LA KINKY BEAT – Massive Underground (2011) Kasba Music

La Kinky Beat - Massive Underground

 La Kinky Beat 
«Massive Underground»
 2011 – Kasba Music

La Kinky Beat - Massive Underground

Tracklist: 
01. Massive Underground
02. Silly Dream / Animalist
03. Dance Floor
04. Love Online
05. Ganja Farmer
06. Ganja Farmer Dub Version
07. Good System     
08. Wrong Love
09. Vampires
10. Interjungle 2.0
11. Your Way

Miembros: 
Matahari: Voces
Willy Fuego: Guitarra y voz
Chalart 85: Bateria y prograciones
Hernaán: Bajo


Myspace


A grosso modo, la Teoría de la Evolución de Charles Darwin nos habla de una selección natural en la que la adaptación al medio natural y la herencia genética son piezas fundamentales. El cuarto disco de estudio de La Kinky Beat ha de llevarnos a recorrer varios taxones y a analizar sus divergencias con sus ancestros para formarnos una idea del contenido de Massive Underground.

Nada queda de aquel Made in Barna editado por Kasba Music en 2004 en el sonido de la banda fruto de la influencia de la explosión mestiza que recorría el país donde el rocksteady, el ska y algún retal punk armonizaban un gran debut. La Kinky Beat ha ido graduando y puliendo su sonido, sin perder nunca de vista su musa inspiradora – sonidos jamaicanos-, en un ardid de experimentación y creación continuada, convirtiéndose así en un ente inquieto, desenfado, cuyas canciones en lugar de evolucionar están llamadas a revolucionar la vida de más de uno.

Massive Underground fue concebido entre Sierra Wave Studios con Dive Diboso (Karate Beat) y el propio estudio de la banda, mientras que la producción se reparte entre GZK y los integrantes del combo barcelonés. Una apuesta clara y contundente por los sonidos electrónicos, las atmósferas de baja cadencia que otorga el dub, el frenesí del drum and bass y una descarada y contundente incitación a convertir cualquier lugar en el que suenen estas once canciones en algo más que una pista de baile.

Entre las canciones de este álbum se sigue respirando el carácter reivindicativo y la preocupación surgida en la sociedad urbana que atrapa, ahoga y genera, constamente, nuevos canales de comunicación y socialización sin perder por un segundo ese espíritu festivo que inunda cada beat de esta producción casi concebida como una sola pieza, una session sin fin en la que la exploración de distintos lenguajes musicales sirven de vía expresiva para criticar a una masa social adormecida, hacerse eco de la lucha animalista, la despersonalización de las relaciones interpersonales, la eterna lucha por una mejora en el sistema y toda una suerte de aventuras surgidas en las ciudades que transitamos.

El tiempo pasado nunca volverá. La Kinky Beat hace tiempo ya que se separó de sus raíces buscando una identidad propia. Y lo consiguieron allí donde pocos grupos gustan curiosear: la música electrónica. Y, para disgusto de muchos, han encontrado a través de la combinación de ceros y unos a su media naranja ideal y siguen subiendo, sin remedio, hasta las nubes para ponerse a bailar.

Alejandro Carrión