Crítica de Sleeping Lions de OTHERWISE del sello Century Media Records

Crítica de Sleeping Lions de OTHERWISE del sello Century Media RecordsOtherwise a la caza del mercado del viejo continente con su tercer álbum titulado Sleeping Lions. Es bastante probable que no te suenen de nada el grupo Otherwise. Pero los de Las Vegas tienen mucho reconocimiento en Estados Unidos. Tanto que incluso cuatro de sus singles han estado entre el top 20 de canciones de rock más escuchadas del año pasado en las radios. Su tema Soldiers tiene más de 8 millones de seguidores en Spoty. Y eso no lo dice cualquiera, ya te lo aseguro yo. Tal vez grupos como Stone Sur, nos sean mucho más familiares. Pero estos chicos del desierto tienen unas cifras que demuestran que no están tan lejos en popularidad en su corta trayectoria.

El problema que le veo yo para triunfar en Europa. Es que su sonido es muy muy americano. Es como estar en las Vegas, lleno de luces de neón, brillos, gente guapa, éxito, glamur y salsa barbacoa (que tópico me ha salido). No voy a decir que los grupos así no se escuchen en nuestro país, porque muchos son los casos. Pero si es cierto que son las bandas números 1, como fueron Linking Park, Avenged Sevenfold o Five finger death punch. Y según mi criterio, Otherwise tiene muchas cosas interesantes, pero ni de lejos a este nivel.

De todas formas, seguro que este Sleeping Lions tiene su buen público. Empieza con uno de sus temas más enérgicos y agresivos Angry Heart con una buena dosis de metal cañero y una voz melódica y versátil. Pero sobretodo, un estribillo pegadizo y más melódico aun, si cabe. Continua con el acelerador apretado con el tema que nombra al disco, Sleeping Lions. Otra bomba hecha de pura energía, donde sobre un riff pesado va jugando con esa voz limpia tan reconocible, apoyada por algún grito rasgado, deslice de guitarra o algún toque de electrónica. Pero sobretodo, lo importante y que nunca puede faltar es un estribillo facilón y algún momento más suave para que luego la vuelta, marcada por un buen redoble de batería, sea mucho más intensa y agresiva. Los Norteamircanos, no intentan complicarse la vida con letras de temas complejos. Prefieren conectar de una manera más directa con la gente, cantando sobre amor y experiencias vividas. Buena muestra de ello son los temas que siguen Suffer, que podríamos denominar como balada y Nothing to Me para mí, un poco más conseguida que la anterior. Es increíble lo fácil que le salen a esta banda los “himnos” perfectos para el directo. Y como buenos norteamericanos y más hablando de Las Vegas. Me imagino que todo tiene que ser a lo grande. tu te pones a escuchar Close to the Gods o Weapons y te lo imaginas en un espacio enorme, lleno de chicos y sobretodo chicas, saltando. Pero no en una sala pequeña, para estar sentado, mientras disfrutas de una buena cerveza.

Ahora viene, mi mayor “problema”  a nivel personal. Y es el abuso por las baladas suaves de la segunda parte del disco. Porque Dead in the Air, aun tiene intensos y un juego de guitarras en ciertos momentos del tema. Pero otras canciones como Beautiful Mounster o Blame empiezan a ser necesario algún giro inesperado y un poco más de garra. Almenos en la primera, aun tontea con una base electrónica, arriesgando un poco con el rock and roll. Pero Blame es un abuso de gorgoritos innecesarios, que llegan a cansar. Bloodline Lullaby no remonta tampoco el vuelo. Cambian un poco la temática de la canción, poniéndose un poco más de malotes, pero con una idea muy parecida de lo que venían arrastrando. Un tema lento y melódico para enamorar con dieciséis años. Para cerrar el trabajo llega Won´t Spot Beating, una vez más una pseudo balada de medio tempo, con coros para ser carne de cañón en un directo y meter al público en el bolsillo.

Por desgracia creo que este disco está más orientado a gustar con temas fáciles y así recaudar más. Que aportar algo a la música. Está claro, que Otherwise tiene claro su objetivo y encima lo está consiguiendo. Chapo por eso. Pero el disco no deja de ser un puñado de llenapistas con estribillos fáciles, sin ningún ansia por emocionar. A parte de una letra de la que te puedes sentir identificado en la época de instituto.

Enlaces:

Facebook

Web Oficial

Tracklist:

01. Angry Heart
02. Sleeping Lions
03. Suffer
04. Nothing To Me
05. Weapons
06. Crocodile Tears
07. Close To The Gods
08. Dead In The Air
09. Beautiful Monster
10. Blame
11. Bloodline Lullaby
Bonus Track: Won’t Stop Beating

Músicos:

ADRIAN PATRICK – Voz
RYAN PATRICK – Guitarra y Coros
TONY CARBONEY – Bajo y Coros
BRIAN MEDEIROS – Batería

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.