. Romeo hacen disfrutar, y eso cuenta mucho, pero por acabar aquí el apartado de reticencias, diría que en el mundo metal ya va siendo hora de pedir un poco más de “mandar a la porra” las reglas del género. Por supuesto que no pido que desaparezcan las guitarras saturadas, pero ¿es necesario que el séptimo de caballería siempre aparezca en el último minuto para salvar al héroe a golpe del reconocible sonido de corneta?

Ciertamente Romeo se distinguen de una corriente común liderada por bandas como Hamlet, Sôber o Skizoo para engrosar la lista de otras que llevan su repertorio hacia un territorio más melódico de líneas suavizadas y quebradizas. Y ahí creo que radica su mayor acierto. Intentar desmarcarse de la contundencia y aspereza del hardcore sin traicionar la esencia del metal puede llevarte a asociaciones y experimentos ridículos. El equilibrio no es nada fácil y aquí Romeo saben mantenerse en la difícil cuerda floja sin titubeos. No obstante, el paso de la profesionalidad a la genialidad depende de la altura de la cuerda floja y la presencia -o no- de red bajo los pies. La voz de Joseph K no hace gala de una guturalidad desmedida -bien por él- y las guitarras no se exceden en el subrayado, pero entre la impecable producción de Jorge Escobedo y la mezcla de Alberto Seara, queda poco margen para el riesgo.

El álbum contiene temas de un valor incluso superior a los de algunos de sus maestros: Corazón de tempestad es un magnífico comienzo, un tema redondo, con un estribillo que engancha a la primera. Desde mi sombra hasta la eternidad es un ejercicio modélico de balada que funciona porque quien la sostiene son precisamente unos delicados teclados que le recuerdan a la guitarra acústica que ella no es la protagonista absoluta de la película. Y Respirar se disfruta porque la batería explora en las segundas estrofas antes del estribillo ritmos menos estereotipados que en, por ejemplo, Una razón para creer.

Hemos logrado sorprenderte, lo tienes que admitir. Y aunque se acabe nuestra suerte, nos concentramos en sobrevivir”, cantan en su última canción. No les quiero llevar razón porque soy una persona muy respetuosa y no dudo de la honestidad del trabajo, pero debo concluir remarcando que no creo que Romeo deba poner su énfasis en la simple supervivencia. Tienen todo lo necesario para brillar y apartar a patadas a todos aquellos que se pongan por delante en su camino hacia eso que los ingleses tan sabiamente llaman “make a difference”. El mundo está en crisis y hay necesidad de cambio. Dicen que los cambios deben ser estructurales. ¿Y si el séptimo de caballería un día no llega a tiempo? Ahí si que lograrán sorprenderme.

Víctor Pérez Marco

Tracklist:

  1. Corazón de tempestad
  2. Cara o cruz
  3. Lo que nos separó
  4. El momento exacto
  5. Desde mi sombra hasta la eternidad
  6. La tormenta
  7. Respirar
  8. Una razón para creer
  9. Siempre
  10. Un ángel y un castigo
  11. Sobrevivir


BONUS TRACKS

  1. Lágrimas de terciopelo
  2. Nada importa
  3. A quién digo adiós
  4. El vals del pánico

Miembros

Joseph K – Voz y guitarra
Alberto H – Bajo
José Saiz “Hom” – Guitarra
Fernando Alandes – Batería

Web
Facebook
Myspace