El álbum de los primeros días de Queensryche que no querrán perderse

El álbum de los primeros días de Queensryche que no querrán perderseSin duda la vuelta de un grande como Geoff Tate a la actualidad, en cualquier disco o banda, es un hito que no puede pasar desapercibido. En esta ocasión se trata de Sweet Oblivion y que el mismo Tate relata como dio sus frutos este nuevo proyecto.

Geoff Tate dice: «Frontiers se me acercó para hacer este disco y me complace haber aprovechado esta oportunidad. Es un álbum lleno de diversión y creo que muchos de los fanáticos que buscan el antiguo sonido Queensryche disfrutarán este«.

Simone Mularoni agrega: «Crecí escuchando las bandas de rock y metal de los años 70 y 80 y, por supuesto, los álbumes clásicos de Queensryche están entre mis favoritos. Tener la oportunidad y la suerte de trabajar junto a un gigante musical como Geoff Tate Fue una verdadera bendición tanto para el lado humano como para el artístico. Pedí a algunos músicos y amigos increíbles que me ayudaran y juntos presentamos un montón de canciones clásicas de heavy rock en las que intenté fusionar un enfoque más contemporáneo con un Queensryche clásico. Ambiente … las actuaciones son increíbles! »

Es curioso como en la historia de muchas bandas, ya sea con los años o tras dejarlo, sobre todo el cantante, como es este el caso, con el tiempo llegan a editar discos que perfectamente podrían haber editado con sus bandas, en antaño y seguir con ello la estela de grandes éxitos. Sweet Oblivion, encaja perfectamente en este contexto, ya que es un disco que suena precisamente a Queensryche, pero no a cualquier etapa de la banda, sino a la que mayor éxito les remitio y me refiero que es un disco que hubiera quedado perfecto entremedias del Operation: Mindcrime (1988) y Empire (1990) o incluso porque no, después de este último. Ya que la banda ha conseguido precisamente ese sonido antiguo, sensaciones y temas muy compactos y sólidos que son casi todos éxitos en si mismos, ni quedando por tanto ninguno de relleno. Es como el álbum perdido que Queensryche debió editar en aquellos años y hoy por fin, por una casualidad del destino, nos lo hemos encontrado, con otro nombre sí, pero con la magia de la voz original que creo todo esto.

«True Colors» ya nos muestra maneras de lo que se cuece con este proyecto, transportándonos directamente a una época dorada de Queensryche. «Sweet Oblivion» no hace más que confirmar que estamos ante una joya que todo amante de la mítica banda debe tener en su colección. Aquí el solo y la finalizacion son espectaculares. «Hide Away», uno de mis favoritos, posee una entrada muy potente y unos detalles de teclado muy significativos que os dejara fríos. Un corte de trayectoria lenta, pero con peso, que poco a poco sube de nivel, pero siempre en medios tiempos. «The Deceiver» es en contra posición un tema más fuerte, pero muy pegadizo, que nos devuelve a las raíces de Queesnryche.

Un proyecto que nació con la idea de rememorar el sonido de discos que lanzó Queensryche en los años 80, es sin duda la piedra angular de esta idea y en la cual los músicos que han acompañado a Geoff han atinado a la perfección. Una idea muy original que parece a nadie se le había ocurrido antes y que sin duda será todo un detalle para los que amamos esos discos y aquellos años.  Un disco sublime de inicio a fin que no puede pasar desapercibido.

¡Los fanáticos del trabajo de Tate en los primeros días de Queensryche no querrán perderse esto!

 

Temas:

  1. True Colors
  2. Sweet Oblivion
  3. Behind Your Eyes
  4. Hide Away
  5. My Last Story
  6. A Recess From My Fate
  7. Transition
  8. Disconnect
  9. The Deceiver
  10. Seek The Light

Producido por: Simone Mularoni

Geoff Tate – Voces

Simone Mularoni – Guitarras y Bajo

Emanuele Casali – Teclado

Paolo Caridi – Batería

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.