MIGUEL ÁNGEL LEAL «Ítaca»» 2011 – Kromatik Musik

miguel_angel_leal_itaca

MIGUEL ÁNGEL LEAL
«Ítaca»
2011 – Kromatik Musik

miguelangelleal

Tracklist:
01. Amanecer
02. Rumbo a Ítaca
03. Odisea
04. Al Partir
05. En mis Sueños
06. El camino de la Aurora
07. Encuentros
08. Dulce Abismo
09. Brisa del Sur
10. Tierra a la vista
11. Mirando Atrás

 

Miembros:
Miguel Ángel Leal: Guitarras
Sergio Ariza: Guitarra flamenca
Begoña Ramos: violín


Myspace

Jorge Salán tiene un importante rival en la provincia de Málaga. Se trata de Miguel Ángel Leal, líder de la banda metal Amalthea, y acaba de terminar su primer proyecto instrumental en solitario. Ítaca es un disco plagado de paisajes neoclásicos, solos doblados, schrendings, sweep pickings, y otras técnicas o registros que sirven de muestrario y producen en el oyente actual un sentimiento de reconocimientomás que de descubrimiento. Viajar a través de la poesía guitarrística y reconocer influencias (Yngwie Malmsteen, Satriani, Slash…), propias o bien de quien escucha es el factor predominante, pues Miguel ha plagado su obra de guiños.

Por otro lado, el malagueño absorbe influencias del prisma melódico del folk nacional, donde consigue evocar imágenes sobre el éxodo, el viaje hacia la madurez, el mutatis mutandis… No en vano, Ítaca sigue siendo un recurso creativo para un pueblo mediterráneo como el nuestro. Hace un año, la banda The Soulbreaker Company nos sorprendía con un homónimo disco, completamente distinto, pero igualmente representativo de hacia donde van nuestras predisposiciones culturales. No podemos negar la raíz folk, y en este caso, Miguel Ángel Leal crea un espectro muy amplio a través de un repertorio muy cambiante, pero sin llegar a saturar a oídos menos expertos en el toque guitarrístico. Al partir es la obra clave, seleccionada autoconscientemente de ello para el videoclip (aburrido y decadente por parte de NewLogicPro, aunque muy malagueño). Su riff principal probablemente permanezca en tu cabeza para siempre. Tras el ecuador de la obra, también demuestra una brillante sencillez en piezas como Brisa del Sur, donde ofrece el otro lado de su guitarra: melodías que se expresan con libertad y sinceridad, no enclaustradas en formas académicas indescifrables. En este mismo sendero, abundan otros complementos que conceden una oportunidad única de disfrute completo a cualquier tipo de oyente. Tierra a la vista, por ejemplo, parece más bien un corte de metal fiestero a lo Mägo de Oz; pero tomado muy en serio, ya que viene en la línea expresiva del disco como una pieza más de un puzzle simbólico que encaja.

El disco ha sido íntegramente creado por Miguel: composición, mezcla, producción, masterización, artwork… salvo pequeñas colaboraciones instrumentales (como los arreglos de la outro Mirando atrás). Incluso el artwork denota la apuesta personal tan grande, configurándolo como el posible mejor disco solista de hard-rock del año en nuestro país. Aunque, como suele suceder en este tipo de producciones, el resultado sí ha quedado algo baldío y teñido de individualismo pese al talento del músico, habiendo de echar en falta la esencia de un proyecto colectivo donde se reflejan diferentes voces, formas cooperativas musicales, un acabado profesional, etc., ya que aquí la escucha resulta ser análogamente individualizada.

Rubén G. Herrera

Comentarios

Comentarios