LOS SUNDAYERS “Impulsos” – Autoeditado

los_sundayers_impulsos

No son tantos como los suecos I’m From Barcelona (27), pero diez ya es un número respetable como para formar un grupo, aunque esta gente lo que son es una banda -dicho sea en el mejor de los sentidos. El número no es un elemento puramente anecdótico, ya que gracias a la diversidad de gustos e influencias de cada uno de los miembros Los Sundayers han podido componer un álbum que, como poco, consigue enganchar a las primeras escuchas.

los_sundayers_impulsos

No son tantos como los suecos I’m From Barcelona (27), pero diez ya es un número respetable como para formar un grupo, aunque esta gente lo que son es una banda -dicho sea en el mejor de los sentidos. El número no es un elemento puramente anecdótico, ya que gracias a la diversidad de gustos e influencias de cada uno de los miembros Los Sundayers han podido componer un álbum que, como poco, consigue enganchar a las primeras escuchas.

Este enganche automático no siempre es sinónimo de excelencia, pues conlleva el riesgo de producir cansancio antes de tiempo. Pero, como me ha pasado con el último disco de Vendetta, Fuimos, Somos y Seremos, últimamente el ska y sus derivados puede llegar a resultar menos cargante de lo que nuestros malditos prejuicios podían anticipar.

Las cuatro patas sobre las que descansa este trabajo son el reggae, el ska, el funk y alguna que otra pincelada de ritmos latinos. Nada distinto respecto al anterior trabajo, Colgados (2010), salvo que en esta ocasión a los chicos no les han dejado cantar. Ahora bien, nada sería lo que es si no es por la magnífica sección de viento que forman el lógico asiento para estas patas. Un cómodo respaldo de guitarras y percusión y el fino barniz de las voces de Belén Olmedo y María Astilleros completan una pieza de acabados algo clásicos pero de una funcionalidad a prueba de bomba.

Es de agradecer que, al menos en uno de los temas, la banda se sume a la tendencia de denuncia de la situación social y nos anime a mantenernos en nuestros principios (No te dejes), al tiempo que aborda temas menos profundos, lo que no quiere decir que las letras sean siempre intrascendentes. El disco empieza con aires de fiesta con The Carousel, una de las dos canciones cantadas en inglés, que no consigue alejarnos de los tópicos del ska y hace presagiar un disco que luego no es. En el single El sonido del mar, la sección de viento formada por Nicolás García, Manuel Crespo y Rosa Verdugo demuestra que lo escuchado en el primer corte puede tratarse de un espejismo. Soy de los que piensan que el viento en un disco de rock puede ser o un tostón o la guinda del pastel. Pues bien, en esta ocasión, más que la guinda se me antoja que aquí es el ingrediente esencial. Y es que estos chicos con sus trompetas, saxos y trombones saben acompañar cualquier ritmo con gran acierto, da igual si se asoman al jazz-rock de Para mí o al pop latino de Agua. Así transcurre el disco, una variedad de temas de distintos estilos y una fusión de los mismos sin excentricidades, quizá pecando de falta de transgresión, pero probablemente dando en la diana de lo que un disco mainstream de calidad debe ser. Si además acaba con Menudo cuento, nos deja un estupendo sabor de boca. Este es para mí el mejor corte del álbum, el que más espíritu pop-rock destila, con las guitarras disputándole el protagonismo al viento, guiños hip-hop y un estribillo potente y acelerado que hace pensar que quizás este sea el camino a seguir de cara a futuros proyectos.

Puede ser que la credibilidad de la banda se resienta, pues parece que, más que buscar su sitio, se empeñan en demostrar que sirven tanto para un roto como para un descosido. En mi opinión Los Sundayers, como producto, ganarían enteros si encontraran un sonido propio desde la fusión más que ofrecernos un catálogo de estilos. Puede ser esta variedad la que le reste coherencia a un trabajo que, por otra parte, está lleno de talento y un divertido espíritu naíf que, bien dirigido, sí puede convertirse en una de sus señas de identidad.

Víctor Pérez Marco

Tracklist:

  1. The Carousel
  2. El sonido del mar
  3. Trovadores
  4. Para mí
  5. Agua
  6. No te dejes
  7. Never We’ll Be In
  8. Moscas
  9. ¿Qué pasó?
  10. Menudo cuento

Miembros
Belén Olmedo: Voz y coros
María Astilleros: Voz y coros
David Rodríguez: Batería
Álvaro Ibáñez: Percusión
José Luis Alcaine: Bajo
César García: Guitarras
Paula Alonso: Teclados
Nicolás García: Trombón
Manuel Crespo: Saxo tenor, alto y barítono
Rosa Verdugo: Trompeta

Web

Myspace

Youtube

Facebook

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.