IN FLAMES | 16 Septiembre | Sala La Riviera

in_flames_portada

Más de tres lustros han pasado desde que tres jóvenes de Gothenburg sacaran un prometedor, visceral y autoproducido “Lunar Strain” y lejos quedan los trascendentales “The Jester Race” y “Whoracle” que marcaron la senda de un estilo novedoso, hasta entonces impensable.

IN FLAMES: Llamas que alumbran pero no calientan.

Más de tres lustros han pasado desde que tres jóvenes de Gothenburg sacaran un prometedor, visceral y autoproducido “Lunar Strain” y lejos quedan los trascendentales “The Jester Race” y “Whoracle” que marcaron la senda de un estilo novedoso, hasta entonces impensable. El Death Metal Melódico tiene ahora innumerables seguidores por todo el planeta pero IN FLAMES lleva años evolucionando hacia un sonido cada vez más electrónico, más pausado y melodioso. Tanto han cambiado las cosas que la banda volvía a la capital española a presentar su nuevo álbum “Sounds of a Playground Fading” sin su ilustre fundador Jesper Strömblad. Estaba por ver cómo aceptarían sus seguidores tanta metamorfosis.

 Noctiferia2   noctiferia 

Los encargados de abrir la lata fueron los eslovenos NOCTIFERIA que, a pesar de su juventud, tienen ya más de una década de lucha a sus espaldas. No gozaron de un buen sonido.  A su batería, Mathias Gergeta, le faltaba pegada y eso caía en detrimento del resultado final de todos sus compañeros. Gianni Poposki consigue sacar unos sonidos guturales profundos y potentes bastante interesantes pero en general, aunque las canciones son muy agresivas, la banda no consigue transmitir esa energía en directo por su pobre puesta en escena… Si bien es cierto que el decorado de In Flames les dejaba poro espacio para moverse por las tablas. Navegan por el Black Metal con ciertos rasgos tribales que pueden recordar a los brasileños Sepultura. No solo recurren a las percusiones del propio Gianni sino que no se cortan al utilizar secuencias pregrabadas. Pero a pesar de estos recursos, la insistencia en la séptima cuerda como nota pedal contribuía a la monotonía de un set-list muy repetitivo. Aún así un sector del público acabó por entregarse con ganas de pasarlo bien.

   

 Noctiferia2   InFlames1 

La sala se encontraba entre las fronteras del medio lleno y el medio vacío. Aún así, la expectación podía palparse. Un rápido vistazo a la edad media de los asistentes podría hacer pensar que muchos verían a IN FLAMES por primera vez en directo. Salieron tranquilos, sosegados, sin grandes explosiones ni aspavientos. Hace tiempo que dejaron atrás su visceralidad para dar paso a la calma de la veteranía. Dieron un concierto sólido, maduro. Los años se notan y el constante uso de secuencias, coros, teclados y guitarras pregrabadas daban consistencia a la mezcla. Claro está que también restaba intensidad, contundencia, variación en los matices… emotividad al fin y al cabo. El grupo ha evolucionado y, para disgusto de los seguidores de sus primeros años, parecen renegar de aquella época. Tan solo un tema anterior al “Clayman” en todo el repertorio: “The Hive”. En “Only for the Weak” invitaron, como parece ser ya costumbre en la gira, a un seguidor a subirse al escenario para grabar la locura del público y subirlo esa misma noche a youtube. Lástima que el pobre “chaval” no entendiera ni una palabra de inglés y se creyera que estaba allí para cantar. Al final, tuvieron que pedir a un “pipa” que hiciera su trabajo. Cosas que pasan. No hubo tiempo para mucho más. Tan solo una hora y diez minutos de show evidenciaron que IN FLAMES apuestan por los nuevos tiempos y que buena parte de sus fans están de acuerdo con la trayectoria. “Fear is the Weakness” y “Delight and Angers” fueron coreadas con passion, gracias a sus ritmos mahcacones y sus melódicos estribillos.

Si las duras leyes de la naturaleza premian a quien evoluciona y se adapta mejor, tendremos In Flames por mucho tiempo.

 

 
 Noctiferia2   InFlames1 

Fotos : Ivn
Texto: Ivn.

 

 

Comentarios

Comentarios