PRIMAL FEAR – BRAINSTORM – PALACE | 19 Abril | Ritmo & Compas / Madrid

PRIMAL_FEAR_6.jpg

Crónica del concierto de PRIMAL FEAR – BRAINSTORM – PALACE | 19 Abril | Ritmo & Compas / Madrid, PRIMAL FEAR: ¡¡INQUEBRANTABLES!!

PRIMAL FEAR: ¡¡INQUEBRANTABLES!!*

Fue una de las noticias más sonadas de finales de los noventa en el metal europeo. *Rob Halford* abandonaba JUDAS PRIEST dejando libre un hueco que cualquier cantante, con confianza en sus habilidades, querría cubrir. Y el mejor posicionado en las porras del mundillo no era otro que *Ralf Scheepers*, vocalista de GAMMA RAY, que se encontraban por aquel entonces trabajando en lo que sería posteriormente su cuarto álbum «*Land of the free*». Sin embargo, como narraban *Kai Hansen *y sus compañeros de HELLOWEEN en «*Rise & Fall*», la vida da muchas y retorcidas vueltas pues *Ralph* pasó de poder tenerlo todo a quedarse sin absolutamente nada. *Ripper Owens* fue el elegido para reemplazar a *Halford* y GAMMA RAY triunfaba mundialmente con la voz de *Hansen*.

Sin duda alguna, debió ser un golpe demoledor suficiente para tumbar al más aguerrido pero el fornido *front-man* no parece ser de los que hincan la rodilla fácilmente así que poco después fundó su propia banda junto a *Matt Sinner*: PRIMAL FEAR y consiguió, con mucho esfuerzo y tesón, hacerse su propio asiento en el salón de la fama del Heavy Metal.

Han pasado tres lustros desde entonces y la banda visitaba una vez más Madrid para presentar su último trabajo: «*Unbreakable*». Junto a ellos, nuevamente BRAINSTORM y los veteranos PALACE.

PALACE_2

La noche empezó algo fría con la actuación de *PALACE*. Era pronto, las 20:00 para ser exactos y la sala *Ritmo & Compás* presentaba todavía un aspecto a medio gas. Hay que alabar la predisposición del cuarteto alemán, que encajó todas las dificultades con una sonrisa y ganas de disfrutar. El equipo de PRIMAL FEAR y de BRAINSTORM apenas les dejaba sitio donde colocarse. Aún así, se apañaron como pudieron y dieron lo que tenían, metal de la vieja escuela muy influenciado por bandas como ACCEPT ó GRAVE DIGGER.

Riffs machacones y predecibles anticipaban estribillos directos y repetitivos. Es una fórmula sencilla que ha dado grandísimos resultados en numerosas ocasiones pero que requiere un gran empaste entre toda la banda y una buena dosis de carisma para ser convincente. La voz de *HP Piler*tiene un timbre similar a la del joven UDO pero sin su fuerza y su capacidad de transmitir. Él y *Jason Mathias* hicieron lo posible por animar el ambiente pero sus limitaciones técnicas, unos temas sin gancho y una audiencia claramente en la reserva jugaron muy en su contra.

Tras su actuación comenzó un peculiar deambular de pipas y técnicos de las diferentes bandas que intentaban trabajar en tan reducido espacio. Resultaba evidente que el set está preparado para escenarios más amplios pero la situación actual provoca que incluso a bandas de tanto recorrido les cueste atraer a más de cien personas.

BRAINSTORM_1

Les llegó el turno a *BRAINSTORM*, acogido por sus seguidores con acalorados vítores. Y no es para menos porque los presentes estaban a punto de disfrutar de un concierto realmente fantástico. «Worlds are comin’ throug» dejó clara cuáles iban a ser las premisas del concierto: Una banda sólida y bien compenetrada al servicio de un fantástico *Andy B. Frank*que asume la labor de maestro de ceremonias con naturalidad. ¿Por qué no? Lo hace brillantemente. Su mera presencia basta para fascinar al público y su magnífica voz fortalece el hechizo.

Los presentes no pudieron sino entregarse al buen metal de los alemanes que con «*In the blink of an eye*» presentaban su nuevo disco. El apabullante sonido no era casualidad sino fruto del empaste entre los distintos instrumentistas. ¡Cuán importante es un batería con tempo sólido y pegada contundente! Mila y Toni animaban mientras *Torsten Ihlenfeld* colaboraba con coros muy bien ejecutados. «*Fire walk with me*» encendía las llamas de la locura. Todo era puños en alto, melenas al viento y sonrisas de satisfacción. *Andy* dio el todo por el todo bajando a la palestra, haciéndose fotos con el público y encaramándose a lo alto de la mesa del «merchan» todo sin dejar de cantar y con la complicidad de sus compañeros. BRAINSTORM son un equipo bien unido. Quizás le falte un guitarrista solista más espectacular pero da la impresión que se bastan de sobra con lo que tienen, por eso no se entiende que recurran tanto a grabaciones para teclados y efectos orquestales. Aún así no dejó de ser un concierto memorable que acabó con «*Demonsion*».

PRIMAL_FEAR_2b

La espera para *PRIMAL FEAR* se hizo larga y eso que compartían prácticamente todo el ‘backline’ con BRAINSTORM. Lo más trabajoso parecía ser incorporarle a los pies de platos de la batería unos peculiares y macarras pinchos. Pero la espera mereció la pena. Los músicos salieron con todo a dar un portentoso «*Strike*», seguido de «*Give´m hell*». Ya avisó el monumental *Ralf* nada más salir a escena. Estaban en el METAL NATION TOUR 2012 y tocarían seis temas de su recién salido «*Unbreakable*». No es que nadie protestara.

El grupo ha vuelto al *power-metal* más clásico y la apuesta parece funcionarles. El respetable arropaba cada estribillo con pasión, sin distinguir antiguos de nuevos. PRIMAL FEAR estaban pletóricos a pesar de las dificultades. Se veía a las claras que no estaban acostumbrados a disponer de tan poco espacio en el escenario. *Ralf* a punto de caer estuvo en dos ocasiones. Por ende, el joven *Constantine*tuvo que suplir a un peso pesado como *Magnus Karlsson* pero no pareció amedrentarse en ningún momento. En segundo plano durante las rítmicas, salía al frente de las tablas a comerse el mundo en cuanto disponía de algunos segundos de solo, haciendo gala de una gran personalidad así como de una pulcra y espectacular digitación. Daba gusto ver volar sus dedos sobre el mástil.

PRIMAL_FEAR_6

También tuvo su momento el demoledor *Randy Black*, justo después de «*Seven Seals*», con un portentoso solo de batería. Generalmente, estas demostraciones de poder de percusión suelen hacerse algo tediosas pero la técnica y musicalidad a las baquetas de *Randy* obtuvieron una sonora ovación. Y es que uno, por uno, PRIMAL FEAR son una banda descomunal que encima se conocen a la perfección y suenan como una apisonadora.

El rubicundo *Mat Sinner* cubría a *Ralf* perfectamente a los coros con una buena labor a la base rítmica. Tras el medley, recurso discutible con defensores y detractores, llegó la coreable ‘*Metal Nation*’. El señor *Scheeppers* estaba pletórico. Al comenzar la actuación había sufrido un pequeño traspiés con un rugido que le provocó una ligera carraspera. Pero el enorme cantante, luchador nato, no parece tener miedo a nada y tiró de casta para que nadie lo notase. Su voz parece ir ganando matices y cuerpo con los años y oírle en directo es todo un espectáculo.

Cuando llegaban los interludios instrumentales, se subía a un escalón a la espalda del magistral *Alexander Beyrodt*, con quien parece tener una gran conexión. El hacha no solo domina la comunicación y las coreografías propias del metal más clásico, sino que maneja su guitarra con una soltura y una fortaleza desgarradoras. Sus riffs suenan enérgicos a la vez que limpios y sus solos enganchan desde la primera nota. Se nota a leguas que disfruta tremendamente de lo que hace.

Llegaba el momento de las despedidas. En ‘Final Embrace’, el abuso del vino afectó a la garganta de *Ralf* que sonaba cada vez más fina. El musculoso front-man se vio obligado a tirar de casta para bordar ‘*Metal is Forever*’, oda a la música que hace felices a tantísimas personas. Pero en realidad fue algo casi imperceptible. Un *Scheeppers* algo tocado es como casi cualquier otro gran cantante en plena forma. Nunca perdió la sonrisa, nunca perdió la conexión con su público y siempre llegó a cada nota porque él y PRIMAL FEAR son inquebrantables.

Texto y Fotos: Ivan Díaz

Comentarios

Comentarios