IMMOLATION «Atonement» Nuclear Blast

Este nombre siempre ha sido sinónimo de música extrema y  la vez nos recuerda algunas de las obras más creativas dentro del género Death Metal de los últimos 29 años y su nuevo álbum >Atonement<, no es más que otro buen ejemplo de cómo hacer música extrema de calidad y con un sonido clásico de una de las bandas que ayudo a definir el estilo.

Desde que la banda editara su debut >Dawn Of Possession> (Roadrunner) en 1991 no ha parado de mostrarnos su mejor nivel con su devastadora música, y este año, la banda nos ofrece su décimo álbum de estudio, parece poco en casi treinta años, pero eso demuestra que la agrupación se piensa con calma, cada vez que acude al estudio, de allí que todos sus discos sean un punto de referencia para entender ya no solo su evolución, sino también el estilo.

Para ello la banda se ha redefinido una vez más con este disco >Atonement<, mostrándonos un alto punto de creatividad, en donde cada tema es único y diferente al anterior, sin dejar de lado elementos clásicos en su sonido llevando con ello al oyente a un viaje musical extremo, lento, muy pesado en donde se unen lo rápido con lo salvaje en la oscuridad del cazador.

Para conseguir su peculiar sonido y marca de la casa la banda ha vuelto a grabar en los Millbrock Sound Studios con el productor Paul Orofino, mezclado y masterizado por Zack Ohren (Castle Ultimate Studios) y Pär Olofsson de nuevo a cargo de la portada con la estimable ayuda del talento de Zbigniew Bielak en estas tesituras.

Uno de los temas que mejor define este nuevo disco y que me ha cautivado es sin duda “Fostering The Divide”, con un peculiar sonido y ritmo de su batería al inicio que mantiene durante el corte en sendos pasajes, haciendo que el tema luzca sensacional, en una dinámica lenta, e incluso rozando el Doom en ciertas partes, pero sumamente extrema, gracias  a la potente voz de Dolan. Genial las secciones extremas y los riffs de fondo, que parecen cortar el aire con sus sonidos, el final como empezó, con ese peculiar ritmo de batería alucinante, porque a pesar de sonar sencillo, está en ello la clave quizás de que suene tan bien.

Un álbum con un sonido muy clásico, muy “old school” si cabe, con el peculiar añadido, que su sonido nos  la sensación de tener a la batería en primer plano junto a la voz y los punzantes riffs de fondo, como puñales que cortan el aire.

En “Rise the Heretics”, me gusto la guitarra acústica del final en plan rock que te desajusta por completo de lo que venias escuchando, una muestra más de lo brillante que es este disco. Un trabajo, muy extremo, pero con mucha pausa en sus temas, lo que da un contraste bastante atractivo a sus nuevos cortes. Además de poseer mucha melodía y llamativos solos dentro de su inconfundible caos, sirva de ejemplo “Thrown The Fire”, un tema lento, que poco a poco sube de intensidad, pero sin perder de vista su toque armónico, dejando la locura para las secciones del medio junto a los solos.

Sin duda una de sus mejores obras para una banda que sabe apuntar alto, y cuando aparecer de nuevo, lo que significa por tanto un disco muy pensado y melódico, dentro de un género extremo que pocos reconducen a su voluntad como ellos.

 

 

Facebook

 

Temas:
1. The Distorting Light 3:14
2. When The Jackals Come 3:54
3. Fostering The Divide 3:27
4. Rise The Heretics 3:41
5. Thrown To The Fire 4:04
6. Destructive Currents 4:26
7. Lower 4:01
8. Atonement 4:32
9. Above All 4:55
10. The Power Of Gods 3:58
11. Epiphany 4:22

 

Formación:

Ross Dolan | bajo/voces

Robert Vigna | guitarras

Steve Shalaty | batería

Alex Bouks | guitarras

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.