RIVERSIDE | 5 de noviembre | Salamandra (L’Hospitalet – Barcelona)

RIVERSIDE: EL REENCUENTRO

La banda polaca RIVERSIDE volvía a nuestro territorio después de un breve letargo. Las razones eran evidentes tras conocer la muerte de su guitarrista Piotr Grudziński hace dos años. Es una banda que ha sufrido pocos cambios en su formación y esta obligación supuso un giro muy brusco. Sabían que era un miembro muy querido y no iba a ser igual a partir de ahora. La banda tomó la decisión de seguir como trío musical y “Wasteland” es su primer trabajo.

Previamente a ellos, los encargados de abrir la velada iban a ser, los también polacos, MECHANISM. Su metal progresivo hizo vibrar a la gente presente en la sala. A primeras horas del evento no se presenciaba mucha afluencia siendo un primer día de la semana. Era evidente que mucha gente no podía sacrificarse de sus obligaciones con tanta antelación. La banda no disponía de mucho espacio en el escenario debido al set que llevaba sus compañeros. Pero eso demostró que no les era necesario para mostrar su increíble técnica y el registro vocal que realizaban.

Con un buen sabor de boca tras el aperitivo, todo se estaba preparando para el gran momento. Seguramente los conciertos de RIVERSIDE tendrían otro punto de vista. Como en cada gira, la banda polaca siempre va acompañada de un espectacular juego de luces. No hay gira que no presenten un juguete nuevo para su espectáculo. Y eso es lo que les hace más grandes. Con su puesta en escena educada para su público la banda salió el escenario para presentar su último trabajo. Y también a su nuevo compañero que se encargará de las guitarras en las giras: Maciej Meller.

“Wasteland” encajó perfectamente en directo en la sala Salamandra. El público agradeció enormemente a la banda polaca. RIVERSIDE estuvo algo distante, se notaba que presentaban algo nuevo. Mariusz Duda salió al escenario cohibido, con las manos atrás, para preguntar a su público que les había parecido los nuevos RIVERSIDE. Estuvieron agradecidos en todo momento y muy sensibles cuando le hicieron un pequeño homenaje a su compañero fallecido.

Lo que se vivió en la sala Salamandra fue un emotivo espectáculo. RIVERSIDE nunca fallan, es una banda que todo lo tiene bien ensayado y asegurado. Una delicia tanto visual como musical.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.