El comienzo de lo que pudo haber sido el fin

Por:    Manuel Pintos                      Fotos: Resurrection Fest

Resurrection Fest 2019: Jueves

Impresiones juveniles del primer día del reconocido festival rock de Galicia, que, en su primer día de jornada, presentó serios problemas de sonido.

Meltdown: Si nunca te rindes conseguirás todo lo que te propongas.

Esta banda de hardcore/metal Guipuzkoana, fundada en 2013, dará mucho más que hablar después de este festival.

Se trata de una agrupación de una fuerza incontenible y un potencial incalculable que, como a como pudo, venció las adversidades que desafortunadamente provocó el sonido. Julen Sarasua mostró su gran talento al cantar con toda la proyección de voz posible, para que se le escuchara, aunque el sonido de su micro se perdiera durante varias partes de tan complicado arranque.  Definitivamente, su dedicación y perseverancia compensó de sobra las dificultades que tuvieron al principio y ofrecieron un concierto bastante bueno.

Cane hill: Una grata sorpresa con la que abrir boca.

Esta banda de nu metal estadounidense dio un concierto espectacular cargado de potencia, energía y dinamismo.

Su cantante, Elijah Witt, impregnó gran parte de la fuerza y energía del concierto, que sirvió a muchos para empezar a calentar motores para las siguientes bandas.

Sin duda, fue un concierto que no pasó desapercibido y dejó un buen sabor de boca para aquellos que escucharon a esta increíble banda de nu metal.

Kause 4 Konflikt: Lo duro suena duro hasta con un mal sonido.

Después de un buen concierto, todos esperábamos seguir en la buena racha y disfrutar de otra genial presentación y, hubiera sido así si no hubiera habido tantos problemas de sonido. Esta banda francesa de death metal, a pesar del sonido, transmitió toda la fuerza y dureza que tienen sus canciones. Lamentablemente, los problemas técnicos hicieron del directo algo menos sorprendente.

Crystal Lake: Un despliegue de talento y potencial desmedido, y sin control.

Para mí, esta banda de nu metal ha sido una de las elecciones más acertadas de este festival ya que dio uno de los mejores conciertos del festival, sorprendiendo a muchos y dejando boquiabiertos a unos cuantos.

Con un sonido realmente bueno y una potencia muy sorprendente, dejaron realmente alto el listón del nivel artístico para las siguientes bandas.

Puede que estemos ante una de las grandes promesas de este género y sin limitarnos solamente a Japón, país de donde proviene el grupo.

Kitai: Todo un concierto arruinado por el sonido.

Así es, con este breve enunciado, se puede resumir todo el concierto de Kitai, aunque esto no quiere decir que sea una banda mala ni mucho menos, solamente que el sonido fue tan malo que no permitió disfrutar casi nada de la presentación.

Gojira: Siempre cumpliendo.

Para mí, Gojira es un grupo que es siempre un acierto, nunca defrauda y esta vez no ha sido menos, ofreció un espectáculo verdaderamente bueno y cumpliendo con las expectativas que genera.

Slayer: Al mal tiempo, un largo tiempo de espera.

Todos estábamos esperando a la mítica banda de thrash cuando, desafortunadamente, una tormenta eléctrica pospuso la que sería su última actuación en España por casi una hora.

La espera fue durísima, pero el público esperó pacientemente para ver a estas leyendas en acción, por última vez, en España. El mal tiempo fue implacable, llovió en abundancia y el agua caló en la humanidad de muchos, incluido yo. Pero, afortunadamente, la lluvia amainó y dio comienzo a uno de los conciertos más esperados por todos y mereció la pena y no dejó a nadie indiferente.

El show empezó de la mejor manera, con la canción de «Replentess», tema que con todo el fuego y la fuerza que desprendía, ayudó a más de uno a entrar en calor. Desde el minuto uno todos caímos en cuenta de que el concierto sería brutal y nos dejó a todos realmente sorprendidos con la compenetración que el grupo mantuvo durante todo el concierto con sus fans. Definitivamente la espera mereció la pena, aunque significara el adiós definitivo de esta brutal y legendaria banda estadounidense. Se les extrañará mucho pero, al menos, tenemos el consuelo de haberlos visto por última vez en España.

Parkway Drive: Lo que empieza bien acaba mejor.

Esta fue una de las bandas más esperadas y aclamadas por todos los asistentes del Resu, cubriendo casi todo el aforo de estas instalaciones.

El concierto arrancó con una entrada sorprendente, los integrantes de la banda caminaron desde el camerino hasta el escenario, pasando por en medio del público y rodeados de antorchas, impregnando de un misticismo especial a la banda australiana. Con esta introducción inició el concierto, cargado de complicidad con el público, totalmente volcado hacia los artistas.

Y no era para menos ya que esta banda nos mostró uno de los mejores usos del escenario de todo el evento, haciendo un juego espectacular de luces, pirotecnia y plataformas, con lo que demostraron que tienen mucho camino por delante, conquistando a cada uno de los que lo ve. Pudimos ver un momento totalmente mágico donde la banda introdujo a barios violinistas para crear uno de los mejores momentos de todo el día.

Batushka: Esto no parecía Batushka.

Todos los que ansiábamos ver esta fantástica banda polaca nos llevamos una decepción a ver el directo.

Este efecto no fue un error de la banda en sí, si no del sonido que no sirvió del todo durante los 45 minutos que duró el concierto, dejándonos a muchos con un mal sabor de boca. Para mí, el mayor error de todos fue el que no se escuchara el gregoriano que caracteriza esta banda de muchas otras de black metal, haciendo de este concierto algo sin gracia y completamente vacío de lo que identifica este grupo. Otro de los errores que cabe destacar fue la limpieza del audio, la cual dejaba mucho que desear.

Definitivamente este concierto resultó una decepción para muchos.

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.