SONATA ARCTICA «Ecliptica Revisited 15th anniversary» – Nuclear Blast

Hace 15 años salía al mercado uno de esos discos que marcó a toda una generación de seguidores del power/speed metal que veían que tras sus ídolos, Gamma Ray o Stratovarius, surgía de Finlandia (¡cómo no!) una banda llamada Sonata Arctica bajo un disco debut, Ecliptica que fue todo un pelotazo.

Bajo el liderazgo de Tony Kakko nos encontramos con diez canciones frescas, bien producidas y con un cantante que pronto sería solicitado en multitud de proyectos (excepto Avantasia), así como el grupo que telonearía a Rhapsody, Stratovarius y Gamma Ray también con su siguiente álbum, igualmente celebrado Silence.

Posteriormente el grupo fue perdiendo miembros por el camino, siendo sustituidos por otros músicos, de indudable calidad, pero optando disco tras disco por un sonido más orientado al hard rock, a los sonidos más pesados, al freno respecto a la velocidad, a la vocalización respecto las alturas. En este camino, seguido por otros grupos como los propios Nocturnal Rites, han tenido éxitos dispares, bajando su popularidad para situarlos en un nivel intermedio dentro del circuito de metal europeo, pese a querer recobrar esos orígenes con su último disco Parias’h child.

Ahora con una banda totalmente remozada (sólo se mantienen el cantante Tony el batería Tommy Portimo) ,y celebrando el 15 aniversario de su disco debút, se lanzan con la regrabación completa del mismo.

Grabar un mismo disco 15 años después, tiene sus ventajas y desventajas como casi cualquier cosa de la vida. Obviamente los medios técnicos de los que se dispone ahora son mejores, y la experiencia acumulada se ve reflejada en un álbum que sí, objetivamente suena mejor que el original. ¿Pero es eso positivo? Depende. Partiendo de una portada que calca la idea original pero con matices de colores, creo que es la única cosa que mejora la original (les ha quedado realmente brillante).

«Blank file» abre el disco y en las partes altas, donde en su momento había agudos imposibles y pronunciaciones difíciles de entender (por la juventud y ganas de llegar lo más alto posible), ahora suena un Tony más comedido y que ni intenta alcanzar aquellos agudos sino reflejar como canta ese tema en el año 2014. El sonido sobretodo de batería ,siendo el mismo músico, es más compacto y rítmico que en el disco primigenio, y los teclados brillan igualmente.En  «My Land«, «Réplica«… no han intentado añadir ni una coma de lo tocado inicialmente, más allá de alguna entonación fuera de lugar para hacer ver pequeñas diferencias que no mejoran lo inicial, echando en falta muchas voces dobladas de aquél disco que en este quedan huecas con el único aporte de Tony, parece como si hubieran tenido poco trabajo de postproducción.

La épica «Kingdom for a heart«, festiva y alegre con un estribillo demoledor, aquí suena apagada y sin brillo. La han usado como single y no sé yo si es de las mejor interpretadas realmente. «Fullmoon«, su tema más conocido y con el que cerraban muchos de sus conciertos, mantiene su inicio de teclado y voz pero llega el estribillo de «Runaway, Runaway Runaway » y se rompe la magia, restándole un punto de intensidad suficiente para que un gran tema suene soso. «Letted to Dana» sería una de la que más cambios tenga, con unos coros en los compases iniciales, y un Tony algo más agresivo cantando respecto al tono original.

Otro tema que tenía un estribillo rápido y veloz, «Unopened«, aquí se desarrolla dos notas por debajo quitándole parte de la emoción que tenía de origen, es de esas canciones que en primera instancia no atiendes pero luego acaban siendo de las más recordadas.

Como bien dicen ellos, en la hoja remitida a la prensa, no pretenden hacer olvidar el disco original sino hacernos ver como sonarían estas canciones a día de hoy. Un disco con tan buenas canciones, sea grabado en 2001, 2014 o 2050, siempre entrará bien y si hay algún oyente que no conociera el original y se lanzara directamente a éste diría que es un auténtico bombazo. Porque lo es. Y porque suena mejor, la parte instrumental está excelentemente representada y Tony no lanza los «gallos» que lanzaba en 1999. Pero para los fans más antiguos que deseen escuchar Eclíptica, creo yo que seguirán con el original y se guardarán este lanzamiento a modo de curiosidad o para buscar nuevos matices si, como yo, tienen este disco en un pedestal.

Enlaces:
Web
Facebook

Tracklist:

01. Blank File
02. My Land
03. 8th Commandment
04. Replica
05. Kingdom For A Heart
06. Fullmoon
07. Letter To Dana
08. UnOpened
09. Picturing The Past
10. Destruction Preventer

Miembros

Tony Kakko: Voces y teclados
Tommy Portimo:  Batería
Elias Viljanen:Guitarras
Pasi Kauppinen:Bajo
Henrik Klingenberg: Teclados

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.