MOONSPELL | 8 de Diciembre | Razzmatazz 2 (Barcelona)

moonspell-1

Apasionado concierto de Moonspell en Barcelona

Por enésima vez en estos años teníamos a Moonspell sobre el escenario. Pero esta vez no era para presentar un nuevo trabajo, que lo había, sino para celebrar con todos nosotros el veinte aniversario de su aclamado y obra clave, Irreligious. Curiosamente, hace 20 años justos porque, viendo las camisas de aquella gira, Moonspell actuaba en Barcelona un 07 de diciembre. Pese a mi preocupación sobre la respuesta del público a este concierto, debido a la densidad de conciertos para estas fechas junto con los días festivos, unas 370 personas se congregaron en la segunda de Razzmatazz, eso sí, mermada, con un barra menos y media sala anulada.

Para abrir boca, en esta ocasión los encargados eran Der Weg Einer Freiheit. Una banda desconocida para mí hasta que se anunciaron como teloneros de esta gira. Me sorprendió de buen grado el combinado alemán. Sobre todo con ese punto “ambient” que dan a la oscuridad generando una ansiedad relajante. Basado en la contundencia de la batería y bailes entre sonidos rápidos y trepidantes y melodías largas y sostenidas en el tiempo. Como entre nosotros somos mucho de recomendar pues la mía no es otra que Stellar, el nuevo trabajo de Der Weg Einer Freiheit, motivo por el cual se han embarcado en esta gira, lanzado en marzo del año pasado.

moonspell-1-3Horarios seguidos con puntualidad británica y a las 21:00 salían los portugueses capitaneados por el enorme Fernando. Es increíble con qué facilidad hace lo que a otros les cuesta tanto, conectar con el público. Cierto es también, que tras tan larga andadura, muy larga es la fila de seguidores de Moonspell y que vienen dispuestos a ser seducidos.
El setlist ya era más o menos conocido, la obra maestra Irreligious casi al completo, algún tema de su nuevo lanzamiento Extinc y la cerecita con los bises. Así entonces, con la luna en cuarto creciente los lobos portugueses abrían con Opium sumidos en una infernal densa luz roja que apenas podía vencer a la oscuridad. Con velocidad y sin mediar palabra, Awake sirvió para empezar a coger tono.

Ya en estos primeros minutos del concierto me vino un sentimiento de añoranza de aquel tiempo en que buscaba y escuchaba metal gótico y la de Moonspell incluida, de vieja escuela donde la puesta en escena y los conciertos mejoraban los discos escuchados en casa.  La siguiente fue “For a Tase of Eternity” uno de mis favoritos del este veintegenario trabajo, “A Poisoned Gift” , “Raven Claws” y la enorme “Mephisto”. Me gustó recordar esos sonidos añejos enclavados en mi evolución musical en cierta y concreta etapa.
Medio concierto que había pasado fugazmente y todos los asistentes estupefactos por la llamada de los lobos, sobre todo por la de su líder, que realmente atesora una voz atronadora. Una voz que puede ser limpia, poderosos gruñidos o hasta poética.

“Herr Spiegelmann” y Fernando jugando con los reflejos de dos espejos, uno en cada mano, cerraría hasta el último tema la visita de una de sus obras banderas. Pero lejos de ofrecer un recital más contemporáneo, retrocedimos un año más, al 1995 para rescatar el álbum que los catapultó a la primera línea, Wolfheart. Hacía mucho tiempo que no veía a la sala saltar al ritmo de la música, un ritmo predominantemente folk. Las responsables de ello, el conjuro precedente y “Vampiria“, “Trebaruna” y “Ataegina”, para llegar a una de las más esperadas de la noche, el segundo premio, “Alma Mater”.

La sala al completo rendida a estos benditos sonidos y ritmos imprimidos por la veterana banda. Ha destacar la conexión de Aires Pereira con el público tanto de un lado como del otro de la sala y las melodías y sonidos voluminosos y conductores de Pedro con su vampírico teclado. Agradecimiento y amago de finalizar el concierto, Fernando nos demostró lo confortable que se siente en los escenarios de Barcelona y es que Moonspell es muy querido aquí y muestra de ello fue la ovación que recibieron.

moonspell-1-2

Sabíamos que no era el final del concierto, y que la recta final aun depararía alguna “sorpresa” porque muchos ya esperaban poder aullar. Antes, visita y recordatorio que tienen un nuevo trabajo en la calle, llamado Extinct y de ella rescataron “Breathe” y “Extinct” tema primero y segundo del mencionado nuevo trabajo. Tras “Night Eternal”, la más esperada y uno de los pilares de los portugueses “Full Moon Madness”. Esperado aullido que todos esperábamos realizar con toda la capacidad que los pulmones nos dejasen, hasta sobrecalentar las gargantas transformándonos en bestias de la música siguiendo al líder Ribeiro.

De esta forma, y tras hora y media de gótico de fuerte degustación y vampírico aroma se terminó el concierto constatando lo que fue Moonspell y el porqué del meteórico crecimiento donde con el tercer trabajo ya era una de las primeras espadas y no fue sin razón alguna. La velada fue épica y como tal deber ser recordada, cargada de pasión correspondida en este largo idilio entre Moonspell y sus adeptos.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.