WARBRINGER «Woe To The Vanquished» Napalm Records

Warbringer ha continuado evolucionando a lo largo de sus 4 álbumes y no por nada están considerados una de las bandas más letales dentro del género y para su nueva obra, la quinta, >Woe To The Vanquished<, nos ofrecen su disco más monumental de todos.  Tomando las inclinaciones más progresistas y ambiciosas del estilo, el cual han conseguido colapsarlo y templarlo con una violencia pura e implacable. El resultado es una variedad híbrida única de thrash y metal extremo que va desde asaltos a toda velocidad como «Woe to the Vanquished» y «Shellfire» hasta la canción más grande que ha hecho la banda, el corte de 11-minutos «When the Guns Fell Silent», el mejor del disco con diferencia y toda una declaración de intenciones de como hacer Thrash Metal técnico y melódico.

Un corte brillante en todos sus aspectos, la base, los riffs, los solos, y la forma de encararlo en las voces por parte de su cantante, John. Un tema que sin ser rápido, es poderoso, en sensaciones, con unas acústicas entremetidas que dan un brillo especial al tema. Una canción llena de fuerza, con distintos registros vocales que os harán helar la piel. Sin duda no es para nada un tema de relleno, con «When the Guns Fell Silent», la banda ha querido cerrar el disco, pero quien sabe si dejado abierto el camino de por donde hiran los tiros en su sexta obra, si es así, solo quedara rendirse ante ellos.  Un corte agónico, que destila fiereza, buenos riffs y un solo brillante, que da la sensación que la guitarra se desangra junto a sus amos. Los cambios, impecables, ya que mantienen la hegemonía del tema, haciéndonos subir y bajar en sensaciones, según los acordes que van cayendo como balas sobre nosotros.

Warbringer hace un triunfante paso adelante en este disco, haciendo con esto, que >Woe To The Vanquished< sea una necesidad absoluta para cualquier persona amante del Metal hoy en día.

Pero también hay tiempo para los típicos acordes y temas Thrash, veloces y cortantes, y un vivo ejemplo es el tema con el que abren el disco «Silhouettes», brillante en todos sus aspectos y los efectos que han sabido introducir. Sobre todo esas secciones vertiginosas de velocidad y doble bombo.

Por cierto otro aspecto brillante, ya no solo en este tema inicial, sino a lo largo de todos los temas, es el buen sonido que la banda ha conseguido y la especial atención que dan al bajo, encontrando a lo ancho de los temas varias secciones donde brilla en solitario, lo que le da un toque especial a su sonido, y eso hay que admitirlo.

«Woe To The Vanquished»  es también muy rápido y constante, pero sus secciones de dobles tiempos, un pelín más pausadas le dan un toque especial a sus segundo tema. «Descending Blade» es otro de esos cortes, que parecen que no despegan, pero que su constante base rítmica nos hace viajar a los años de su creación, para luego desencadenar en un tormentoso acto atroz del más clásico y exquisito Thrash Metal que hayas escuchado.

La banda se ha superado, en melodías y solos, sin perder de vista a donde pertenecen, pero añadiendo nuevas visiones, consiguiendo con ello enriquecer mucho sus nuevos temas y dejándonos lo mejor para el final.

Gran obra, sin duda.

 

 

Web

Facebook

Instagram

Tweeter

YouTube

 

Temas:

  1. Silhouettes
  2. Woe to the Vanquished
  3. Remain Violent
  4. Shellfire
  5. Descending Blade
  6. Spectral Asylum
  7. Divinity of Flesh
  8. When the Guns Fell Silent

 

WARBRINGER Line-up:
John Kevill – Voces,
Adam Carroll – Guitarra
Carlos Cruz – Batería
Jessie Sanchez – Bajo
Chase Becker – Guitarra

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.