HELLFEST 2017 | Clisson, Nantes | 16 – 17 -18/06/2017

HELLFEST – UN FESTIVAL EN CONTINUO CRECIMIENTO

El verano es una época propicia para elegir que festivales visitar, con que carteles ilusionarse y que planes hacer con tus amigos o pareja siguiendo a tu o tus bandas favoritas. Dentro de esta perspectiva, Hellfest ha ido año a año ganando terreno y ubicándose entre los favoritos dentro del público, ya no solo de Europa sino también a nivel mundial, todo gracias a que es un evento que ha cuidado y continua haciéndolo versión tras versión, los detalles, un amplio cartel a gusto de todos los distintos géneros y como no, algo que no ha pasado desapercibido estos últimos años y en 2017 menos aún, la comodidad de los asistentes y los servicios, con la idea de que todos los que acudan a Clisson puedan disfrutar al 100% de la experiencia de un Festival de Heavy/Rock.

Estos detalles han hecho que Hellfest este entre la cabeza de los mejores festivales del mundo y eso no es fácil, y lo mejor es que año a año se superan, al menos lo intentas y lo mejor es que lo consiguen. Es por ello que al entrar la mañana del viernes por la zona de prensa, nos encontramos todo un complejo de lujo con todas las comodidades para el buen hacer de la profesión para aquellos que vamos a trabajar además de disfrutar. Una zona de prensa más amplia así como una zona verde muy acogedora, la zona de comida, mejor acondicionada y con una oferta más amplia y variada con platos que degustamos y recomendamos a todos. Y el bar, mucho más grande y decorado a la perfección para la ocasión, y sin duda la joya de la corona, que nos encontramos según entramos fue la fuente que luego sirvió a modo de piscina por el amplio calor del fin de semana y que tenía otra replica más pequeña en la parte de arriba, con unas figuras endemoniadas vigilando todo lo que allí se cocía.

Un gran paso al frente, quitando elementos decorativos por otros de bien común y que permitía descansar de las amplias jornadas del festival, sin duda un cambio en el diseño del evento, que se produjo sobre todo al ampliar la zona del festival enfrente de los escenarios principales, lo que permitía moverse con más facilidad, al no estar todo el mundo tan apiñado en esa parte. Al haber más espacio, más comodidad. Esto hizo por tanto reubicar la zona VIP/Prensa, entradas y dejando un amplio baño al lado de la zona de ingreso de los fotógrafos, que no solo nos facilito las cosas, sino al público de esa parte también, al tener que vitar ir hasta la otra punta para acceder al baño. También se reubico a las personas con movilidad reducida, en donde antes había un bar y un baño, teniendo los escenarios principales en una mejor posición visual. También el merchandising de bandas, se cambio de sitio, siendo más acogedor al estar cubierto, al lado de donde antes estaba, pero dando más confort.

En general las mejoras que introdujeron este año, se han notado y han dado con ello un salto de calidad en lo que a eventos de estas características se refiere y como no, en donde los fans son los más beneficiados al final. Muy bien.

La jornada más fuerte en mi opinión y tras lo vivido fue la inagural del viernes, con excelentes conciertos, como los de Tyr, o más temprano Evergrey, pero en donde más llamó la atención fue en los Queensrÿche, que cautivo a los presentes a esas tempranas horas con su peculiar estilo y sobre todo los temas del >Operation Mindcrime< que sonaron, en donde destacaria temas como «Eyes Of a Stranger» o la energica «Empire», sin duda una de las actuaciones estelares de la jornada inagural. También constatamos el buen estado de forma de la banda con su renovado nuevo vocalista Todd La Torre, que se lo curra y se acerca y mucho al nivel de voz de Tate.

Mi primera toma de contacto con Devin Townsend Project no podía ser más positivo y sus temas progresivos dejaron muy buena impresión a esas tempranas horas del día con un sol abrasador. Muy llamativa las caras y formas que pone Devin mientras toca, lo que hace de su puesta en escena también un momento divertido. Sus temas ganas enteros en directo sin duda. Otra banda que no necesita presentación es Powerwolf, que siguen creciendo como la espuma, y han ganado muchos fieles seguidores en los últimos años gracias sobre todo a sus buenos discos, cargados de temas pegadizos y buen Heavy Metal. Además han demostrado ser una banda muy cercana con el público con lo cual la simbiosis esta más que asegurada y el cariño es total. Los temas que sonaron son los mismos que han ido repartiendo en sus giras por Europa, como cuando estuvieron en Madrid, solo que mas reducida por el tiempo que tiene cada banda en estos eventos, pero se disfrutaron todos sus cortes y hasta fue tan intenso que se nos hizo corto, por lo bien que lo pasamos.

Ministry es una banda clásica dentro de su peculiar estilo, que cautiva sobre todo a los más mayores. La entrega fue total y sonaron muy bien, lo que sucede es que con el pasar del tiempo, hacia el final se vuelve un poco repetitivo su sonido, haciendo pesado llegar hasta el final, pero sin duda fue divertido verles en un horario no habitual en ellos, acostumbrados a cerrar eventos e incluso festivales. Al sigue estando en buen estado de forma, por lo que sus temas sonaron compactos.

Bandas como Behemoth, deslucieron un poco, más que nada por la hora, el calor y que su espectáculo de fuego se aprecia mejor en horas con más oscuridad. Musicalmente estuvieron impecables, de eso no podemos decir nada negativo. La banda realizó una gran puesta en escena como nos tiene acostumbrados y se basaron sobre todo en su último trabajo >The Satanist<.

Para la noche se quedarían los incansables Sabaton otra banda fija en muchos festivales y que ha cosechado éxitos, gracias a su esfuerzo y buenos discos, y en donde la figura de Joakin es la más llamativa, porque no para de interactuar con sus fans e incluso sus compañeros. Para esta ocasión hubo un invitado que gano un concurso para cantar una canción con la banda y lo hizo muy bien, y no le afecto el escenario ni tantos ojos sobre él. Sabaton ha mejorado con el tiempo y Joakin también, ya no se enrolla tanto hablando y diciendo estupideces, y se centra más en cantar que es lo que todos queremos. Rob Zombie con un concierto muy potente lleno de color y un John 5 espectacular dio la talla para lo que la banda principal se refiere. No es una banda de mi agrado pero fue divertida y posee algunos temas muy ineteresantes y visualmente gana mucho en directo, además de que posee muy buenos músicos y como señale antes John 5 se lució con sus guitarras con luces y divertidos atuendos, marca de la casa y que solo caben en su cabeza. Cerraría la jornada In Flames, potentes como siempre, siendo uno de los directos más bonitos de la noche y de una banda que parece y de hecho lo consigue, en directo gana fuerza y espectacularidad.

Hay muchas otras bandas que estuvieron a la altura, en una jornada caliente, y con amplio descenso de temperaturas por la noche, lo que hace más soportable las extensas jornadas de música.

El Sábado se notaba que la entrada de un día había sido su fuerte ya que esa noche volvía Aerosmith, una banda que ha anunciado su retirada de los escenarios y que tras su actuación de este fin de semana, parece que es lo mejor que pueden hacer y retirarse con la frente en alto. Su directo, fue muy parecido al que dieron aquí mismo en 2014, en lo que a temas y parafernalia se refiere, pero esta vez la voz de Tyler no estuvo tan acertada y se apoyaba mucho en sus compañeros. No vamos a discutir su intensidad y entrega y menos aún todos sus clásicos que sonaron bestiales y hay que ser agradecidos por todo lo que esta banda nos ha dejado a estas generaciones y as que vendrán. Pero todo tiene su final y no pasa nada en aceptarlo hay que saber retirarse a tiempo y Aerosmith, merece hacerlo a lo grande como gran banda que son.

Tras su típica introducción la banda salió al escenario y se dejo todo, lo cual para sus asistentes era lo que importaba y con ellos se irían felices a sus casas o a sus tiendas.

Esa noche también disfrutamos de la fuerza de Airbourne, los australianos vienen pisando fuerte y pueden ser sin dudarlo el nuevo relevo generacional de los viejos pilares del Heavy Metal, coo AC/DC, Judas Priest, Metallica por citar algunos cuando estos se retiren o falten por temas de la vida. Airbourne son una banda con mucha energía, contagiosa y que ha sabido crear muy buenos cortes tanto de Heavy Metal fuerte como otros más rockeros, en donde nos hacen recordar a sus vecinos AC/DC. Sin duda una de las revelaciones de la noche con permiso de los chicos malos de Boston.

Saxon dio la nota nostálgica con su peculiar sonido y porque no también decirlo, su buen estado de forma. El incansable Dee Snider, sustituyendo a W.A.S.P. nos hizo recordar buenos momentos o el original estilo Folk de los finlándeses Turisas ya en las carpas, con un directo muy cercano. Cerrarían  Kreator con su Thrash Metal más agresivo y Suicidal Tendencies y su Hardcore más potente.

El Domingo, costaba como suele ser normal en estas amplias jornadas de metal, ubicar fuerzas para enfrentar la jornada final, pero bastaba una mirada al cartel para que estas vinieran a uno, con bandas como Ill Nino, Devil Driver, Alter Bridge o los clásicos Sanctuary que con un sonido un poco saturado, complico un poco la escucha de sus temas al inicio, pero siempre es una banda que da gusto escuchar en directo, a pesar de que llamó la atención la delgadez extrema de su cantante Dane, esperemos se encuentre bien de salud. Sonaron sus cortes más antiguos, esos que les llevaron ala gloria y esa misma que siguen buscando tras su regreso.

Pero si hay un directo de la noche con el que me quedo es sin duda la de los americanos Metal Church, por que su regreso ha venido con mucha fuerza y les ha servido a modo de una segunda juventud. Mike Howe, esta en un gran momento como vocalista y la banda se ve motivada, incluso tras tener que incluir en sus filas a un nuevo batería, Stet Howlnad (Ex-W.A.S.P.) y que dio la talla esa tarde de domingo en Hellfest. Sonaron muchos temas clásicos, pero debido al tiempo me quede con ganas de oír «Watch The Children Pray», pero al menos disfrute de la renovada «Badlands» o la nueva «No Tomorrow», por citar algunas, pero en general fue un evento muy sentido y en el cual disfrute como un niño. Es lo que tiene la edad y la generación en la que me toco crecer musicalmente.

Como Linkin Park, me parece una banda sumamente aburrida y más tras su nuevo disco, decide apostar por lo seguro y quedarme a ver a los genios de Coroner, que sin duda le da mil vueltas a Linkin Park y Five Finger Death Punch. Emperor, también estuvieron sublimes, mejor que en otras ocasiones en este mismo festival, quizás al ser en las carpas y un evento más cercano, se vio a la banda más brutal. Pero siempre nos quedamos con las ganas de verlos maquillados y con su parafernalia del pasado, pero no siempre se puede tener todo.

Cerramos el festival con Slayer, una banda que cumple cada vez que pisa el escenario, les vimos no hace mucho en Madrid y fue un honor cerrar uno de los mejores festivales del mundo con ellos de nuevo. La banda posee un toque muy particular, sale toca, cumple, enloquece y se va. Sin perder el tiempo en largas charlas o historias absurdas, lo de ellos es aprovechar hasta el último segundo para ofrecernos su mejores temas y vaya que los tiene. Escuchamos todos sus clásicos y los nuevos que son muy buenos y para casa que hay que descansar y pensar ya en 2018.

Conclusión: Hellfest crece y se renueva, se reinventa y consigue ofrecernos año tras año un gran festival, para disfrute de todos los asistentes e incluso para las bandas que asisten, haciendo que la experiencia sea única e imborrable de nuestras mentes. Hellfest ha hecho mejoras en el festival y potencia las que ya posee, lo que les permite seguir en la vanguardia de este tipo de eventos en el mundo y como no en Europa. Un evento que invito a todos aquellos y aquellas que no hayan podido venir, que se animen a disfrutarlo y a aquellos que ya lo conocen que repitan, siempre que puedan.

Es un festival agotador, por los horarios y la extensa oferta de bandas, pero aún con ello terminas el evento satisfecho, por mucho que hayas tenido que sacrificar bandas, o no hayas podido recorrer alguna parte de su extensa geografía, sabes que lo has disfrutado y siempre te quedará el año que viene, porque te quedas con esa sensación de pensar ya en la oferta de bandas de cara a 2018. es lo que tenemos los metaleros, nos gusta fantasear con los carteles del siguiente año, de volver a revivir las experiencias tan positivas acaecidas ese fin de semana en el rockero pueblo de Clisson, cada vez más unido al festival como nunca antes.

Rock In Spain y su equipo intentara, como todos los últimos siete años volver a informaros desde el mismo corazón de Hellfest.

Texto y Fotos: Paulo Lara Molina

Colaboraron: A. Cristina Araujo, Felix Carmona, David Marin.

No dejes de ver algunos vídeos subidos a nuestro canal de YouTube

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.