STRYPER «Soldiers Under Command» 1985 – Enigma

Image


STRYPER

"Soldiers Under Command"
1985 – Enigma
LARRI (voz y guitarra de Katie King)

Image

Tracklist:
01. Soldiers under command
02. Makes me wanna sing
03. Together forever
04. First love
05. Rock that makes me roll
06. Reach out
07. (Waiting for) A love that's
real
08. Together as one
09. Surrender
10. Battle hymn of the republic

Componentes:
Oz Fox (guitarra)
Robert Sweet (batería)
Michael Sweet (voz)
Tim Gaines (bajo)

Redactor: Larri (voz y
guitarra Katie King)

 

Si se trata de clásicos, los habrá más añejos si tocamos los 70 o incluso los 60. En cuanto a rock se refiere, están poblados de joyas inimaginables para quien no haya tocado esas épocas. Yo, por razones obvias y fácilmente comprensibles, ando más en los 80 y discos de aquella época es el que voy a comentar. 

El que nos ocupa, es nada más y nada menos que el SOLDIERS UNDER COMMAND de STRYPER del año 1.985.
STRYPER es un grupo de culto para decenas de miles de personas en todo el mundo; poco “ortodoxo” en cuanto a sus planteamientos dentro del rock y del metal en particular. Americanos y cristianos ellos, han aplicado a su música durante toda su carrera, principalmente por la imagen y la parte lírica: los postulados de evangelización y proselitismo de Jesús, el amor de Dios y la salvación de las almas pecadoras…AMEN. Entienden el metal a su manera, casi única; pese a que ahora florecen grupos de rock cristiano o white metal, ellos fueron una RARA AVIS en su tiempo. 

Si eres capaz de transigir con el mensaje que a mi particularmente no me estorba, si se le da la oportuna importancia -la que le venga bien a cada uno-, te encontrarás con lo que yo creo un verdadero tesoro musical, digno de aparecer en este selecto cofre.  

La música es su fuerte, asentada sobre una sólida base rítmica en la que destaca la forma de aporrear los parches del señor Robert Sweet, el batería que siempre toca de lado con un sonido de caja que echo de menos en los discos de los grupos de ahora donde todo es d-drum y frialdad a la batería. La de este disco, es bastante alta incluso en la mezcla y supongo que hecho a posta, tiene feeling. A las guitarras un sobresaliente, Oz fox y el otro hermano Sweet, Michael Sweet, hace una portentosa labor. Las voces merecen una mención aparte. Esa aguda y tremenda voz de Michael me pone los pelos de punta cantando inconmensurablemente. Además se luce componiendo, a pachas con su brother la totalidad de los temas de este inspirado álbum. La voz principal se ve arropada por si fuera poco con unos coros propios de un manojo de querubines que entona dulces canticos de su confianza en dios, acomodados en una de las nubes del propio camino del cielo. ¡Que cursilada coño! 

10 temas cañeros con un par de baladas-medios tiempos, muy propios también de su sonido tan especial combinando lo sutil y delicado con lo más cañero, baterías y bajos contundentes y guitarras rasposas… Saboréalo tranquilamente y sin prejuicios.

Es la mejor forma de disfrutar de la vida en general y de la música en particular. “glory, glory..haleluyaaaah!!